https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

La cantante está enfocada en recuperar la vida del Aula Magna

Trina Medina: En la Dirección de Cultura de UCV somos 20 personas que trabajamos por 500

Trina Medina: En la Dirección de Cultura de UCV somos 20 personas que trabajamos por 500
Desde 2016 asume el compromiso de dirigir las políticas culturales de la principal universidad del país - Fotos: Mairet Chourio - Contrapunto

A la diáspora, la falta de compromiso y la nueva dinámica a partir de la crisis en el país, la directora de Cultura ha tenido que aplicar la inventiva para sacar adelante los proyectos que mantegan viva la tradición artística en la UCV

La cantante Trina Medina, recordada por interpretar junto a Yordano el tema de la telenovela Por estas calles, asumió desde 2016 el rol de directora de Cultura de la Universidad Central de Venezuela (UCV) como “una hormiguita anónima que trabaja de domingo a domingo”, acompañada por un equipo de “20 personas que parecen 500” para mantener viva “la casa que vence las sombras”.

“Las sombras se meten, pululan, el diablo va a la iglesia”, dice Medina durante una entrevista con Contrapunto en la que evidencia con fervor su respeto y compromiso con el Aula Magna de la UCV. Con actitud guerrera y voz inquebrantable, asegura que como individuos hay que permanecer de pie a pesar de las adversidades del entorno, con la convicción de que con trabajo se puede hacer algo positivo por el país y esa ha sido su labor dentro de la UCV.

Trina Medina es directora de Cultura de la UCV desde el año 2016

Desde muy joven, la hija de la sonera Canelita Medina empezó a sentir arraigo con la casa de estudios. Su acercamiento emocional a partir de vivencias, recuerdos y experiencias, la llevarían, con el pasar de los años, a restar importancia a su faceta como artista para acercarse a la dirección de la jefatura cultural del espacio refrendado como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

"El olor a madera que tiene el Aula Magna te hace pensar que estás en un sitio diferente donde las energías son distintas, incluso la gente se transforma cuando entra. El Aula Magna ha sido tan generosa que ha acogido bajo sus nubes de Calder diversos eventos, desde lo político hasta lo cultural", sostuvo la cantante irradiando amor y respeto por ese espacio que permite el encuentro del arte, la danza y cualquier manifestación cultural.

Pero la generosidad del Aula Magna no ha bastado para que, con esmero, un personal capacitado se dedique a su mantenimiento y desarrollo pues son muchos los factores que interrumpen la efectividad de la sala.

"La diáspora que se está presentando en el país, sumada a nuestras condiciones contractuales, hacen que el personal trabaje medio día y de las 40 personas o 60 que podemos trabajar en el Aula Magna realmente somos efectivas 20, las que están más comprometidas, estamos, enfatiza la directora que hace caso omiso a los paros porque le gusta su trabajo en el área cultural. Y es que mientras menos personas trabajen más tiempo se necesita para alcanzar los objetivos.

"Como gerente tengo que trabajar de lunes a viernes, como productor de la Dirección de Cultura trabajo los fines de semana en el complejo. Yo no soy la directora que va a ver el espectáculo, soy la directora que revisa y supervisa las labores de preproducción 10 horas antes de que comience el evento. Conversar con los artistas y asegurarme de que todo en el escenario está bien", agrega.

De allí que Medina aproveche al máximo cada recurso de este espacio por lo que cree que actualmente "el Aula Magna es una oportunidad".

"La UCV ha permanecido abierta soportando todas las etapas políticas de este país. Una universidad que está para formar a los seres humanos que van a llevar las riendas en el futuro. Sus luces abren oportunidades para que aprendamos, para alimentar nuestro intelecto y nuestra sabiduría", explica Medina sin dejar de lado las exigencias: "nosotros no tenemos presupuesto".

"No se trata de tener una sala para shows", pues para la artista, el Aula Magna es un espacio que amerita un tratamiento especial por lo que ella considera que "si se cierra por seis meses, se daña". De allí su decisión de programar eventos todos los domingos que mantengan la sala operativa.

"La falta de aire acondicionado, en condiciones óptimas, hace que tengamos que seleccionar los eventos que se hacen. Por ejemplo, la Sala de Conciertos, que se utilizaba para los teatros, no está funcionando desde hace un tiempo", detalla Medina.


La falta de presupuesto también limita el avance de las donaciones. La directora mostró a Contrapunto un water chiller (enfriador de agua para producir el aire), donado por la Embajada de Estados Unidos, el cual reposa en una de las azoteas de la UCV y que debido a los escasos recursos económicos no ha podido ser instalado para su óptimo funcionamiento.

A pesar de ello, Medina no pierde la sonrisa, consciente de que por encima de las dificultades "lo importante es la actitud para afrontar esas limitaciones". Limitaciones que la llevan a sacar adelante el programa "Arte por todas partes", que convierte en escenario cualquier espacio de la universidad para continuar con su objetivo de expandir la cultura dentro y fuera de la UCV.

Sin embargo, la cantante no deja de agradecer en reiteradas ocasiones el apoyo de las autoridades de la universidad, lo mismo que el de las empresas privadas, que han permitido hacer algunos arreglos dentro del complejo como pintar su interior, reparar las butacas y puertas y cambiar los bombillos; aunque no en su totalidad, si han podido mejorar el alumbrado.

"Mi aporte es ofrecer todo lo que Trina puede dar en sentimiento, trabajo, conocimiento en pro del desarrollo de los jóvenes que estudian dentro de esta universidad y el aporte y asesoramiento a todas las personas que vienen a esta universidad. Mientras yo esté, me tienen", enfatiza Medina, que considera que su compromiso va más allá del meramente cultural abarcando distintos aspectos de la UCV.

Medina: "Mientras yo esté, me tienen"

Además, Medina mantiene un proyecto para salvaguardar el patrimonio audiovisual del Aula Magna, que en este momento está en búsqueda de personal que transfiera las cintas y discos duros en los que reposa material de Monserrat Caballé y Mario Benedetti, por mencionar solo algunos. "Ningún teatro de Venezuela ha recibido tantas personalidades", recuerda.

En paralelo, Medina conserva e impulsa las actividades de los grupos culturales como el orfeón, el grupo de danza, la coral y la galería de arte, espacios que luchan a diario también con la diáspora y la falta de presupuesto. Sin embargo, han trasladado las actividades de estos grupos a las escuelas y comunidades con la intención de expandir el arte y la cultura a la sociedad.

"No tenemos que aprender a vivir con esta situación, no hay que desesperarnos, no debemos acostumbrarnos a lo que estamos viviendo porque no lo merecemos. Hay que tratar de coexistir y persistir", asegura llena del positivismo, ganas de trabajar y de exaltar la cultura y el patrimonio de la UCV.

En cuanto a la programación cultural para noviembre se celebrará el 75 aniversario del Orfeón Universitario con un Concierto para Niños y el Encuentro Nacional de Coros, el 1 y el 4, y el 11 se estará presentando "Los 65 años de Canelita Medina", con la Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho y sus amigos.

Además, las Voces de Billo’s, presentarán "Canto Negro" el 18 de noviembre con la Banda Marcial de Caracas. El año concluye el 2 de diciembre con la Segunda Noche de Paladium con el Big Band de la OSV dedicada a Tito Puente, La Lupe y Celia Cruz; finalmente, el 9 de diciembre con el tradicional Concierto Navideño, con la OSV, el Orfeón Universitario y la Estudiantina.


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/