https://www.navicu.com/

Lunes, 16 de Julio de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Corpus christi

Xiomara con conga y son

Xiomara con conga y son
Maestra Xiomara Vasconcellos. -

Atesorando el ritmo, rigor y compromiso que la caracterizó, Xiomara Vasconcellos hoy se encuentra en otros universos componiendo movimientos que consientan el sabor del caribe como forma de identificación entre las espiritualidades

En el año 2001 se realizaron en la ciudad de Maturín, estado Monagas, las V Jornadas de reflexión de la danza tradicional, popular y folklórica, en el Marco del XII Festival Nacional de Danzas Juana la Avanzadora, evento organizado por la Dirección Nacional Sectorial de Danza del antiguo CONAC, adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, conjuntamente con la gobernación de éste estado oriental. Como continuidad de las cinco ediciones anteriores de las Jornadas de Reflexión sobre la Danza Tradicional Popular, evento del cual se me reconoce como responsable, elemento que el ente organizador considero al invitarme, aunque no me incluyeran en la publicación que relató sus resultados. Dicha invitación, supongo, fue una manera de evitar diatribas sobre el inconsulto uso de su concepto, contenidos y finalidades.

El mismo contó con la participación de ilustres personalidades y representantes de los Ballet Folklóricos -reconocidos en su versión venezolana como Danza Nacionalista, entendiéndola como una propuesta estética globalizada- y agrupaciones artísticas de inspiración en lo tradicional diseminadas por la geografía nacional: las maestras Gladys Alemán a quien fue dedicado el suceso, Yolanda Moreno, Inicita Aceituno, Xiomara Vasconcellos y Gudelia Castillo entre otras creadoras, engalanaron la mencionada cita.

En mi intervención insistí en el reconocimiento de las coincidencias que caracterizaban a los hacedores de la danza (en sus diversas modalidades), más allá de las diferencias que nos distanciaban, además de la necesidad de sistematización de nuestras prácticas como aporte al desarrollo de la disciplina, lo que disipó cualquier tentación de enfrentamiento; valorando la importancia del encuentro para visualizar territorios de trabajo colaborativo y asociativo. Pero fueron los intercambios extraoficiales lo que realmente vigorizó dichos lazos, en mi caso particular con la maestra Xiomara Vasconcellos, con quien cultivé una enriquecedora amistad que nos permitió compartir diferentes proyectos a partir de esa experiencia.

Creadora, docente, investigadora y coreógrafa, heredera de la época de oro de la danza nacionalista, se le atribuye la profesionalización y creación de la danza escénica a partir de géneros populares como la Salsa y la internacionalización de la versión venezolana de los mismos, además responsable de la formación en la escuela que la nombra, de diversas generaciones de creadores venezolanos en los mencionados estilos. Con su eterno compañero Miguel Torres, melómano e investigador, ingeniaron el Premio Phidias, distinción que gratifica la creación e investigación de la danza en el ámbito popular y caribeño, dedicado al reconocido locutor caraqueño Phidias Danilo Escalona, a quien se considera el bautista de la Salsa como género de la música latinocaribeña, lo que genera disputas y polémicas entre los entendidos en el caribe ampliado.

Danza con conga y son fue el espectáculo que estableció esta inédita combinación de la danza escénica nacionalista y la salsa como propuesta estética de movimientos, concebido por Xiomara y Miguel, y que tuve la oportunidad de disfrutar en el Teatro Israel Peña del Colegio San José de Tarbes en el Paraíso, el 22 de septiembre de 1990, invitado por Nelson Cremer, integrante del Grupo Madera quienes eran participes de esta original experiencia. Inspirado en las noches del Club Palladium de Nueva York, la Academia de la música latina durante la década de los años 50`s, contó con coreografías dirigidas por Adela Romero, Yasmina Rivero, Williams Goyte, Nelson Cremer y Xiomora Vasconcellos, y la colosal interpretación de La Lupe por parte de la propia Xiomara. También participaron entre otros noveles intérpretes Yomil Rivas, David Vegas y Diana Vásquez a quien agradezco parte de la información para la realización de esta nota.

Atesorando el ritmo, rigor y compromiso que la caracterizó, Xiomara hoy se encuentra en otros universos componiendo movimientos que consientan el sabor del caribe como forma de identificación entre las espiritualidades. Con cariño y respeto sirva esta humilde reseña como tributo a su indispensable labor creadora.

Lee también en Corpus christi: El intérprete-creador | Agúzate | Volver a conocer | La coreografía como sujeto de estudio (III) |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/