El programa presentado en enero ante la Asamblea Nacional Constituyente contiene las líneas de acción para la recuperación económica del país

El programa de gobierno de Nicolás  Maduro se concentra en el Plan de la Patria 2019-2015, basado en el plan del fallecido presidente Hugo Chávez para los años 2013-2019.

El presidente Nicolás Maduro ha reiterado la importancia de combatir el problema económico, que atribuye a un bloqueo por parte de Estados Unidos. En ese sentido, el programa presentado en enero ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) contiene las líneas de acción para la recuperación económica del país.

“Es el desarrollo y expansión de la Agenda Económica Bolivariana, que desarrolla e implementa un nuevo sistema de logística, distribución, insumos y producción, así como la promoción de nuevos actores económicos y formas asociativas y de gestión”.

Con relación al sistema cambiario, el programa plantea la implementación del Plan General de Divisas de la Nación con el fin de “optimizar, jerarquizar y controlar la asignación de divisas a los distintos sectores de la economía nacional”.

Según el texto, este mecanismo se basará en la “visión de las cadenas productivas y en particular su fortalecimiento y desarrollo, que limite los recursos a la importación de bienes finales y privilegie la importación de bienes intermedios y de capital que no tiene posibilidad de producirse nacionalmente”.

El Presidente explicó durante la presentación del Plan de la Patria fijó la meta de producción petrolera de 5 millones de barriles diarios, con la inversión y estrategia correcta, a través del fortalecimiento de las empresas mixtas y el concepto de asociación estratégica ganar-ganar.

El Plan de la Patria destaca el control por parte del Estado de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), de las empresas del Estado y el rol en la administración y explotación de los recursos hidrocarburíferos y mineros, lo cual esperan lograr al blindar el marco legal.

Con el fin de mejorar los ingresos petroleros del país, el plan prevé fortalecer la coordinación de políticas petroleras en el seno de la Opep y otros organismos internacionales, para la justa valorización de nuestros recursos hidrocarburíferos.