Para llegar a donde está, Stefy primero fue escort y según iba conociendo la calle pudo acceder a un centro de masajes hasta que terminó en un privado

“Soy Stefy Quinn, estoy casada, y desde hace siete años que soy actriz porno”, así es la presentación de esta mujer argentina de 27 años que olvida su pasado ejerciendo la profesión que ella considera hacerle bien gracias al apoyo incondicional de su esposo, reseñó Perú 21.

En diálogo con TN, Stefy revela que gracias a su trabajo pudo alquilar un departamento en Buenos Aires muy cerca del Obelisco, pero que su verdadero hogar está en la localidad de San Miguel junto a su pareja desde hace 9 años.

La considerada “actriz porno argentina más cotizada” utiliza el seudónimo “Quinn” en honor a la villana de DC Comics, Harley Quinn, quien es una figura a la cual admira bastante y posee varios muñecos coleccionables que se hacen muy visibles en su vivienda.

Sobre su infancia, la fanática de Harley Quinn recordó que era víctima de crueles burlas por parte de sus compañeros debido a su físico pese a que únicamente se dedicaba a estudiar.

“No tuve la infancia más feliz de todas. Adolescencia no tuve la más feliz de todas. De hecho me hacían bullying en el colegio, me cargaban porque no tenía esta figura. Tenía sobrepeso cuando era chica, tenía muchos cachetes, entonces me decían que era gorda. Me molestaban por eso”.

A los 16 años, Stefy Quinn empezó vendiendo ropa en una feria ubicada en la zona de José C. Paz, al noroeste de Buenos Aires, luego de abandonar su hogar para nunca volver. Aquella experiencia le sirvió para abrir su propio taller de costura meses más tarde.

Para llegar a donde está, Stefy primero fue escort y según iba conociendo la calle pudo acceder a un centro de masajes hasta que terminó en un privado, donde la dueña era amiga de un director de cine para adultos.

Con información de Perú 21