Robert Kraft, dueño de los Patriots, flamante campeón del Super Bowl, ha sido acusado por la policía de Jupiter (Florida) de pertenecer a una red de prostitución.

Kraft, de 77 años, fue filmado dos veces mientras pagaba y tenía relaciones sexuales dentro de un salón de masajes, pero no ha sido arrestado.

Un portavoz de Kraft, quien también es propietario del New England Revolution, negó “categóricamente” que estuviese involucrado en algún tipo de actividades ilegales.


Los cargos contra Kraft se han producido al tiempo que ha quedado abierta una investigación de tráfico sexual que se ha incrementado en la zona que rodea al Condado de Palm Beach (Florida).

Siempre de acuerdo a las autoridades policiales, al menos 200 personas han recibido órdenes de arresto en los últimos días.

La policía instaló cámaras secretas en salones de masajes y grabaron los encuentros.

El jefe de policía de Júpiter, Daniel Kerr, declaró que se sorprendió al enterarse de que Kraft estaba pagando por tener relaciones sexuales dentro de un salón de masaje en un centro comercial.

Desde que Kraft compró a los Patriots en 1994, el equipo ha ganado seis ediciones del Super Bowl y se unió así a la Steelers de Pittsburgh como las franquicias con más títulos en la historia de la NFL.