Luego de una lesión afirma que comenzaría su desamor por un deporte en donde prometía grandes triunfos

La exgimnasta holandesa Verona van de Leur llegó a ser una de las mejores del mundo. Sin embargo, dio un giro a su vida, y lleva años dedicada a la industria del porno. Dice que gracias a eso salió de la mendicidad y la delincuencia, tras romper con su familia.

Su espiral descendente como atleta comenzó en 2003 después de una lesión. De repente, dice Van de Leur, no tenía nada.

La exatleta expresa que su desamor con la gimnasia alcanzó su punto máximo en 2008 cuando anunció a los medios de comunicación en el Campeonato de Europa que se estaba alejando del deporte que había definido su vida. Solo tenía 22 años.

Su primera reacción fue la felicidad de que finalmente había terminado, y por una vez sintió que estaba tomando el control de su propia vida. Sin embargo, cuando les comentó a sus padres, dice que protestaron, preocupados de que le estuviera dando la espalda a las ganancias potenciales.

“Entonces, si tu deporte se está desmoronando, no queda nada, así que tienes un agujero negro”, comentó. “Si miro hacia atrás, es solo un deporte, un pasatiempo en el que eres buena”, dice ella. “Pero en ese momento estaba impreso en mi cabeza ‘Esto es lo que eres. Eres solo una gimnasta’. Y para mí no había vida además de eso… Para las personas que me rodeaban, solo era ese robot, solo la gimnasta, y yo no tenía amigos”.

Van de Leur se proclamó subcampeona de Europa, en 2002, con 16 años. Sólo le separaron 50 milésimas de la medalla de oro, que fue para la estrella del momento, la rusa Svetlana Khorkina. En esa competición la holandesa subió cinco veces al podio. Meses después también sería segunda en la final de suelo de los Campeonatos del Mundo.

A Van de Leur le encantaba la vida de gimnasta: “Es bastante extraño, pero también es divertido, quiero decir: eres una adolescente y todos te están mirando de buena manera, pidiendo un autógrafo, por lo que se sientes especial, por supuesto”, dice.

“Tus padres están orgullosos, tu familia orgullosa, todos hablan positivamente de ti. Pero tienes todas las presiones y tienes que tener éxito en la próxima competencia una y otra vez”.

CNN trató de contactar al padre de Van de Leur para obtener comentarios por correo electrónico, teléfono y redes sociales, pero no tuvo éxito, al igual que con su hermana.

“Probé las cerraduras, tenía una llave porque vivía allí y lo intenté y no funcionó”, recordó Van de Leur. “Primero piensas, bueno, debe ser un error o simplemente llamaré a casa. No respondieron, no abrieron y luego me di cuenta de que ya no era bienvenida”.

Con información de CNN