El pasado domingo, los Toros de Herrera, equipo panameño, le ganó la final de la Serie del Caribe a los Leñadores de las Tunas, novena cubana, con un marcador de 3 carreras por 1, marcando así el final de un torneo en el que ninguno de los equipos que conforman la Confederación del Caribe (República Dominicana, Puerto Rico, México y Venezuela), tradicionalmente ganadores, pudo dar la talla.

Fotos: EFE

Luego de que la Confederación de Béisbol del Caribe le quitara la sede a Barquisimeto por segundo año consecutivo, Panamá surgió como sede de emergencia, sorprendiendo y haciendo respetar su casa, sumando tres victorias: una ante Dominicana y dos ante Puerto Rico, siendo la última de estas la que les dio el pase a la final.

Históricamente, las tierras del istmo han sido beneficiosas para los cubanos, ya que pudieron resultar campeones en las tres oportunidades en las que Panamá organizó la Serie (1952, 1956 y 1960).

Pero el béisbol tenía otros planes para los panameños, haciendo que se coronaran como el mejor equipo de la cuenca del Caribe, título que no ganaban desde 1950, cuando se coronaron con los Yankees de Carta Vieja (conformado mayoritariamente por peloteros estadounidenses).

Ni República Dominicana con sus 19 títulos, ni Puerto Rico con sus 16. Tampoco México (9), ni Cuba (8) y mucho menos Venezuela (7) pudieron ser rivales ante una modesto equipo panameño

A pesar de lo anterior, no deja de sorprender que los equipos finalistas no formen parte de una Liga profesional en sus respectivos países, por lo que, para realizar un mejor análisis de esta llamativa Serie del Caribe, Contrapunto contactó a un par de periodistas especializados en la materia: Guillermo Liñares, conductor del programa Radio Gaceta Deportes, transmitido por Radio Capital 710 AM, y Hugo Chávez, director del diario Líder.

Hugo Chávez

Para Liñares, los Toros de Herrera fueron “justos campeones de la Serie del Caribe”, mientras que Chávez argumenta que “la final fue sorpresiva, pero no le resta méritos a un equipo que hizo todo bien, tanto ofensiva como defensivamente”

Guillermo Liñares

“Es un equipo que tuvo una muy buena ofensiva de la mano de Javy Guerra, que terminó como el MVP de la Serie. También, en la final destacó la defensiva de Harold Araúz y el relevista Andy Otero en la lomita. Más allá de no tener liga profesional y de ser un invitado, fue un equipo que dio la talla, además de organizar un llamativo evento en el estadio Rod Carew” afirmó Liñares.

Venezuela debe jugar con cabeza fría

Con respecto al desempeño histórico de nuestro país en la Serie del Caribe, la última ganada por los Tigres de Aragua en el año 2009, Chávez comenta que el “rendimiento de Venezuela nunca ha sido positivo”

“Es bueno aclarar que la Serie del Caribe el año que viene cumple 50 años de su segunda etapa, que comenzó a jugarse en 1970. En esa segunda etapa, Venezuela ha logrado solamente siete títulos, lo que quiere decir que el rendimiento de Venezuela en este torneo nunca ha sido positivo”

Además, esta sequía de diez años no es tan grave si se considera que “Venezuela tuvo un período de 17 años sin ganar la Serie del Caribe, desde 1989, cuando ganaron la Águilas de Zulia en México, hasta el 2006, en donde los Leones del Caracas se coronaron en la Serie celebrada en Valencia y Maracay” comenta Chávez.

Por su parte, Liñares considera que Venezuela “ha llevado muy buenas nóminas al torneo caribeño. Este año, por ejemplo, los Cardenales de Lara pudieron reforzarse muy bien ante ausencias notables como la del lanzador Ryan Kelly y el utility Williams Astudillo, con las incorporaciones de Pedro Rodríguez y el experimentado Alexi Amarista”

“Sin embargo, creo que el problema de Venezuela este año fue no haber dado el batazo oportuno en los últimos dos encuentros. En el papel, Cardenales llevó un equipo muy competitivo, pero, para mi, va más allá de lo deportivo, ya que es un problema de mentalidad. No han tenido la capacidad para resolver los juegos pequeños. De nada sirve tener muchos corredores en las bases si no se da el batazo oportuno” asegura Liñares.

¿Competitividad dudosa?

Para finalizar, se plantea la interrogante de si la Serie del Caribe cuenta (y seguirá contando) con un buen nivel competitivo, a lo que Chávez asegura que “va a aumentar la competitividad”

“La primera etapa de la Serie se jugó desde 1949 hasta 1960, donde Venezuela no ganó ningún título y el equipo fuerte era el de Cuba, que para el momento contaba con béisbol profesional. Ya en la segunda etapa, que se empezó a jugar a partir de 1970 con Puerto Rico, Dominicana y Venezuela, y México, se estableció con un formato bastante criticado por su poca competitividad, por lo que se resuelve con la invitación de Cuba para darle más lucidez al torneo” rememora Chávez.

“La Confederación del Caribe tiene proyectado invitar a Nicaragua y Colombia, uniéndose a Panamá, conformando una Serie con ocho equipos: Venezuela, Mexico, Dominicana y Puerto Rico, como equipos tradicionales, y Panamá, Cuba, Nicaragua y Colombia, como invitados” finaliza Chávez.