Piatek ha borrado rápidamente la débil huella de su predecesor como ariete del Milan, el argentino Gonzalo Higuaín, que se fue al Chelsea tras unos meses sin aclimatarse en la capital lombarda

De rodillas y la manos imitando dos pistolas, el polaco Krzysztof Piatek ha aterrizado en el Milan con un puñado de goles, lo que permite a los Rossoneri volver a soñar con los títulos, empezando por la Copa, en la que el martes visitan al Lazio en semifinales.

En un torneo más abierto que de costumbre por la eliminación de la Juventus, la ida de la segunda semifinal se disputa el miércoles, entre la Fiorentina y el Atalanta. Los partidos de vuelta se juegan el 24 de abril.

Además del aterrizaje de Cristiano Ronaldo en Turín, el otro nombre propio en el fútbol italiano este curso es el de Piatek, que ha inscrito siete goles en seis partidos desde que llegó al Milan en enero.

En el campeonato alcanza los 18 en 25 jornadas, contando la primera parte de la temporada que disputó con el Génova, solo uno menos que Ronaldo, máximo artillero.

Contando todas las competiciones Piatek suma 26, por lo que únicamente palabras mayores como Lionel Messi y Kylian Mbappé le superan en los cinco grandes campeonatos del Viejo Continente.

Piatek ha borrado rápidamente la débil huella de su predecesor como ariete del Milan, el argentino Gonzalo Higuaín, que se fue al Chelsea tras unos meses sin aclimatarse en la capital lombarda.