La actriz porno norteamericana aseveró que como actriz no recaudó mucho dinero, y que resultó mucho más productivo hacer uso de su imagen en el mundo virtual

Este semana, la actriz porno norteamericana, Lana Rhodes, decidió dejar la industria de contenido para adultos y vivir de sus ingresos como influencer, debido a los traumas psicológicos que ha padecido desde que empezó su carrera profesional en 2017.

En una entrevista con Harry Jowsey para su podcast Tap In aseguró que tuvo una “muy mala experiencia” durante su paso por el cine para adultos: “Siempre les advierto que no es tan glamoroso como parece, y ni siquiera está bien pagado; a veces siento que estoy negada y no puedo aceptar las cosas que hice”.

En ese sentido, afirmó que muchas veces los productores de las películas le pedían que hiciera algunas “cosas repugnantes” y preferiría olvidar esa etapa de su vida.

“Hubo una escena en particular de la que tuve que hablar con mi terapeuta porque fue una de las cosas más desagradables y repugnantes que hice”, dijo.

Además de eso, aseveró que como actriz no recaudó mucho dinero, y que resultó mucho más productivo hacer uso de su imagen en el mundo virtual.

“En la industria no me pagaron una mierda.Cuando dejé todo tenía probablemente unos 100.000 dólares en mi cuenta bancaria y ahora soy millonaria”, destacó.

Cada vez más actrices que incursionaron en la industria pornográfica se vuelcan a ser influencers: Mia Khalifa y Sasha Grey son dos ejemplos conocidos de esto. En 2020 se sumó Rhoades, una actriz de 24 años que encontró en las redes sociales una plataforma redituable: tiene 16 millones de seguidores en su cuenta de Instagram, y vive de sus ganancias a través de la promoción de productos.