Con menor afluencia debido a la suspensión de las actividades escolares poco a poco la ciudad intenta volver a la normalidad luego del caos que se presentó por la falta de energía eléctrica y agua

Las calles de Caracas poco a poco comienzan a estabilizarse, los comercios han abierto y los puntos funcionan casi en su totalidad,  el transporte público comenzó a normalizarse a pesar de la falta del servicio del Metro desde la estación Chacaito hasta los Dos Caminos.

Para intentar normalizar la situación se habilitaron unidades de Metro Bus que iban desde el Bosque hacia Petare, las demás unidades cobraban 200 BS S, precio que comenzaron a cobrar desde el apagón y que se ha mantenido luego del mismo.

Los bancos se encontraban trabajando de manera normal,  y en el horario establecido por SUDEBAN hasta las dos de la tarde. La mayor afluencia de personas se pudo observar en varias agencias del Banco de Venezuela.

La cantidad de personas ha sido menor que en días normales debido a la suspensión de actividades escolares decretada por el ejecutivo nacional.