https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

El clima mental

Todo tiene su final

Todo tiene su final
-

Abrazo y agradecimiento a quienes me han acompañado en esta travesía por Contrapunto

Los lugares comunes aunque no me gusten, a veces, son útiles. Como esos que se refieren a etapas: “cierre de ciclo”, “hay que pasar la página”, “el tiempo de Dios es perfecto”, o, como diría el gran Héctor Lavoe: “todo tiene su final”. En este caso de mi firma como columnista de opinión en Contrapunto.

Una tarde de octubre de 2015, Héctor Bujanda y Nelson González Leal, me invitaron a incorporarme al grupo de escritores de Contrapunto, un portal de internet del cual yo tenía una excelente imagen por el talento allí reunido desde su creación. Esa sorpresiva invitación significó la realización de un secreto personal muy bien guardado: ser articulista regular de una publicación importante. Ni mi mamá sabía que yo lo quería.

Desde entonces dediqué al menos un día completo de la semana a pensar, investigar, escribir, corregir y volver a corregir el texto que publicaría cada viernes. Creo que en estos casi tres años fallé solo dos veces porque estaba volando o con jet lag. De resto, semanalmente escribí esos artículos con el mismo cumplimiento y disfrute que le imprimo a mis compromisos profesionales, al baile y al sexo.

Siempre lo hice con una certeza: lo que escriba será publicado como lo envíe. Si acaso, mejorado en detalles de estilo pero, en esencia, mi opinión será respetada. Así fue siempre en Contrapunto. Inclusive, fueron atentos a mis sugerencias con respecto a la imagen que acompañaría al texto. Van mis reconocimientos a Nelson González Leal, a Franklin Hurtado y a la plana mayor del portal por el respeto que siempre tuvieron por mis opiniones sobre cualquier tema, incluidos los políticos.

Yo estaba satisfecho, contento por mis palabras en Contrapunto y la receptividad de lectores y lectoras que casi siempre hicieron aparecer mi artículo entre los 5 más leídos de la semana y varias veces como el más leído. Era gozo lo sentido mientras decidía el tema, descartando, descubriendo, probando, borrando, cortando y pegando para lograr algo que pudiera interesar, ser enriquecedor para mí en el proceso creativo y, por supuesto, para quien lo leyera.

Pero las últimas semanas en Contrapunto el clima mental se enrareció a partir de la “despublicación” —un eufemismo para la censura en estos tiempos de la virtualidad— de un artículo de otro columnista, Ricardo Azuaje. Tengo las versiones de Nelson González Leal, hasta hace poco coordinador de la sección de opinión, de la gerente editorial y del presidente del portal acerca de lo acontecido pero ¿dónde está la verdad?, como retaría Merlí, el de la serie de Netflix, a sus queridos estudiantes, “los peripatéticos”. A lo mejor ni los mismos protagonistas lo saben, aunque, por supuesto, existe.

Entonces, opto por retirarme, lo que no quiere decir callarme. Por mi muro de FB sabrán próximamente dónde migraré quedándome en el país.

Abrazo y agradecimiento a quienes me han acompañado en esta travesía por Contrapunto, sobre todo, a quienes me invitaron a escribir y a quienes me leen.

Como toda despedida tiene un toque de tristeza les dejo esto para que este adiós tenga buen sabor, y por ahí seguimos.

Lee también en El clima mental: Heroínas | Las Gallinas flacas | Ellas y el sexo: las creencias nefastas | La tesis de la traición |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/