El Gobierno de Arabia Saudí informó este lunes de que está negociando un contrato de patrocinio con el Manchester United, pero recalcó que a pesar del hipotético acuerdo el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, no pretende comprar el club inglés.

El ministro de Información, Turki al Shabana, dijo en un mensaje en Twitter que el Manchester United mantuvo una reunión con el Fondo de Inversiones Públicas Saudí (PIF) para discutir sobre una oportunidad de patrocinio, pero aclaró que no se ha alcanzado un acuerdo.

El PIF es uno de los mayores fondos soberanos del mundo y tiene invertidos 250.000 millones de dólares en empresas saudíes y extranjeras, incluyendo bancos, el gigante de la siderurgia ArcelorMittal, compañías tecnológicas como Uber o el fabricante de automóviles eléctricos Tesla.


Las autoridades del fondo han anunciado que pretenden diversificar su cartera de activos y elevar sus inversiones hasta los 400.000 millones de dólares en 2020.

En el marco del programa de apertura que impulsan las autoridades del país, Arabia Saudí ha apostado por organizar más eventos deportivos de interés internacional.

El pasado enero organizó la Supercopa italiana de fútbol y a finales del año pasado, un torneo amistoso con las selecciones de Brasil y Argentina, además de una carrera de la Fórmula E