En un encuentro disputado con una táctica digna de un tablero de ajedrez, el Atlético de Madrid supo sacar provecho pegando en los momentos necesarios y moviendo sus piezas con la efectividad que caracteriza al “Cholo” Simeone

El Wanda Metropolitano estuvo repleto y como quería Simeone, “exploto” de alegría por recibir un encuentro de alto calibre, y muy disputado. No fue hasta el minuto 78 cuando el uruguayo José María Giménez adelantó a los “colchoneros”, y al 82 su compatriota Diego Godín puso cifras definitivas en un encuentro en el que los rojiblancos sellaron medio boleto a los cuartos de final de la Champions.

Cristiano Ronaldo volvió a Madrid y fue perseguido por los pitos constantes de la afición, algo que no sentó muy bien para el astro portugués que fue captado con algunos malos gestos en respuesta en rechazo a la fanaticada colchonera.

A pesar de que al minuto 70 fuera anulado un gol a Morata, el Atleti no se desesperó, y por el contrario luego de ocho minutos abrirían el marcador y sellarían cuatro minutos más tarde.

La vuelta en Turín será el 12 de marzo y allí los colchoneros intentarán sellar su billete, mientras que la Juventus se aferrará a la remontada.