Conservacionistas alertan que en la zona de Caruao, se han visto lanchas que han “sacado” ejemplares de esta especie.

El tiburón martillo ve amenazada su existencia, debido a la explotación pesquera, su baja capacidad reproductiva y el lento crecimiento.