La artista señaló que “quería hacer algo distinto esta vez para celebrar la publicación de ‘Lover'”

Tras ocho años sin actuar en Francia, Taylor Swift presentó este lunes su último disco, “Lover”, en un concierto íntimo en el legendario teatro Olympia de París, escenario de algunas de las actuaciones más recordadas de la música popular.

En un evento al que solo se podía acceder por invitación o por concurso se dieron cita unos 2.000 fans de, como ella misma explicó en el concierto, 37 países distintos.

EFE

“Quería hacer algo distinto esta vez para celebrar la publicación de ‘Lover’, quería celebrar el amor con vosotros”, dijo Swift durante su actuación.

La artista decidió interpretar por primera vez algunos temas del nuevo disco, según reconoció, de la manera en la que los compuso, sin más acompañamiento que su voz y un instrumento.