https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Jueves, 18 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Vida

Psicóloga María Elena Garassini: Los venezolanos debemos vivir “un día a la vez”

Psicóloga María Elena Garassini: Los venezolanos debemos vivir “un día a la vez”
- Foto: Rafael Briceño - Contrapunto
  •  
  • Vanessa Davies
  • Domingo, 17 de Junio de 2018 a las 12:02 a.m.

“Ayudar a otro nos hace felices y nos hace más resilientes ante la crisis”, afirma esta reconocida psicóloga venezolana, gurú de la psicología positiva en Venezuela. Más que vivir añorando el pasado, recomienda hacerlo mejor con lo que tenemos ahora

Ella es una gurú de la psicología positiva en Venezuela, y el retrato andante de que todo tiempo presente es mejor que la nostalgia de lo que fue o el anticipo de lo que será. La psicóloga María Elena Garassini, investigadora y profesora, honra las palabras con los hechos, y hace que la resiliencia no sea un concepto de libro sino una práctica cotidiana.

Radicada temporalmente en el exterior, sigue unida a Venezuela por algo más que un cordón umbilical. Garassini participó esta semana en el quinto congreso venezolano de psicología positiva, celebrado en la Universidad Metropolitana (Unimet), su alma máter. En conversación con Contrapunto, la psicóloga indicó que el resiliente nace y se hace.

—Cuando hablamos sobre resiliencia surge una pregunta obvia: ¿por qué unos sí pueden y otros no?

—La resiliencia es una capacidad humana como cualquier otra. La capacidad de recuperarse de la adversidad es igual que la capacidad que tenemos de socializar, o la capacidad que tenemos de hablar en público. Cualquier capacidad humana se mueve, por estadística y estudios, en una combinación entre factores genéticos y las oportunidades que tienes en la vida.

Lea también Giovanna De Michele: Venezuela perdió por completo su margen de maniobra en América Latina


—¿Por ejemplo?

—Si soy una persona que desde niña me caigo y me levanto más fácil, le sonrío más a la gente, tengo una familia nutritiva que se relaciona con todo el mundo, voy a ser más resiliente que si desde niño soy más tímido y más reservado. Lo que te quiero decir es que todas las capacidades humanas son una combinación de aspectos genéticos más oportunidades que te da la vida. Tú siempre puedes ser tu mejor versión y puedes mejorar, pero siempre tienes una base que tiene que ver con tu genética y tu personalidad. La resiliencia es como cualquier fenómeno humano. Lo bueno es que todos podemos ser mejores.

—En una situación como la del país, ¿qué sería ser mejor?

—Para eso damos clases de psicología positiva. Lo que quiero es que cada quien sea mejor desde sus fortalezas, no con un estándar del deber ser. El estándar del “mejor ser” va en contra de la resiliencia, porque no acepta las diferencias.

—¿La base sería que cada quien, a partir de sus habilidades, vea cómo puede sobreponerse?

—No es sobreponerse. Es fortalecerse, que es diferente. Cuando te fortaleces, te preguntas: ¿Quién soy yo? ¿Cuáles son mis habilidades? ¿Cómo puedo seguirlas trabajando? ¿Cómo se las ofrezco a otros? Tú eres más resiliente cuando eres mejor persona y eres capaz de contribuir con distintos entornos.

—Parece increíble que usted le diga a una persona que no tiene agua, que se monta en una “perrera” que sea feliz en medio de esta situación. ¿Eso es posible?

—No hay que ser irreal. Lo que quiero es que te fortalezcas y estés lo mejor posible en la medida de tus posibilidades, y sobre todo, ayudando a otros. Yo paso la mayor parte del día ayudando a conseguir cosas para venezolanos que están en el exterior, y eso me hace sentir bien. La mitad de mi tiempo es ayudar a otros, y eso es lo que me hace más feliz. Es así en las comunidades, en todo. ¿Te gusta cuidar niños? Ofrece cuidar niños en tu tiempo libre. ¿Te gusta leer? Arma grupos de lectura. Ayudar a otro nos hace felices y nos hace más resilientes ante la crisis.

—¿Trabajar para ayudar a otras personas es una forma de mejorar nuestra resiliencia?

—Es así. Te conviertes en un tutor de resiliencia.

Lea también R. J. Medina: A la oposición le falta conexión entre la política y la realidad del país


—¿Qué es un tutor de resiliencia?

—Cuando vives una adversidad, la transitas, te recuperas, te transformas y encuentras otro sentido, y ayudas a otros que estén transitando por esa misma adversidad, te conviertes en un tutor de resiliencia para el otro. Son las mujeres con cáncer de mama que ayudan a otras, las personas que han sufrido un accidente.

—¿Cómo se hace el insight?

—Cuando alguien se ha recuperado de una adversidad y empieza a salir, la mejor manera de acompañarlo es decir “¿qué hacemos ahora, qué emprendemos, no quisieras ayudar?”. Cuando está viviendo el peor momento, no; pero cuando está saliendo, es el momento para hacerlo. Además, no todo el mundo está preparado en el mismo momento. Pero hay que abrir siempre espacio para que, quien haya sufrido una adversidad, se convierta en un “ayudador” de otros.

—¿Cómo podemos ser más resilientes en nuestra vida cotidiana, que es bastante difícil?

—En todos tus roles. ¿Cómo puedo ser un padre resiliente? Apoyándome en los otros padres y haciendo más cosas en grupo de las que hacíamos antes. ¿Cómo puedo ser un mejor trabajador? ¿Qué le puedes ofrecer al otro, y qué puedes pedir? Porque es pedir, y dar. Una persona resiliente sabe pedir, porque siempre está dando. No tiene miedo ni pena de pedir, porque siempre está dando.

—¿Y en la pareja?

—Importantísimo. Es ver cómo los reinventamos juntos. ¿Estamos mal porque ya no podemos salir a comer? Bueno, veamos quién sabe cocinar, qué cosas se consiguen. Es inventar nuevas formas de salir sin estar siempre añorando lo que no se tuvo.

—¿Qué pasa si nos quedamos en la añoranza?

—Te quedas con un estándar de funcionamiento que, además, no te promueve la creatividad. La creatividad hay que promoverla desde los niños. Hay que pensar siempre cómo lo hacemos distinto. Buscamos la manera. No es recordar que antes era mejor: vamos a hacerlo mejor con lo que tenemos ahora.

—¿Y cómo pensar en el futuro?

—Tiene que haber mucho respeto por las diferencias individuales. El que cree que todavía tiene que aportar aquí, bien; si crees que puedes aportar más desde afuera, si crees que es complemento de un momento aquí y otro allá, también. Esta no es la situación ideal, pero estamos tratando de vivir lo mejor posible. Además, estamos claros en que esto no va a ser eterno. Este es un momento transicional, e iremos tomando decisiones cada seis meses, cada año. Cada decisión implicará una reubicación, una transformación, cómo estamos mejor. Eso implica hablar de tu proyecto de vida. A los venezolanos nos gusta pasarlo bien y nos cuesta hablar de nuestros proyectos de vida y profundizar.

—¿Eso ha hecho crisis en este momento?

—Eso ha hecho crisis, pero nos ha llevado a hablar, a pensar juntos cómo vamos a hacer para seguir lidiando con esto que antes ni hablábamos. Este es el momento de aprender, de estar en grupo. Es un momento de reflexión, de hablar de las cosas.

—¿El proyecto de vida se puede elaborar a cualquier edad?

—Se puede construir, se puede revisar y se puede repotenciar.

—¿Es algo como alcohólicos anónimos: un día a la vez?

—Un día a la vez.

Lea también Cristóbal Guerra se pone la camiseta 10 y nos da sus pronósticos para Rusia 2018


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/