El beneficio neto del año pasado fue de 2.341 millones de euros (2.664 millones de dólares), el mayor de los últimos ocho años

La petrolera española Repsol logró en 2018 un beneficio neto de 2.341 millones de euros (2.664 millones de dólares), 10,4% mas que un año antes, apoyada en el negocio de Exploración y Producción (Upstream), cuyo resultado ajustado se duplicó por los mayores precios del crudo.

El resultado bruto de explotación (ebitda) aumentó 11,8%, hasta los 7.513 millones de euros (8.550 millones de dólares), según informó este jueves la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el regulador bursátil español.

Con unos precios del crudo brent, de referencia en Europa, superiores 32% a los de 2017, el área de Upstream subió su resultado ajustado 109,7%, con lo que continuó la tendencia positiva de anteriores años. 

El incremento de la producción y la subida de los precios del crudo fueron decisivos para este buen desempeño y también los efectos de las medidas de los programas de eficiencia y de digitalización, según la fuente.

En el área de Downstream (Refino, Química, Marketing, Lubricantes, GLP, Trading y Gas, y Repsol Electricidad y Gas) el beneficio ajustado bajó 15,7% interanual, lastrado por los menores márgenes y volúmenes en el negocio de química y a la menor contribución del negocio de refino en España y en Perú. 

No obstante, estos efectos fueron parcialmente compensados por los mejores resultados en los negocios comerciales: Marketing y GLP (gas licuado de petróleo), así como por el buen comportamiento en los negocios de “Trading” (compra-venta de activos en mercados financieros) y Gas.

Repsol está presente en 37 países de todo el mundo, con más de 25.000 personas que trabajan para la compañía.