Aún no se puede calcular las pérdidas económicas generadas tras el apagón que afectó a toda Venezuela desde el pasado jueves, 7 de marzo

Muchos comercios dedicados a la ventas de comidas, se vieron en la necesidad de regalar productos y alimentos mientras que otros, no tuvieron otra opción que desechar sus insumos pues se descompusieron rápidamente a no poder ser refrigeradas.

Algunos comerciantes consultados por Contrapunto, expresaron que tuvieron que bajar sus santamarías desde el pasado jueves, 7 de marzo por las fallas eléctricas afectaron los sistemas de refrigeración de alimentos y los puntos de ventas.

También algunos comerciantes expresaron que debido a las pérdidas económicas no podrán reponer inventarios en las próximas semanas y están trabajando con lo poco que pudieron rescatar en neveras presentadas o que se conservaron sin refrigeración.

Debido a la escasez de efectivo, muchos usuarios denunciaron que tras el apagón, tuvieron que pagar de productos y alimentos en divisas extranjeras.