Al firmar con una empresa francesa, el PSG pretende escapar de la sospecha de que sus contratos de patrocinio están inflados por empresas procedentes del Golfo Pérsico

El París Saint-Germain cambiará de patrocinador en su camiseta, en la que la aerolínea Fly Emirates dejará su puesto a All, el programa de fidelidad del grupo hotelero francés Accor.

Aunque oficialmente no se ha desvelado el monto de la operación, los medios locales apuntan que ronda los 50 millones de euros, lo que supone multiplicar por dos los actuales ingresos por ese concepto y sitúan al PSG entre los mejores pagados por el patrocinio de su camiseta.

Se trata de una buena operación para un club cuyas cuentas están vigiladas de cerca por la UEFA ante las sospechas de que infringen las normas del equilibrio financiero.

Al firmar con una empresa francesa, el PSG pretende escapar de la sospecha de que sus contratos de patrocinio están inflados por empresas procedentes del Golfo Pérsico.

La mayor parte de sus patrocinadores provienen de esa región y, en su mayoría, de Catar, el mismo país del que procede el fondo soberano propietario del club.

Por ello, la UEFA ha revisado a la baja esos contratos en cada una de las inspecciones que ha llevado a cabo, lo que obliga al PSG a encontrar recursos suplementarios.

Foto: es.psg.fr


Sin embargo, el contrato con Accor no está exento de sospechas. En primer lugar, el presidente de la marca hotelera es Sébastien Bazin, que estaba al frente de Colony Capital, el fondo de inversión propietario del PSG que vendió el club a Catar en 2011.

Además, Accor cuenta entre sus principales accionistas con el mismo fondo soberano catarí que posee el PSG.

El nuevo patrocinio de su camiseta colocará al PSG entre los cuatro clubes mejor pagados por ese concepto, según indicaron fuentes de la entidad al diario “Le Parisien”.

Una clasificación que lidera el Real Madrid, que recibe 70 millones de euros al año por lucir Fly Emirates en su camiseta, por delante de los 68 millones que Cheverolet paga al Manchester United y los 55 millones que el Barcelona recibe de Rakuten.