https://www.navicu.com/?src=af

Domingo, 24 de Septiembre de 2017

Contrapunto.com

Economía

​Ministra de Agricultura Urbana desempolva la propuesta de huertos caseros

Videos | De los gallineros verticales a la “Cayapa de la Siembra”

Videos | De los gallineros verticales a la “Cayapa de la Siembra”
Alrededor de 23 de los 58 productos que contiene la canasta familiar presentaron problemas de escasez para fin de año - Fotos: AVN
  •  
  • Oriana Vielma Gómez
  • Lunes, 11 de Enero de 2016 a las 5:48 p.m.

Recientemente, la designada ministra de Agricultura Urbana hizo un llamado a los venezolanos "para que produzcan su propio alimento". Para otros, la "visión conuquera no resuelve los problemas de escasez"

Una vez iniciado el proyecto de la Gran Misión Vivienda, se planteó llenar los techos de los edificios de hortalizas o criar pollos en el patio como ideas prácticas para enfrentar la escasez de alimentos y productos que padece Venezuela y que se ha agudizado los últimos años, hasta el punto que 2015 cerró con aproximadamente 75% de escasez, según cifras estimadas, pues desde hace 11 meses el Banco Central de Venezuela (BCV) no publica el indicador.

En esta línea, la recién designada ministra de Agricultura Urbana, Emma Ortega, desempolvó este domingo una iniciativa que Hugo Chávez impulsó en el 2010, invitando a concebir los huertos urbanos, y que se suma a los llamados “gallineros verticales”.

“Ese es el llamado a la gran Cayapa de la Siembra, a buscar cualquier espacio, un balconcito, una botella vieja, una latica que tengan. Compramos un cebollín, aprovechamos el follaje y el bulbo lo sembramos y volvemos a tener maticas de cebollín para seguirlas reproduciendo”, declaró a los medios de comunicación.

Tres años más tarde del mensaje ofrecido por el líder revolucionario, el presidente Nicolás Maduro retomó la idea en reunión de ministros, como la “única forma de seguir produciendo y cultivando productos básicos alimentarios es en la ciudades”.

Para Malú Rengifo, practicante de los cultivos caseros y columnista en la revista Épale de Ciudad CCS sobre recomendaciones para sembrar en la ciudad, lo que se necesita es tiempo. “Hay que organizarse porque todo cultivo requiere de una mínima dedicación diaria. Caracas es una ciudad con un clima óptimo, aquí cualquier huerto se da. Es importante mantener el riego adecuado, la tierra fresca y esponjosa. Si lo que se busca es plantar para el autoconsumo, cualquiera puede tener en su casa plantas como el cebollín, el pimentón, los ajíes, lechugas, el tomate –que está carísimo– y que se puede cultivar hasta en un apartamento”, explicó a Contrapunto.

En un apartamento tipo estudio de 20 metros cuadrados, Rengifo logra cosechar orégano, cebollín, albahaca, cebolla, menta y jengibre, que utiliza para su propio consumo; y asegura que “muchísima gente está sembrando” a partir del llamado de Chávez.

“No se trata de querer resolverte toda la comida porque en la ciudad los ritmos son distintos que en el campo, pero si tú puedes tener en tu casa un par de plantas de pimentón, en unos pocos meses comerás pimentones gratis, eso ya es un triunfo”, expresó.

Para un grupo de especialistas, la agricultura urbana sí es viable pero sólo como una alternativa social, no como una actividad económica rentable. Por ejemplo, el ingeniero agrónomo y director de Asoportuguesa, Gustavo Moreno Lleras, afirmó que “los conucos no llevarán al país al autoabastecimiento de alimentos” pero que son positivos cuando “se plantean como un objetivo para fomentar y educar a la población”.

En el pasado, cuenta Moreno, en bachillerato impartían materias de agricultura y jardinería. “Eso debería retomarse”, manifestó.

“El error sería pensar que a través de la agricultura urbana se pretenda suplir la demanda de alimentos de los 30 millones de venezolanos. Se trata sólo una forma de ayudar a la economía doméstica. Así ocurrió en el pasado, se le hizo ver al país que la solución era por la vía de un cultivo organopónico o un gallinero vertical o las cuatro matas que se sembraron en Parque Central”.

Otros, en cambio, desestiman estas políticas. Aquiles Hopkins, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro) afirma que “para combatir la escasez y el desabastecimiento no hay que sembrar una matica en un porrón o en una jardinera en la casa, aquí lo que hay que hacer es dar incentivos reales a la producción nacional: darle prioridad por encima de las importaciones, respetar la propiedad privada y que el Estado se convierta en un gestor no en un interventor”.

Hopkins está convencido en que cada quien debe ocuparse de lo que sabe: “Zapatero a su zapato” y agrega que Venezuela necesita “una visión empresarial del campo no una conuquera”; impulsada por “progreso, tecnología, capacitación y ciencia”.

Lea también No siembre un coño

“Yo no conozco ninguna experiencia en Europa donde la gente se siembra sus hortalizas. En el siglo XXI las cosas han cambiado, la gente que habita las metrópolis debe ocuparse de otras cosas. En definitiva, la agricultura urbana no es la solución de los problemas, se trata de una visión muy simplista y cortoplacista. Si seguimos cometiendo los mismos errores, seguiremos cosechando los mismos resultados”, concluyó.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/