Una sensación de profunda tristeza quedó en el Abierto Mexicano de Tenis-2019 que se juega en Acapulco luego de que los favoritos sentimentales, los españoles Rafael Nadal y David Ferrer, fueran eliminados en la segunda ronda por el australiano Nick Kyrgios y el alemán Alexander Zverev, respectivamente

En un partido que Nadal calificó como “extraño”, Kyrgios vino de atrás para imponerse en tres sets 3-6, 7-6 (7/2), 7-6 (8/6).

El inicio fue raro porque aparentemente el australiano llegó a la cancha en duda para jugar por una molestia estomacal.

A lo largo del primer set, Kyrgios tuvo numerosos gestos en el rostro que denotaban que no se sentía bien físicamente, y por ello no opuso gran resistencia ante Nadal.

Al principio de la segunda manga, el australiano se reunió con su equipo y dijo que tal vez sólo disputaría dos juegos más si no se sentía bien, pero repentinamente sus gesticulaciones desaparecieron.

Kyrgios se enfrascó en un dramático duelo con Nadal al que enfrentó con genialidades e irreverencias.

El español no pudo imponerse y el australiano hizo gala de su saque con 21 ‘aces’, además de salvar nueve ‘break points’ y, por si fuera poco, levantó un triple ‘match point’ en contra.

“Nadal es un campeón maravilloso. Estoy feliz de haberle ganado”, dijo Kyrgios al final del partido envuelto en rechiflas por su accionar en la pista.

Por su lado, Nadal lamentó haber dejado ir la ventaja que le acompañó durante el partido.

“Hoy ha sido uno de esos días en los que no me tocaba ganar, porque en todo momento he buscado la victoria. De 10 partidos como éste, por probabilidades, mínimo ocho lo tengo que ganar”, dijo ‘La Fiera de Manacor’.