A un año de la partida física del maestro venezolano del abstraccionismo, Contrapunto comparte cinco de sus obras más emblemáticas que siguen acompañando la mirada de los caraqueños

Este 19 de marzo se cumple un año de la partida física de Mateo Manaure, uno de los artistas modernos más destacados de Venezuela.

Nacido un 18 de octubre de 1926 en el poblado de Uracoa, en el estado Monagas, Manaure se destacó por la embergadura de sus obras, en especial por haber creado el mural vítreo más grande del mundo. Su trabajo dejó una huella imborrable convertida en legado geométrico.

Gran parte de sus obras fueron realizadas para los espacios de la Universidad Central de Venezuela (UCV), gracias a una selección realizada por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva para quien Mateo Manaure era uno de los creadores más importantes de su tiempo.

Desde sus cortos 20 años, cuando cursaba estudios de arte en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas, actual Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas, expuso en importantes salones de arte de Caracas.

Su obra fue premiada en la primera edición del Premio Nacional de Artes Plásticas y uno de los grandes aportes que hizo a la plástica nacional fue la creación en el año 1952 de la Galería Cuatro Muros en la que se realizó la Primera Exposición de Arte Abstracto en el país.

Plaza cubierta del rectorado de la UCV (1954) / Foto: Wikipedia
UCV / Foto: Venezuela Productiva
UCV /Foto: Archivo UCV
Uracoa. Avenida Libertador / Foto: Minci
UCV / Foto: Archivo UCV