La planta Desintegradora Catalítica de la Refinería Amuay (DCAY), se encuentra en funcionamiento, informó Petróleos de Venezuela.

Luego de trabajos ejecutados en el centro refinador, la unidad estará operativa para la conversión del gasóleo de vacío (hidrocarburos pesados) en componentes para la producción de gasolinas (nafta catalítica, olefinas para la producción de alquilato) y componentes para producción de diesel.

Esta planta está diseñada para procesar 108 mil barriles por día (MBD) y es la unidad de mayor capacidad de su tipo en el Circuito de Refinación venezolano.

Ademas, este complejo cuenta con una unidad de oxigenados (TMAY) indispensables en la producción de componentes de alto octanaje. La puesta en servicio de la unidad DCAY es de gran importancia para la Nación, pues permite cubrir más de 50% de la demanda de nafta catalítica utilizada en mezclas de gasolinas, para el suministro al mercado nacional, con la preparación de 70 MBD de gasolinas.