Los alemanes demostraron que no pueden darse por muertos en ninguno de los torneos en donde siguen disputando algo.

El Bayern Múnich logró un valioso empate (0-0) en campo del Liverpool, este martes en el partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, aunque sigue sin ganar en Anfield.

Para consuelo del Liverpool, en su único enfrentamiento anterior en Champions, en una semifinal de la entonces llamada Copa de Europa de 1981, los Reds se clasificaron al empatar 1-1 en Múnich en la vuelta, tras el 0-0 de Anfield.

Con información de AFP