https://www.somosbelcorp.com/

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Vida

Es la primera vez que otorgan este “beneficio” a los empleados de este centro de salud

Un día de protesta en el Clínico Universitario y envían cajas CLAP: "Nos quieren callar"

Un día de protesta en el Clínico Universitario y envían cajas CLAP:
- Foto: Rafael Briceño - Contrapunto
  •  
  • Jacklyn Arazi
  • Martes, 26 de Junio de 2018 a las 5:15 p.m.

No habían transcurrido 48 horas del inicio del paro nacional "indefinido" cuando el gobierno de Nicolás Maduro envió comida en cajas. “Un pote de humo para tapar las protestas”, así lo calificó Scarleth Sútil, una camarera del hospital

Bárbara Díaz, técnico superior en Radiología, es una trabajadora del Hospital Clínico Universitario. Estuvo desde las 7:20 am hasta las 10:30 am, aproximadamente, en una cola por la caja que ofrece el gobierno de Nicolás Maduro con alimentos de primera necesidad, CLAP.

Es la primera vez que otorgan este “beneficio” a los empleados de este centro de salud. A criterio de Díaz, buscan “callarles la boca” por las protestas que se han ido desarrollando durante estos días.

Dos kilos de pasta, un kilo y medio de leche, cuatro latas de atún, tres kilos de arroz, dos kilos de caraotas, un kilo de lentejas, cuatro kilos de harina de maíz, un kilo de azúcar y dos litros de aceite, son los productos que la integran en esta oportunidad. “Solo me durará un mes y porque no tengo hijos y esposo. Pero a una familia no le debe durar nada”, explicó.

Según Miriam Gil, una enfermera del hospital, esta entrega está “relacionada con las protestas que se han mantenido constantemente”.

“Ciertamente, nosotros necesitamos esta caja. Pero estamos conscientes de que no surte en nosotros el efecto que queremos, porque esto es paleativo. Es un huesito que le lanzaron al perro para entretenernos”, indicó. Sin embargo, sostuvo que seguirán “en la lucha” y que “el paro va a seguir”.

La cola era kilométrica, con cientos de empleados de esa institución. Germain Rangel, una ayudante de material quirúrgico, era una de las que se encontraba en la fila, quien calificó de “paño de agua caliente” la llegada de las cajas “CLAP” y aseguró que el gobierno se aprovecha de “la necesidad”.

“Se recibe porque es un beneficio, porque les ha llegado a muchos ministerios y a nosotros no. Eso no quiere decir que se va a suspender el paro. Esto fue para callar la boca”, aclaró.

Rangel cree que “a pesar de las cajas”, la protesta se va a mantener, “porque las malas condiciones del hospital más la falta de pago, todas esas cosas aunadas que hemos venido callando y ya no aguantamos más. Ya es demasiado”.

“Hoy nos mataremos por las cajas, pero porque no les dejaremos nada a la cuerda de ladrones”, sentenció Scarleth Sútil, una camarera, quien denunció que “los mismos jefes del personal sacan los pollos, las mercancías y los alimentos de los pacientes por la morgue. Ellos juran que nadie los ve”.

“Pote de humo”, así lo calificó Sútil. “Aquí el trabajador va a agarrar su caja y vamos a seguir en protesta, porque con una caja no nos van a tapar la boca”, finalizó.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/