https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Lunes, 22 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

#DebateCTP: Sindy Lazo y Ronaldo Schemidt: ¿Orgullo o prejuicio?

#DebateCTP: Sindy Lazo y Ronaldo Schemidt: ¿Orgullo o prejuicio?
- Foto: Collage Contrapunto
  •  
  • Contrapunto
  • Jueves, 12 de Abril de 2018 a las 7:45 p.m.

Ella ganó el domingo pasado el Master Chef Latino y él se hizo acreedor este jueves 12 de abril del World Press Photo. Las opiniones sobre estos reconocimientos están divididas, por razones éticas o políticas. ¿Usted qué opina?

Dos premios recientes pusieron el dedo en la llaga de la intolerancia política venezolana: el que obtuvo la chef venezolana Sindy Lazo y el que conquistó el fotógrafo Ronaldo Schemidt. A Lazo, porque la acusaron de "chavista", y a Schemidt, porque le recriminan haber tomado la fotografía de un manifestante opositor quemándose durante una protesta en Altamira en 2017.

El pasado 8 de abril Master Chef Latino tuvo su primera ganadora y resultó ser la venezolana Sindy Lazo, actriz y conductora de "La Cocinita de Sindy" que transmitía la televisora venezolana Globovisión y quien publicó libros bajo el mismo nombre.

Sindy se dio a conocer a los 28 años cuando participó en una telenovela de Venevisión, "Voltea pa' que te enamores", que fue muy exitosa, y en la que además actuó su mamá, la famosa Mimi Lazo.

Cuando llegó a Master Chef Latino la gente se preguntaba si de verdad cocinaba, pero el pasado domingo la duda quedó despejada cuando se alzó como la ganadora de la versión latina del programa-franquicia de competencia de cocina creado por Franc Roddam.

Foto: @mclatinotv

En segundos, imágenes de Sindy invadieron todas las redes, en especial cuentas de venezolanos que compartían sus fotos con mensajes de felicitación.

La fiesta duró poco, porque un sector consideró que no había nada que celebrar. Sindy Lazo y su mamá fueron señaladas de apoyar a Hugo Chávez y por tanto de ser corresponsables de las actual crisis que vive Venezuela.

Una serie de tuits y una foto junto con el actual ministro de Cultura, Ernesto Villegas, fueron algunas de las pruebas con las cuales se promovió este intento de "linchamiento virtual".

También se sumó el hecho de haber invitado a Pedro Carvajalino al programa que transmitía Globovisión y por donde también pasaron Henry Falcón, Julio Borges, Ramón Muchacho y Liliana Hernández.


Cuando tuvo a Henri Falcón en el programa, como gobernador de Lara, dijo que su invitado era un hombre a quien admiraba y que representaba "la Venezuela del medio, la Venezuela del progreso, la Venezuela donde además de nuestras diferencias podamos conseguir puntos de encuentro".


Por eso no sorprende que el actual candidato presidencial la haya felicitado el día del anuncio del ganador del Master Chef Latino.

Los comentarios han estado divididos. Hay quienes le sugieren regrese a la Venezuela que quedó del proceso que apoyaba, otros defienden el derecho de Sindy Lazo a haber cambiado de idea, como Carlos Acosta, quien dijo durante la lectura de los titulares para EVTV Miami que la Venezuela que busca democracia "se ha reencontrado con muchos que militaron en el chavismo y hoy son generadores de opinión y se les respeta".

"Aquí uno habla con Clíver Alcalá Cordones, con Luisa Ortega Díaz uno habla, con Ismael García que era chavista acérrimo. Ah, pero a Sindy le van a caer encima porque ganó un concurso de cocina", comentó Acosta.

"Si Sindy fue una vez simpatizante del régimen de Hugo Chávez, pues hace un buen rato que se decepcionó de él porque le hizo campaña al exgobernador del estado Miranda y excanditado presidencial, Henrique Capriles Radonski. ¿Entonces qué? ¿Le vamos a caer a piedras a Sindy? Vamos a caerle a piedras a Maduro, a ese es que hay que caerle a piedra. Vamos a sacar al presidente del Seguro Social que se le está muriendo la gente, al director del J.M. de los Ríos", sentenció el periodista.


Sindy hizo campaña por Capriles, pero de eso se habla menos o nada, reclaman, inclusive, los allegados a la actriz y chef.

¿Ahora, realmente importa? También sobre esto ha estado dividida la audiencia.

Caso Ronaldo Schemidt

Una de las imágenes más dolorosas de las protestas del año 2017 en Venezuela, realizada por el fotógrafo venezolano Ronald Schemidt, fue reconocida este jueves como Fotografía del Año en el certamen organizado por la fundación World Press Photo, cuya ceremonia de premiación se realizó este jueves en Ámsterdam.

La fotografía, titulada Crisis en Venezuela, que compitió con más de 73 mil imágenes enviadas por 4.548 fotógrafos de 125 países, "desencadena una emoción instantánea", según el jurado.

El registro visual de Schemidt —que realizó la cobertura como reportero gráfico de la Agence France-Presse— también estaba nominada y ganó como la mejor fotografía en la categoría Spot News.

World Press Photo se le reconoce por organizar el mayor y más prestigioso concurso anual de fotografía de prensa. Sin embargo, a algunos venezolanos les parece que el hecho de que el nombre de Venezuela se destaque por una imagen de un manifestante opositor quemándose durante una protesta en Altamira en 2017, no amerita una razón para sentirse orgulloso.

Para esto hay una respuesta oficial: "La foto del año debe contar un acontecimiento", declaró la presidenta del jurado, la directora de fotografía de la revista Geo France, Magdalena Herrera. "También debe plantear preguntas [...] Debe hablarnos y mostrar un punto de vista sobre lo que ocurrió este año en el mundo", añadió.

Foto: AFP

Cuando anunciaron a los nominados el periodista y fotógrafo, Nelson González, conversó con Juan Barreto, quien también ganó este jueves el tercer lugar en la categoría de Spot News Story, por su serie de fotografías del mismo momento en la protesta del 3 de mayo de 2017.

La secuencia de Juan Barreto nominada al World Press Photo 2018

—¿Le resulta incómodo a Juan Barreto que estás nominaciones hayan generado comentarios incluso de orden moralista, que señalen a los fotoperiodistas desde un punto de vista ético? Aunque la historia de este tipo de premios está llena de críticas y ataques a aquellos que cumplen con el trabajo de tomar la foto, me interesa saber si estos señalamientos le molestan.

—“Lo primero es que cuando uno está en esa situación, en una cobertura de este tipo, no está pensando en que hace un trabajo o en que pase lo peor para ganarse un premio. Simplemente la situación se da y tú haces el trabajo. Ahora, después sí te pones a pensar. Sabes, te pones a pensar en lo que le sucedió a esta persona, pero ¿qué vas a hacer? ¿Qué puedo hacer yo? Pregunto con honestidad. Yo no puedo hacer más que mi trabajo. En este caso no es mi culpa que ese joven se haya quemado, ni que hayan golpeado la moto y le hayan lanzado una molotov”.

"La nominación de Ronaldo Schemidt a “Mejor Foto del Año” en el WPPh, por la imagen de un suceso ocurrido durante las protestas de 2017 contra el gobierno de Nicolás Maduro, donde se observa a uno de los manifestantes correr envuelto en llamas, no ha quedado exenta, y no podía estarlo dado el clima de polarización y la fuerte crisis política que atraviesa Venezuela. Sentirse orgulloso por esta nominación es natural, porque se trata del reconocimiento a la madurez del fotoperiodismo venezolano en la cobertura de hechos violentos, de situaciones de riesgo (incluidos en éstas los propios fotoperiodistas), de trabajo informativo comprometido con la divulgación de los hechos", escribió González en el artículo Ronaldo Schemidt y Juan Barreto: dos fotógrafos en el lugar indicado y a la hora exacta.

En el texto, publicado el 11 de marzo de 2018, dejó abierta una pregunta: "¿Una nominación para sentirse orgullosos o para polemizar sobre política en el fotoperiodismo".

Un mes después consultamos: ¿Dos premios para sentirse orgulloso o para polemizar sobre política?.

Opine Ud.

Lea también #DebateCTP | Venezuela: ¿Crisis humanitaria o crisis de humanidad?

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/