https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Sábado, 20 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

El estilo urbano fue el denominador común de varias casas de moda emergentes

Semana de la moda NY: los colores vivos y estampados dominaron la pasarela

Semana de la moda NY: los colores vivos y estampados dominaron la pasarela
La colección de Jeremy Scott fue una fiesta de colores rosa, azul, naranja y amarillo, tanto para mujer como para hombre - Foto: Collage Contrapunto
  •  
  • EFE
  • Domingo, 11 de Febrero de 2018 a las 7:57 p.m.

Tom Ford y Jeremy Scott fueron esperados como los platos fuertes, más que como los postres, dada la importancia que alcanzan sus carreras y su demanda entre las estrellas

Moda masculina

La Semana de la Moda de Nueva York comenzó su sexta edición dedicada a la moda masculina con propuestas urbanas y clásicas, pero también transgresoras, alejadas de las normas o con implicaciones políticas para vestir al hombre moderno en la próxima temporada otoño-invierno.

Abrió la jornada la marca Bode, creada en 2016 por la estadounidense Emily Adams Bode, optó por un hombre clásico y elegante a base de trajes ajustados en tonos neutrales, camisas y suéteres, refinados chaquetones y zapatos de cordón.


Sorprendió, justo después, la firma Sánchez-Kane con una transgresora pasarela protagonizada por "schoolboys" (colegiales) dispuestos a desmontar los tabúes que genera la educación sexual en México, explicó a EFE su diseñadora, Bárbara Sánchez-Kane.

Dominaron los tonos blanco roto y caqui y el estampado de cuadros, con detalles llamativos como minifaldas, calcetines y botas hasta la rodilla, o el torso al aire.

Willy Chavarria, estadounidense de ascendencia mexicana, reflejó sus raíces en una colección de inspiración chicana, caracterizada por prendas "oversize" que lucían modelos de color y que, según explicó a EFE, expresaba tanto esperanza como tristeza por el clima político en EEUU.

La cita integró el New York Men's Day, que sirve de carta de presentación a una docena de nuevos talentos cada año. Entre ellos estuvo David Hart, en su colección predominaron los colores granate, violeta, azul y amarillo mostaza que vistió a sus modelos con alegres boinas de aire francés y no dejó de lado la chaqueta americana entallada.

El estilo urbano fue el denominador común de varias casas de moda emergentes a lo largo de la jornada: Wood House lo adaptó con pantalones "jogger" y estampados de camuflaje, mientras que Bristol lo hizo con un aire más deportivo, lo que coincidió con su colaboración con Adidas.

Moda femenina

Colovos y Noon by Noor abrieron las propuestas en moda femenina para otoño e invierno de decenas de firmas, a pesar del éxodo de diseñadores que afecta a esta importante cita nacida en 1943.

Inauguró el circuito oficial Colovos, fundada en 2016 por Nicole y Michael Colovos, un vivo color naranja pintó la alfa y la beta de su desfile, y en ambos casos con prendas acolchadas: primero, en unos pantalones de camal recto y talle alto, y después en un abrigo largo, ambos combinados con piezas en las que dominaban los tonos negro y blanco.

La firma extrapoló las texturas de borrego, napa y pelo —de origen no animal— más allá de las chaquetas, y apostó por un rango de neutros a los que sumó el amarillo yema, el verde caqui, el rosa palo y el azul bebé o el klein.

De inspiración más romántica fue la propuesta de Noon by Noor, que incluso en los atuendos más "sport", con zapatillas en los pies, optó por líneas femeninas y cinturas marcadas por suaves telas, siempre apostando por la simplicidad.

Las primas Shaikha Noor Al Khalifa y Shaikha Haya Al Khalifa, que fundaron la firma en 2008, dieron especial protagonismo a las mangas de sus diseños: abullonadas en camisas, con pedrería en algunos vestidos, y cubiertas de pelo en chaquetas.

Pasado y futuro

El modisto Tom Ford puso a desfilar estampados de leopardo y metalizados dignos de los años 80 al mostrar su propuesta mientras que Jeremy Scott, por contra, decidió viajar al futuro en su colección.

Ambos diseñadores estadounidenses fueron esperados como los platos fuertes, más que como los postres, dada la entidad que alcanzan sus carreras y su demanda entre las estrellas.

Tom Ford sumergió a sus modelos en un "80's revival", empezando por los ojos fuertemente delineados, las bandanas oscuras que fijaban su cabello y los grandes pendientes de aro.

Predominó el leopardo, teñido de rojo, morado y verde lima, en trajes de pantalón y chaqueta americana, vestidos cortos de cuello alto con la espalda al aire, o de seda y con volantes en cadera y mangas, y que iban acompañados de medias a juego.

Asimismo, los acabados metalizados en plata y bronce dieron viveza a las ajustadas mallas, una prenda inferior clave para Ford, que a la hora de abrigar optó por chaquetones "oversize" y con volumen, ya fuera en un discreto negro o con estampados y pelo.

Transformada en una joven del futuro con una peluca corta de color rosa chicle, Gigi Hadid fue la primera en lucir uno de los atuendos que Scott, director creativo de la divertida firma Moschino, concibe para un universo lejano que llegará a las tiendas en otoño.

Se volvieron a ver los acabados metalizados, aunque esta vez con reminiscencias de trajes de astronauta, en botas por encima de la rodilla atadas con cordones amarillo flúor, o en vestidos y piezas tipo cargo.

No hubo tonos apagados: fue una fiesta de colores rosa, azul, naranja y amarillo, tanto para mujer como para hombre, que los lucían mezclados en una sola pieza o dominando en solitario todo un conjunto.

Entre las tendencias por las que apostó el diseñador destacaron las cintas de inspiración bondage que enjaulaban algunos vestidos y los elementos de pelo y cristal de colores que recubrían otros, siempre cortos y con medias casi opacas de color chillón.



http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/