https://www.navicu.com/

Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Tiene seis años de edad y pertenece a la agrupación de danzas folclóricas Pioneros del Llano

El niño joropero Sebastián Hernández: Bailo casi desde que nací

El niño joropero Sebastián Hernández: Bailo casi desde que nací
A los tres años de edad, Sebastián se subió por primera vez a un escenario y ahora su abuela lo motiva y acompaña en el baile de las danzas nacionalistas - Fotos: Miguel Hurtado / Contrapunto
  •  
  • José Gabriel Díaz
  • Sábado, 14 de Julio de 2018 a las 4:34 p.m.

Vestido con su liqui liqui negro, perfectamente planchado y ajustado a su diminuta estatura, sus minialpargatas parecen tener vida propia cuando el joropo empieza a sonar y él las zapatea con gusto y ritmo criollo

"Ese niño es una pulguita, ¡pero con qué fuerza baila!", se expresa una señora que mira con pasmoso asombro a Sebastián Hernández, el menor de los niños pertenecientes a la agrupación de joropo Pioneros del Llano.

Vestido con un liqui liqui negro, perfectamente almidonado, planchado y ajustado a su diminuta estatura, y portando un sombrero de cuero que apenas deja ver su rostro, sus minialpargatas parecen tener vida propia cuando el joropo empieza a sonar.

Seis años de edad que se crecen con la fuerza de cada movimiento, con las vueltas que da a sus compañeras de baile y la pasión con la que aborda cada paso que ejecuta.

Orgulloso de una sonrisa incompleta, llena de huequitos por los dientes de leche que se cayeron para dar paso a un crecimiento prometedor, se expresa tan feliz de ser un talento hecho en Venezuela y con sabor criollo, que ni en el descanso deja de hacerse notar poseído por una suerte de hormigueo en los pies que, asegura, le acompaña desde el vientre, pues proviene de una familia de fanáticos del joropo.

Aunque apenas pasó a segundo grado, aprendió a bailar antes que a leer pues desde los tres años y medio ya se subía a un escenario.

“Pertenezco al grupo Pioneros del Llano desde hace tres años. Ha sido fácil bailar porque me gustaba mucho. Casi bailo desde que nací”, cuenta este pequeño que encuentra en su abuela el mayor apoyo para avanzar en su sueño de ser un gran bailarín de joropo.

“En la mañana voy al colegio y en la tarde voy a ensayos los lunes, martes y jueves. El resto de los días hago tareas y juego con mis amigos”, dice al tiempo que zapatea tan duro que parece que va a romper el piso. “Me gusta bailar de todo, aunque el joropo es mi favorito”.

Su talento innato ha crecido con el aprendizaje. “Era un sueño llegar allí, pero lo hice. Además, hago buenos amigos y amigas en el grupo. Soy de Caracas".

Sonríe con cada palabra que emite, muchas de las cuales hay que sacárselas con cucharilla pues un niño de esa edad pocas veces se enfrenta a un interrogatorio. Le queda claro que se le entrevistaba a propósito el Día del Niño, que se celebra este domingo 15 de julio, por lo que responde con seriedad y respeto. De hecho comienza la entrevista diciendo "Buenas tardes".

Entre otras anécdotas se le escapa que no vive con su mamá. "Ella está en otro estado, aquí me quedo con mi abuela a quien le gusta bailar joropo desde hace mucho tiempo. Bailo desde chiquito con ella, pero fue el profesor quien me enseñó", dice dando a entender que ya está grande.

Le preguntamos qué puedes decirles a los niños que sueñan con realizar actividades en disciplinas artísticas, y sin ánimo de sonar experto, casi susurra: "ser disciplinado. Es fácil bailar y sacar buenas notas en la escuela. Cuando salgo de allí me cambio, me pongo mis alpargatas y me voy a la clase de joropo".

Aunque no los practica con la misma regularidad y dedicación del baile, asoma que le gustan todos los deportes. "Pero mis favoritos son el ciclismo y el básquet".

Y para cerrar desea un feliz día a todos las niñas y niños de Venezuela.


Lea también:

La directora María José Delgado: Si guardas tus deseos en el corazón, un día se cumplirán

La cantante Mariana Gómez: Me veo popular, grabando discos y viajando

El niño actor Santiago Ascensao: Me siento libre en el escenario

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/