La guerra en Ucrania está cerca de llegar a los 100 días y Rusia ya prueba con éxito su misil de crucero hipersónico Zircon en una distancia de 1.000 kilómetros (621 millas), según su Ministerio de Defensa.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, ha prometido que Dombás volverá a ser “ucraniano”, mientras las fuerzas rusas continúan logrando avances en la región sureste.

Durante su discurso nocturno del viernes, Zelensky analizó la situación actual en Dombás, donde la cataloga aún como “muy difícil”, refiriéndose al aumento de la potencia de fuego y la mano de obra de Rusia en la región.

“Es por eso que tenemos que aumentar nuestra defensa, aumentar nuestra resistencia, y Donbás volverá a ser ucraniano. Incluso, si Rusia trae todo el sufrimiento y la ruina a Dombás, reconstruiremos cada ciudad, cada comunidad. No hay una alternativa real”, enfatizó Zelensky.

Ucrania continúa pidiendo a los socios internacionales, incluido el Reino Unido, que le proporcionen múltiples sistemas de lanzamiento de cohetes para contrarrestar la ofensiva rusa.

Si bien reconoció la solicitud de Ucrania, el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, enfatizó durante la sesión informativa del viernes que “todavía no se han tomado decisiones”.

En tanto, la región ocupada por Rusia de Jersón ha cerrado sus fronteras a las áreas circundantes de Ucrania, según los medios estatales rusos.