https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Lunes, 15 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

#DebateCTP

"Libertadores" y "bolivarianos": "¡Unión! ¡O la anarquía os devorará!", decía Bolívar

- Foto: Ernesto García
  •  
  • Contrapunto
  • Domingo, 09 de Julio de 2017 a las 9:01 a.m.

Nada pudieron hacer los diputados opositores para evitar que manifestantes en la Francisco Fajardo tumbaran la reja e ingresaran a una base militar; mientras, a las afueras de la AN, seguidores de Maduro insisten en que a ellos nadie los manda

En las últimas semanas se han incrementado las acciones de grupos violentos que se identifican como oficialistas o como opositores. A la fecha, cinco trancazos y/o plantones han tenido un impacto en el libre tránsito por la ciudad. Mientras sus participantes se muestran entusiastas, otros, a disgusto, (y no únicamente seguidores del Gobierno), han tratado de movilizarse libremente por las calles, avenidas y autopistas, sin resultado.

Trancazo 28-06-2017 / Foto: Ernesto García

Quienes se quedan atrapados en residencias u oficinas debido a los trancazos cuentan los minutos para que la protesta se acabe, a fin de poder regresar a sus casas.

Efecto "Trancazo" dejó desierta la principal autopista de la capital venezolana, 28-06-2017 / Foto: Luisa Salomón

"Las convocatorias de dos horas son pruebas de ensayo para lo que se viene en Venezuela, no solo Caracas", dijo recientemente el diputado Juan Requesens desde Miami. "Tenemos que paralizar el país y para eso nos estamos preparando".

"Nosotros no podemos dejar que se llegue al 30 de julio sin que en este país haya una paralización absoluta de la vida cotidiana", dijo el parlamentario y dirigente de Primero Justicia.

Lea también Desde Miami Juan Requesens advierte que lo que queda es "paralizar" Venezuela


"Si no es por las buenas es por las malas. Pásame el yesquero"

Hace unos días la publicación en Facebook del fotógrafo Ale Cegarra desató un polvorín en la red social. En el texto, Cegarra relató que "un grupito de la resistencia" amenazó con quemar un restaurante italiano en Los Palos Grandes, donde él se encontraba con su pareja, además de una familia que estaba sentada en otra de las mesas, con un bebé que no llegaba al año de edad.

"Llegaron como unos 10 muchachos de la resistencia, encapuchados, tono altanero y con molotov en mano". Cegarra relató que exigían que quienes estaban allí les dieran una colaboración para 'el refresco'. Dice Ale que ocurrió "al mejor estilo policial cuando te detienen y no tienes papeles".

"Bueno, si no es por las buenas, entonces es por las malas. Pásame el yesquero", dijo el encapuchado que tenía la molotov en la mano. Cegarra, su novia y el gerente del restaurante tuvieron que caerse gritos "con los chamos de la resistencia" para que no cumplieran su amenaza. Cuenta que los encapuchados le reprocharon que él tenía donde vivir, mientras ellos no. Que "mientras yo comía en un restaurante a ellos los estaban matando en la calle", escribió.

Dieron la instrucción de cerrar el local "porque el trancazo de la oposición era hasta las 6 y todos los locales de esa calle debían cerrar, que eso era el 350". A Cegarra lo obligaron a bajar la cámara. Al final se fueron con un refresco de dos litros, casi a la mitad "no sin antes ofrecer coñazos y buen susto a todos los que estábamos ahí", contó el reportero gráfico.

"Ese grupo de muchachos representan lo peor de la resistencia, no se puede dejar que este tipo de personas secuestren y opaquen una lucha cívica que lo que quiere es un cambio, esta no es la vía. Una cosa es resistirle a la guardia, brazo represor del gobierno; otra, usar esas mismas herramientas de resistencia para exigir colaboraciones usando la amenaza y el miedo", concluyó Cegarra.

"¿Solo son buenos cuando logran confrontar la guardia nacional pero son malandros sin oficio cuando amenazan la ciudadanía?". La pregunta de Cegarra fue un ancla para el resto de la gente que se incorporó al debate. Para la mayoría de los participantes de esta publicación, "los chamos" del relato de Ale Cegarra eran "delincuentes", "infiltrados", "piedreros", "colectivos" y que "las capuchas y los trapos en la cabeza" hacían que algo no cuadrara.

Efectivamente, no puede afirmarse que todos los que participan de las manifestaciones antigubernamentales son violentos. No se pretende recurrir a generalizaciones. Sin embargo, en los recorridos de nuestros periodistas por las calles de Caracas durante 100 días de protestas, jóvenes encapuchados fueron enfáticos cuando se les consultó sobre la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que ordenó a los alcaldes de varios municipios del país limpiar las barricadas como forma de defender los derechos de los vecinos de la zona.

"Si nos dicen algo vamos contra ellos", aseguró uno de estos manifestantes de los llamados "grupos de choque" o "escuderos" en Las Mercedes, al frente de una enorme barricada. Explicó que su postura no es "radical", sino que considera que ir contra las barricadas significaría "una sinvengüenzura por parte de los funcionarios electos".

Una barricada armada en Las Mercedes luego de las protestas del 26/05/2017 / Fotos: Anthony AsCer Aparicio

Las barricadas disminuyeron y la protesta se concentró durante unos días a las afueras de La Carlota, con un saldo de dos manifestantes asesinados por los cuerpos de seguridad del Estado, reportes de funcionarios heridos en la base aérea y daños a las rejas.

Asesinado David Vallenilla por un funcionario que disparó desde la base aérea 22-06-2017 / Fotos: EFE

La Carlota 23-06-2017 Foto: Angel Dejesús

El sábado 24 de junio, un video de la cadena de televisión NTN24 dejó en evidencia la falta de control de los jóvenes dirigentes sobre un grupo de manifestantes.

"Si nosotros le tumbamos esta reja hoy le justificamos el discurso a Reverol, marico, hoy no es un día pa' eso (...) Coño, loco, yo también quiero prender esa mierda en candela, pero no podemos".

La actitud de Requesens no fue bien recibida por los "manifestantes del teclado" que decidieron interactuar con esta publicación. En su mayoría, los tuiteros salieron en defensa de los participantes de la protesta, a quienes llamaron "héroes" y "guerreros".

El objetivo de los dirigentes era convencer al grupo de jóvenes que se encontraba allí, de no derribar la reja o entrar a la base aérea.

Foto: Rafael Briceño

Pero los esfuerzos fueron en vano. Entraron y los enfrentamientos entre manifestantes y oficiales se extendieron ese 24 de junio hasta las 5:00 pm.


"Más corbatas que capuchas"

Y sí, la estrategia comenzó a apuntar hacia los llamados "trancazos". Mientras los "escuderos" continuaron su lucha, principalmente entre Las Mercedes, Bello Monte y la autopista Francisco Fajardo, en las principales calles y avenidas de Caracas la gente salió de sus casas y oficinas a participar de la actividad.

La gente se ha ido sumando. Lo resumió Daniel Blanco @DanielBlancoPz en está fotografía del 4 de julio: "En El Rosal había más corbatas que capuchas. La sociedad civil fue la protagonista principal del trancazo en Caracas".

04-07-2017 Foto: Daniel Blanco

04-07-2017 Foto: Jonathan Lanza


Candela

La quema de vehículos de carga pesada también ha marcado estos 100 días de protestas del lado opositor.

Tranca que culminó con quema de vehículos en la autopista Francisco Fajardo 23-06-2017 / Foto: Angel Dejesús

Agresión contra la Oficina Antidrogas durante marcha opositora 22-06-2017 / Foto: Anthony Ascer Aparicio

También actos vandálicos contra instituciones públicas forma parte del historial de casi tres meses de manifestaciones de calle.

"¡Salgan, malditos!", gritaban los encapuchados mientras avanzaban, con escudos al frente, hacia la entrada de la Dirección General de la Magistratura (DEM), en Chacao. En segundos, el edificio estuvo rodeado por jóvenes que, inicialmente, lanzaban piedras hacia el equipo de seguridad que se mantenía dentro de la Magistratura, y luego bombas molotov. Allí también incendiaron y saquearon una sucursal del Banco BBVA Provincial, ubicada en la torre.

Queda claro que en la oposición, la de calle y a pie, hay posturas divididas sobre la acciones de calle, y así lo evidencian opiniones como estas en las redes sociales.


"Estás contra ellos o estás contra nosotros"

Los seguidores de Nicolás Maduro lo han acompañado en todas las contramovilizaciones pautadas por el sector oficial. Allí no pasa nada, pero igual de arriesgado ha sido para los periodistas cubrir las protestas de la oposición como las manifestaciones de apoyo al Gobierno.

"Para ver tu carné", "¿para quién trabajas tú?", "no conocemos ese medio: ¿es de los que mandó a abrir Chávez o es de los los escuálidos?", "dame el teléfono", "borra todas la fotos". Las advertencias son parte del trabajo diario.

El equipo de Contrapunto se trasladó hasta las afueras de la Asamblea Nacional el pasado 5 de julio. Dentro de las instalaciones nuestro fotógrafo llevó golpes igual que quienes estaban dentro del Parlamento.


Jorge Navas: Colectivos no somos criminales, no nos asociamos para delinquir

Buscar testimonios variados, para poder tener registro de todas las voces sobre lo que acontece en el país, se ha convertido en una hazaña. Uno de los periodistas que hizo la cobertura a las afueras del Parlamento fue despojado de su casco: "Tienes demasiadas cosas contigo, no te puedes ir con todas", le dijo una de las personas que participaba en la protesta oficialista contra el Parlamento.

Más temprano, a eso de las 10:40 am, los oficialistas anunciaron un plantón de seis horas. El coordinador nacional del grupo colectivo “Resistencia y rebelión”, Jorge Navas, dijo que era una acción espontánea del pueblo, "amparado en la Constitución Nacional, amparado en el artículo 5, que la soberanía reside en el pueblo". El plantón duraría seis horas, según prometió Navas.

En su intervención, Navas dijo que la oposición "terrorista" ha utilizado los "medios privados capitalistas de la oposición, las redes sociales para descalificar los dirigentes, líderes naturales de las bases populares para exponerlos al escarnio público y someterlos a amenazas de muerte".

"Les pedimos a los medios de comunicación que mantengan un equilibrio ético de la información", expresó el activista mientras se tapaba la cara con la ropa. Sobre esto, explicó que escondía el rostro porque "verdaderamente estamos siendo víctimas de una campaña de satanización, a través de los distintos medios de comunicación privados, para primero mancillar nuestra dignidad moral; segundo, someternos al escarnio público. Nosotros también tenemos familia, también tenemos hijos".

Una hora después de estas declaraciones, las cámaras de las televisoras, agencias, medios digitales y reporteros gráficos eran blanco de las agresiones de manifestantes oficialistas, los que protagonizaron hechos de violencia en los pasillos del Palacio Federal Legislativo en plena conmemoración del Día de la Independencia.


La foto de Regulo Gómez, de La Patilla, muestra a uno de nuestros fotógrafos forcejeando con uno de los civiles que irrumpieron en la Asamblea Nacional.

"Guarda la cámara para evitar", le habían advertido segundos antes. Al final, otro, que no era el mismo que se la arrebató, se la devolvió al reportero gráfico. Igual fue golpeado con puños y palos.

Quizá la razón por la que querían llevarse la cámara de Contrapunto es porque minutos antes había registrado el robo del equipo fotográfico de Cristian Hernández, a quien los grupos oficialistas también golpearon.


El ánimo de realizar una protesta pacífica duró poco.

Las agresiones fueron registradas en fotos y videos.

Fotos: EFE

Fotos: Contrapunto


"A nosotros no nos está mandando nadie"

El comunicador y activista Oswaldo Rivero, mejor conocido como "cabeza e' mango", se pronunció en las afueras de la Asamblea Nacional, luego de este suceso en el cual al menos cinco parlamentarios resultaron heridos, así como un grupo de trabajadores del recinto y también algunos de los agresores.

Foto: EFE

"Estamos arrechos" y a "nosotros no nos está mandando nadie", aseveró Rivero."En la Asamblea Nacional está toda la podredumbre terrorista, aquí seguimos y de aquí no nos vamos".

Lea también La versión de quienes irrumpieron a la AN: "Estamos arrechos y de aquí no nos vamos"

Los seguidores del Gobierno fueron consecuentes hasta el final de la jornada. Así lo evidencia este video de NTN24 que registró cómo salieron del Palacio Federal Legislativo los diputados, periodistas y trabajadores de la Asamblea Nacional.

Medios públicos ofrecieron una versión distinta de la de los privados y agencias. El diario oficialista Ciudad Caracas aseguró que "los revolucionarios intentaron hacer entrega de un documento al diputado Julio Borges" y que como respuesta "dispararon en contra del pueblo y generaron riñas que ocasionaron que varias personas resultaran lesionadas".

Para leer la nota completa de Ciudad Caracas haga clic aquí o en la imagen

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, no hizo mayor referencia a los hechos, más que en unos tuits en los que contrapuso hechos recurrentes en protestas opositoras y lo ocurrido en el Palacio Federal Legislativo. También hizo RT a la denuncia del ministro de la Juventud y Deporte, Pedro Infante, contra la MUD.

La irrupción de seguidores del Gobierno en el Parlamento no es una novedad. El 23 de octubre de 2016, un grupo de personas entró violentamente e interrumpió la sesión que se desarrollaba para debatir sobre la "restitución de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el orden constitucional y la democracia", según el orden de ese día de la AN. Esa vez también hubo golpes y patadas, pero con un saldo menor que el del pasado 5 de julio.


¿Quién dirige a estos civiles armados?

Pudiésemos hacer una cronología con denuncias de participación de civiles armados que amedrentan a manifestantes opositores en protestas. Hubo dos, en los primeros 100 días de manifestaciones, de los que Contrapunto fue testigo.

El 2 de mayo de 2017, aproximadamente a las 8:00 am, un piquete de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) -que actuaba con dos vehículos blindados- empezó a lanzar bombas lacrimógenas contra los manifestantes opositores en La Urbina. Los uniformados no estaban solos: se encontraban acompañados por un grupo de civiles encapuchados, quienes también atacaron a los vecinos de la zona y hasta dispararon contra los edificios.

La Urbina 10-05-2017 / Foto: Angel Dejesús

Ocho días después, cuando un grupo de manifestantes se encontraba a la altura del llamado "Sambilito", un grupo armado llegó al lugar por la vía del McDonald's, en Parque Caracas, disparando al aire. La mayoría corrió espantada. El fotógrafo y periodista Angel Dejesús, quien registró en imágenes el episodio, aseguró que aunque apuntaron hacia los pocos que quedaron, nunca dispararon. Los policías nacionales que estaban allí presentes -relató el fotorreportero- se pusieron al frente e hicieron una barrera.

La Candelaria 10-05-2017 / Foto: Angel Dejesús

El director de la PNB, Carlos Pérez Ampueda, fue cuestionado por no haber lanzado bombas lacrimógenas como lo hace este cuerpo de seguridad contra los manifestantes. "Si yo disparo algo contra ellos, una bomba, ¿con qué nos van a responder ellos? Esos vagabundos", respondió el alto funcionario.

Lea también La historia detrás de la foto de civiles que apuntaron a policías y manifestantes el 10-M

Los cuerpos se seguridad del Estado no actuaron tampoco en los ataques a la DEM en Chacao, o cuando secuestraron el camión y lo incendiaron frente a la ONA. El 5 de julio la violencia transcurrió en el Palacio Federal Legislativo sin la acción inmediata de los uniformados.

Foto: Anthony Ascer Aparicio

"Salgan, que no les vamos a hacer nada", dijeron los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana a los estudiantes de la Universidad Simón Bolívar que, el pasado 29 de junio, se refugiaron en la torre BOD de El Rosal, mientras participaban en una marcha de la oposición hacia el CNE que partió de Altamira. La historia detrás de la foto del reportero gráfico Anthony Ascer Aparicio, de Contrapunto, recorrió el mundo con esta imagen. El 2 de julio los jóvenes recibieron medida de libertad plena.


Lea también Entre lacrimógenas, metras y barricadas: Cree Ud. que ¿El fin justifica la violencia?

Lea también En Venezuela la "cacería de brujas" ha sido una ruleta rusa entre chavistas y opositores

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/