Según fuentes del mercado petrolero, Bernhard Schulte Shipmanagement (BSM) confirmó el mes pasado que sus tripulaciones abandonarían los tanqueros Río Arauca y Parnaso

PDV Marina, filial de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) que se encarga de la distribución y transporte marítimo de los hidrocarburos y sus derivados, declaró el martes una emergencia marítima luego de que la naviera alemana Bernhard Schulte Shipmanagement (BSM) reveló sus planes para devolver 10 tanqueros por falta de pago.

Así lo informaron fuentes del mercado petrolero con datos de un documento de la firma venezolana y otras fuentes a las que tuvieron acceso.

BSM, operador de una parte de la flota de petroleros de la compañía, confirmó el mes pasado que sus tripulaciones abandonarían los tanqueros Río Arauca y Parnaso, que están retenidos en Portugal por tarifas impagas a un astillero y a una autoridad portuaria.

Un tercer buque también operado por BSM, el Icaro, fue incautado en Curazao por un grupo de empresas navieras que reclamaban facturas impagas.

Hasta el momento no hay un pronunciamiento oficial sobre esta información.