https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Contrapunto.com

Nacional

Los males son los mismos de cada asueto

Escenario en terminales de autobuses este carnaval no fue distinto al de diciembre de 2017

Escenario en terminales de autobuses este carnaval no fue distinto al de diciembre de 2017
Viajeros de carnaval soportan noches durmiendo en la calle, listas de espera y hambre - Fotos: Anthony AsCer Aparicio - Contrapunto
  •  
  • Contrapunto
  • Sábado, 10 de Febrero de 2018 a las 12:01 p.m.

El panorama en el terminal La Bandera y los privados en distintos municipios de la Gran Caracas este viernes era prácticamente el mismo de cada año y de cada asueto: espera, piratas, pernoctas y poca oferta de unidades de transporte

Desde el miércoles en la noche Ivanna Tovar durmió a las afueras del terminal con su esposo, una niña de 9 años y un bebé de 2 meses. Tenían la esperanza de conseguir pasaje a San Cristóbal.

Con tres maletas y varios cartones que le sirven como colchón, Ivanna Tovar decidió seguir en la espera, a pesar de que en la taquilla anunciaron que por este viernes ya no había pasajes. Esta familia asegura que no viaja por el asueto de carnaval, sino por motivos laborales.

Lea también En Venezuela siempre hay pasajeros con ganas de viajar, lo que faltan son más vuelos

Mientras esperan, se alimentan a medias. “Comemos pan, jugo y nos alternamos para estar en la cola para no perder el puesto”, comentó Tovar, mientras mecía a su bebé en los brazos y esperaba que su esposo llegara con algo de comer.

Ivanna Tovar está durmiendo con su familia desde el miércoles en la noche en el terminal de La Bandera. Foto: Anthony AsCer Aparicio - Contrapunto

Liuvis Antunez está unos puestos detrás de Tovar en la cola y quiere ir a San Cristóbal a pasar carnaval con unos familiares.

Antunez, su esposo e hijo vienen de los Valles del Tuy y la noche del jueves durmieron afuera del terminal, “como si fuéramos indigentes”, esperando comprar pasajes.

Lea también Otro feriado sin agua en Caracas: Hidrocapital suspenderá servicio hasta lunes de carnaval

Los precios establecidos y supervisados por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) están expuestos en las taquillas. A San Cristobal el pasaje cuesta 350 mil bolívares en efectivo, porque los puntos están inactivos, pero de igual forma ya no hay boletos.

También habilitarán unidades Yutong en el terminal de La Bandera. Foto: Anthony AsCer Aparicio - Contrapunto

Cada asueto es un negocio para los piratas

A las afueras de La Bandera siempre hay disponibilidad. Para San Cristóbal, se consigue pasaje en 500 mil bolívares y aseguran que "pueden guardar los puestos que sean".

“Dicen que no hay pasajes, pero por fuera los venden hasta en 500 mil bolívares y en efectivo, ¿cómo conseguimos el efectivo si eso es oro?”, se queja Antunez que insiste en esperar hasta que le vendan un pasaje de forma oficial porque quiere pasar estas vacaciones cortas en el estado fronterizo.

Los llamados "piratas" también ofrecen el servicio directo para San Antonio del Táchira en 800 mil bolívares en efectivo. Por transferencia cobran un excedente de 400 mil bolívares más y entre los beneficios que prometen está la protección de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), al momento de abordar la unidad.

Lea también Dispositivo Carnavales 2018: se activarán 184.556 efectivos de seguridad

La compra de boletos de autobuses no se puede anticipar

En Peliexpress el número de usuarios que aspira a trasladarse a San Cristóbal o a Maracaibo en este asueto es menor al de La Bandera. Esta compañía también vende los boletos solamente el mismo día del viaje.

Los pasajeros amanecen afuera del terminal, se organizan en listas de espera y durante el día se quedan dentro de las instalaciones a la espera de que algún pasajero no se presente a abordar la unidad.

Juan Guerrero pernoctó en el terminal desde el jueves en la tarde. Era el número 127 en una de las tres listas y asegura que el objeto de su viaje no es el asueto: necesita llegar a San Cristóbal porque su mamá está enferma.

“Si no viajamos hoy, nos tenemos que quedar a dormir en la calle para ver si mañana logramos ser los primeros”, dijo Guerrero, quien literalmente espera sentado en el piso del terminal. "Estoy a la buena de Dios. Es difícil, pasamos hambre, pero hay que hacer el sacrificio para viajar”.

En Peliexpress los pasajes a San Cristóbal están en 450 mil bolívares. En el caso de Maracaibo, el precio es de 370 mil bolívares. A diferencia de La Bandera, aquí se puede cancelar en punto de venta.

Para adquirir boletos a Mérida y Barinas hay que llamar por teléfono para preguntar si la ruta está abierta porque no funciona regularmente, según explicó una de las vendedoras en taquilla.

En el terminal de Parque del Este, la ruta de Mérida y Barinas no funciona regularmente, por lo tanto a los interesados les toca llamar a preguntar casi a diario para confirmar si abrieron unidades, explicó una de las vendedoras en taquilla.

José Andrés Unamo pernoctó en este terminal desde el jueves a las 5:00 pm con su abuela de 83 años. Querían viajar a Maracaibo, aunque su destino final es Barranquilla solo por el carnaval.

“Si no consigo pasaje, me vuelvo a quedar a dormir en la calle hasta encontrar pasaje”, dice Unamo.

En Aeroexpresos, el terminal privado del municipio Chacao, hay dos colas en la acera de la calle, porque esta compañía no permite que los clientes esperen dentro de las instalaciones. Coordina el ingreso de 10 pasajeros por turno, para comprar sus boletos, luego de chequearse en la lista de espera.

Un usuario, que prefirió no identificarse, llegó al terminal el jueves a las 4:00 pm para comprar un pasaje a Maracaibo, porque tiene planes de irse a vivir a Barranquilla con su novia. Para el viernes al mediodía aún no había podido embarcar. Ese día vendieron pasajes para un solo autobús.


“Hay gente que tiene dos días amaneciendo aquí buscando pasajes para Maracaibo”, aseguró el usuario, quien estaba anotado en una lista para comprar pasaje a 410 mil bolívares.


En Rodovías sí había pasajes y poca gente

En Rodovías, uno de los terminales privados del municipio Libertador, la situación era completamente distinta. Había una cola y tres taquillas con pasajes para Cumaná, Ciudad Bolívar, Puerto Ordaz, Maturín y todos sus destinos del oriente del país.

Dos taquillas tienen punto de venta y solo una —la de la fila más corta— atiende a quienes pueden cancelar en efectivo.

Ninguno de los terminales privados visitados durante el recorrido permite la pernocta nocturna dentro de sus instalaciones: los usuarios deben hacerlo, a su riesgo, en los alrededores.

Lea también Maduro defiende la celebración del carnaval: "Trabajamos para que el pueblo se divierta"



Con información y redacción de Luna Perdomo | @lunaperdomo

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/