Cientos de personas enfrentaron el ambiguo clima de este sábado en Río de Janeiro y salieron a las calles, disfrazadas con llamativos trajes, para disfrutar de la música, el color, el baile y la diversión de los “blocos”, las comparsas callejeras que desde ya prenden los motores del carnaval.

La lluvia no frenó a quienes quisieron empezar la fiesta desde tempranas horas de la mañana como fue el caso de los fieles seguidores de “Desliga de la Justicia”, uno de los blocos más llamativos de la ciudad.

Tras 10 años de haberse conformado, este bloco continúa siendo uno de los favoritos de la época de precarnaval por el tributo que rinde, en medio de música, parodia y diversión, al equipo de superhéroes que desde los años 60 cobró vida en los cómics.

Grandes y chicos vistieron las calles de color disfrazados de Superman, la Mujer Maravilla, Flash, Batman o Acuaman y bailaron al son de la samba y de las melodías propias del carnaval, conocidas como “marchinas”.

Aunque Río se mantiene en alerta tras el aguacero que dejó siete muertos la semana pasada y los pronósticos metereológicos anunciaron fuertes lluvias para el fin de semana, el clima, este sábado, se vistió de fiesta.