https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Jueves, 18 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Vida

Esperaron una hora y media en la sala de espera del Ministerio

Viceministro Armando Marín recibió al gremio de la salud tras 45 días de paro

Viceministro Armando Marín recibió al gremio de la salud tras 45 días de paro
Sector salud fue recibido por el viceministro Armando Marín - Foto: Mairet Chourio / Contrapunto
  •  
  • Jacklyn Arazi | @jakyarazi
  • Miércoles, 08 de Agosto de 2018 a las 7:50 p.m.

Se reunirán con el ministro de salud, Carlos Alvarado, este viernes a las dos de la tarde. Esperan “lograr un objetivo clave”

“El día que nuestro salario sea digno, ese día se acaba el paro”, dijo una residente del gremio de médicos a través de un megáfono desde la Plaza Caracas, tras la reunión que sostuvieron con el viceministro de salud, Armando Marín, quien los dejó esperando una hora y media en una sala de espera del Ministerio.

“Victoria”, así calificaron los representantes de la salud este miércoles, día número 45 de protestas en reclamo a sueldos justos y mejores condiciones laborales.

Por primera vez desde el inicio de esta ola, son recibidos por un ente gubernamental. “No queremos palabras. Hemos sido objeto de muchas promesas y muy poco cumplimiento. Este nuevo gerente del ministerio de la salud que cumpla con su palabra”, sostuvo la presidenta del Colegio de Enfermería del Distrito Capital, Ana Rosario Contreras.

La comisión esperó más de hora y media dentro del despacho del ministerio para ser atendidos

“Un objetivo clave” ha marcado estos días de paro con pancartas, consignas y unión con otros sectores. Aunque siempre han invitado al presidente Nicolás Maduro a que “viva un mes con el sueldo que ganamos”, no han obtenido respuesta de su parte. Sin embargo, no descansarán y aseguraron que seguirán en las calles “reclamando justicia social para la clase obrera y trabajadora” y “demostrando cuál es el valor del sector salud”.

“Los hospitales no funcionan sin la orquesta que somos nosotros: sin el personal obrero, sin el personal administrativo, todos los gremios de la salud, sin distinción. Somos importantes dentro del sistema de salud porque si no el sistema se termina de derrumbar”, resaltaba María Cabrera, presidenta del Colegio de Bioanalistas del Distrito Capital, quien subrayó que es importante la unión entre los integrantes del sector.

El pueblo también estuvo presente

Como es costumbre, el respaldo de la sociedad civil se pudo observar. Una petareña pidió a Maduro que “se apiade de los enfermos. No es enviarle dinero a Cuba, no es nada más ayudar a otros países. Aquí tenemos paludismo, aquí tenemos hepatitis, tenemos sarampión. Tenemos enfermedades que estaban extinguidas aquí”.

Su sobrina, quien tiene cuatro días sin tratamiento para la epilepsia, tiene una crisis convulsiva. Aunque estuvo internada en el Hospital de El Llanito, tuvo que ser dada de alta porque el centro está “infectado”. Ahora se encuentra “sobreviviendo”. La señora repetía: “necesitamos que el pueblo se una; esta lucha es de todos. Estamos en la misma situación. Todos nos enfermamos, todos somos vulnerables. Por favor, señores (…) Señor presidente, ayude a los pacientes”, suplicó.

La crisis en el sector no solo afecta a los galenos comunes: los médicos comunitarios también dijeron “presente”. Jorman Blanco denunció “muchas situaciones irregulares” por los distritos y en nombre de los médicos cubanos. Dijo sentirse “indignado” porque estos trabajadores ganan en dólares, según informó, y exigió a Maduro “una supervisión” a los mismos.

Unas horas antes de ser atendidos, el presidente de la Sociedad de Médicos Residentes (Somir) del Hospital Vargas, Carlos Prosperi, le dijo al ministro que, “la salud no espera; nuestros salarios no esperan. Nosotros necesitamos un salario justo, de acuerdo a nuestras necesidades. Nosotros necesitamos que los hospitales se doten de la mayoría de insumos, para que aquí reine y se cumpla una atención de calidad”.

Como “supervivientes” calificó Amelia Sarmiento, médico del Hospital Infantil JM de los Ríos, a sus compañeros, quienes actualmente no pueden asumir el presupuesto familiar, que ya ronda el millardo de bolívares: “la gente no tiene jabón para lavar su ropa, esta es la realidad (…) los médicos hacen lo que sea para mantener su sueldo”.

Coros de: “queremos la quincena de Tibisay Lucena”, “¿y el aumento pa’ cuándo?”, “y no nos vamos”, entre otras acompañaron la jornada de hoy, y aunque hubo lluvia y calor, permanecieron hasta el final para, por fin, obtener su respuesta.

Los profesionales de la salud se retiraron con una promesa: una reunión con el ministro Carlos Alvarado este viernes a las dos de la tarde.

Protesta popular

El trabajador y sindicalista petrolero Iván Freites acompañó al sector salud e indicó que se unían a “la lucha”, por lo que invitó a otros sectores a unirse este próximo 16 de agosto a una “protesta popular”.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/