http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Martes, 12 de Diciembre de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Gol a favor, gol en contra

Rebulicio y repechajes, las multitudes arden en nacionalismos

Rebulicio y repechajes, las multitudes arden en nacionalismos
- Foto: AFP

A la televisión internacional se le pasó la mano. Los últimos días de la semana pasada y hasta el miércoles de la que ahora corre, inundaron la pantalla con fútbol y más fútbol. Y todo por la clasificación para el Mundial de Rusia 2018

No encontrábamos para dónde mirar. Un canal nos ofrecía la batalla entre los rubios de Suecia y los variopintos de Italia, y otro los muy serios daneses contra los inquietos boys llegados desde Irlanda. Un salto en el control remoto (uno de los grandes inventos del siglo XX y de los que están por venir), y ya estábamos en África, donde las negritudes de Senegal y Suráfrica se batían a hierro candente en procura de pisar Moscú. Más allá, Marruecos llegaba a Costa de Marfil para rozar el cielo mundialista, y Túnez dejaba su piel cobriza ante los empecinados libios.

Cruzamos el océano Pacífico, miles de kilómetros de azul y blanco hasta llegar a Wellington para ver a los peruanos amenazando la defensa de hormigón de Nueva Zelanda, y días después vuelta a Lima para vivir otro capítulo ardiente. Entonces, Europa de nuevo para que Suiza chocara de frente y de perfil con Irlanda del Norte, y Croacia, cómo juegan de bien los carajitos de Luka Modric, soltando al viento sus esencias para tratar de apagar el entusiasmo de los griegos. Y finalmente, desde San Pedro Sula y Sydney llegaban noticias de enfrentamientos entre Honduras y Australia para completar este rebulicio, las vueltas de un carrusel que no se detiene nunca, partidos decisivos de grupos y repechajes, también aliñado por la diáspora de los incontables juegos amistosos disputados en todos los confines de la Tierra.

Así pues, que las jornadas futboleras de viernes a domingo y de lunes a miércoles, dejaron en las bocas del mundo la universalidad del fútbol, su sentido de ser, su sabor inconfundible, su lugar en el escenario del entramado social, y también la exaltación de los sentimientos nacionales. Nada importaba más en los países en disputa que sus selecciones de fútbol, nada más en esta vida, por Dios. ¿No vio usted los jolgorios después de cada clasificación? ¿No se entusiasmó con los abrazos efusivos y hermanados de los vencedores? ¡Y aquel fervor de las muchedumbres cantando los himnos nacionales de cada nación?¿Y no se contagió su alma con la tristeza infinita de los derrotados? Suecia, Dinamarca, Senegal, Marruecos, Túnez, Perú, Suiza, Croacia y Australia vencieron. El cuadro ya está completo, se apagan las nubes de ilusiones para dar paso a otras treinta y dos. Ir al Mundial es ganar el Mundial.

Mientras todo esto pasaba en la puesta en escena del teatro planetario, abajo, en las raíces, selecciones pequeñas y tal vez atormentadas por no haber podido cumplir sus sueños, quedaron otras muy encumbradas y habitués de los mundiales que tendrán que esperar por una nueva oportunidad: Italia (cuánto llanto, cuánto dolor, pobre Gianluigi Buffon), Chile, Holanda, Estados Unidos, Camerún. Y por ahí, por los entresijos de la obra, con La fe puesta en la nueva espera de cuatro años hasta Catar 2022, la Vinotinto se despereza y alista a sus hombres con el porvenir por delante. Enfrentó a la mundialista selección de Irán, con caída por 1 a 0 en un amistoso, pero eso ha sido lo de menos: la rueda ha dado la primera vuelta. Nos vemos por ahí.

@camisetadiez

Lee también en Gol a favor, gol en contra: José Altuve al bate: lo insólito se ha puesto de moda | La indignación de Ximena | Estados Unidos: el fútbol como curiosidad, como divertimento | El norte es el que ordena… pero el sur también existe |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/