https://www.somosbelcorp.com/

Domingo, 22 de Julio de 2018

Contrapunto.com

Entretenimiento

El presidente del "Miss Earth Venezuela" niega que quiera ser el sustituto de Osmel Sousa

Prince: Discriminado te sientes todos los días cuando la gente te mira por ser gay

Prince: Discriminado te sientes todos los días cuando la gente te mira por ser gay
De punta en blanco, no hay cabello que se salga de su sitio, su barba está perfectamente delineada, sus uñas son impecables y su look fríamente calculado - Fotos: Miguel Hurtado - Contrapunto
  •  
  • José Gabriel Díaz
  • Sábado, 30 de Junio de 2018 a las 10:24 p.m.

Admira las estrategias de Donald Trump pero no su política. No cree en chavistas ni opositores y critica a los artistas que dicen preocuparse por el país pero no hacen nada. Junto a su esposo quiere tener dos hijos propios y adoptar uno

El hombre que construyó sobre sus tacones un nuevo imperio de la belleza se revela. Estratégico, conversador, educado y expresivo, Prince Julio César le abre a Contrapunto las puertas de su oficina, ubicada en la sede de Globovisión, dispuesto a enfrentar cualquier interrogante: "Puedes preguntar lo que quieras", dice acompañando la frase con una amplia sonrisa que hace que sus ojos brillen intensamente.

Como un libro abierto, y durante hora y media, ríe, se sorprende y se exalta hasta quedarse pensativo por momentos, como si cada palabra que sale de su boca fuera estudiada con recelo antes de ser dicha. Pero con absoluta naturalidad saca a la luz detalles personales de su vida privada, confesando lo que parecería inconfesable.

Es osado, atrevido, pero también muy humano, risueño, carismático y a ratos divertido. Su carácter familiar se cuela en el discurso pues, apegado a los suyos, habla del presente recordando sucesos importantes de su pasado. De punta en blanco, como siempre, no hay cabello que se salga de su sitio, su barba está perfectamente delineada, sus uñas son impecables y su look fríamente calculado. No lleva tacones esta vez pero sí una cartera negra que luce en uno de sus muebles.

Sin reparos, habla con franqueza, cosa que se agradece, pues tira al cesto de la basura una máscara cultivada con saña que lo vela en las redes sociales. Él tiene algo de culpa, pero sus "haters" o detractores han hecho el resto. Desde la emotividad, este Prince luce diferente, alcanzable, centrado y atrevido. Ese que no tiene miedo y sabe jugar con las emociones. Él es el presidente del "Miss Earth Venezuela", certamen cuyo reality show se estrena este domingo 1 de julio a las 8 pm por Globovisión.

Prince Julio César: un hombre que no sueña con parecerse a Osmel Sousa, ni siquiera con sustituirlo

—¿Cuál considera que es el aporte del "Miss Earth Venezuela" a Prince Julio César y a Venezuela?

—Pienso que para Prince Julio César es solamente una satisfacción personal, un punto más en tu currículo. Es desarrollar lo que sabes hacer y has aprendido en el transcurso de los años. Es trabajar en equipo con una organización bajo una gerencia de un canal. A Venezuela le traemos un espectáculo de excelente calidad, de esa buena televisión que no se ha hecho durante muchos años. Además de fuentes de trabajo, porque es un programa de concursos macro donde generamos aparte de contenidos muchas fuentes de empleo, alrededor de más 200 o 300 personas para que esto pueda salir a la luz, para que pueda ser una realidad. ¿Qué más le traes a Venezuela? Le traes la ilusión, respeto, buena televisión, fuentes de empleo.

—Estamos en una etapa muy difícil social y económicamente. ¿Siente que esta crisis afecta al concurso y a ustedes? ¿Se han blindado a partir de estrategias para salir airosos de esta situación? ¿Llegó a pensar, en algún momento, que el concurso no se iba a hacer?

—Decirte que la situación país no afecta nuestra plataforma es algo absurdo porque es una realidad que vivimos todos los venezolanos. Pero prevalecen más las ganas de lo que queremos hacer que las condiciones idóneas que existen para que se haga. Sí hemos creado estrategias para que esto pueda darse. Sí hemos buscado aliados comerciales importantes que puedan soportar el músculo financiero de lo que significa el "Miss Earth Venezuela", para que podamos llevar a la pantalla televisiva un espectáculo bonito. Es súper importante amarlo para lograrlo. El espectáculo está garantizado y lo vamos a sacar al aire con una calidad bonita y respetable. Vamos a empoderar la marca que más nos importa en este momento que es la mujer venezolana. Todo lo que gire alrededor de ella tiene que ser de calidad porque esa es la mujer de mi país: una mujer que se respeta, que tiene valores y principios.

—Entonces, ¿nunca dudó que el concurso se iba a llevar adelante?

—Personalmente te puedo decir que claro que lo pensé, lo hablé muchas veces con Alyz Henrich (con quien comparte la presidencia del concurso): "Mira, amor, creo que este año no vamos” y no porque el canal no quiera, porque nosotros tenemos un contrato con Globovisión hasta el 2020 para la producción y transmisión en vivo del certamen. Después no sé qué pueda pasar, a lo mejor me voy a otro canal o me quedo en esta casa porque le tengo mucho cariño y respeto. Aparte de la relación comercial, existe una relación de amistad a la cual le soy fiel, porque esta fue la gente que nos abrió las puertas.

—¿Qué aprendizaje queda de la primera edición para mejorar en la segunda edición? ¿Con qué no nos vamos a encontrar esta vez?

—¿Con qué no nos vamos a encontrar esta vez? No lo sé, porque un espectáculo en vivo siempre genera sorpresas. La gente siempre me dice que el año pasado hubo varios detalles. No los di por hecho. La gente que trabaja en televisión sabe que los accidentes ocurren. En otros concursos de belleza hasta la parte de abajo de los trajes de baño se ha caído, ocurrió en el "Miss Mundo" con Tatiana Capote hace unos años. ¿Qué ocurriera con el "Miss Earth"?, era algo que tenía que pasar y pasó. Ahora la gente se tiene que preguntar algo, porque nunca doy pie sin puntada. Ustedes no saben, y los voy a poner a pensar: ¿Y si eso para nosotros fue una estrategia? ¿O no?, porque, repito, existen los accidentes en el mundo de la televisión y mucho más si es en vivo. A lo mejor el director de cámara debió ponchar algo diferente, puede ser, pero a lo mejor estaba programado para que fuese así. ¿Por qué?, porque la viralidad tiene que existir.

Vuelvo y te digo, si el Premio Óscar de la Academia se equivoca dando el resultado de la mejor película, te pregunto: ¿Crees que en realidad eso fue así? La Academia durante tantos años de manera impecable ha producido y ha llevado al público mundial una programación tan perfecta que raya en lo correcto y aquella noche, ¿se equivocó con la mejor película? Pero, qué casualidad que ese mismo año se equivocaron con la elección de una reina de belleza en el mundo de manera universal. Entonces, ¿por qué no podía equivocarme?

—Sin embargo, ¿piensa usted que pudo ser un poco fuerte para la chica, quien terminó siendo utilizada?

—Y qué saben ustedes si nosotros nos pusimos de acuerdo con esa candidata para hacerlo, porque a lo mejor le interesaba. Son solo cosas que digo porque me gusta jugar con la información, mas no te estoy afirmado que sea así, porque no lo es, fue un accidente que ocurrió,. Hoy en día, cuando la gente me pregunta: ¿Por qué tú asumes inmediatamente que ese fue el gran error? Porque se viralizó, porque yo reviso las redes sociales y digo: ¡Guao!, cómo esto tomó importancia frente al público venezolano y fue trending topic durante 17 o 18 horas. Si me preguntas, te puedo decir que le doy gracias a Dios por ese seno al aire en la primera edición televisada del certamen, porque viralizó el concurso esa noche.

Por ahí leí que Prince Julio César había cambiado la televisión nacional porque llegó en tacones a una alfombra roja en señal abierta con su novio agarrado de mano. Este año no va a ser la excepción, también va a ser así, porque a mí me parece que uno tiene que educar a este país para las diferencias que existen, y que el hecho de que seas diferente no te hace ser peor persona que otra, solo te hace ser diferente.

Recuerdo que vi una película hace muchísimos años que se llamaba Los hombres de negro, y hay una escena que me impactó al final de la película, donde ellos creen que dominan el mundo y que mataron a toda esa cantidad de monstruos pero cuando se cierra la toma, ellos están en un escalón de ese gran edificio que es el mundo, donde todos eran diferentes y eso no quiere decir que eres especial. La plataforma de "Miss Earth Venezuela" es para educar a la gente y acabar con cánones de belleza. En Venezuela hay niñas que miden 1,65 y son fabulosas y fastuosas, y tienen un talento tan fotogénico como telegénico para aportar a la pantalla. ¿Y voy a desperdiciar esto solamente porque mide 1,65? Aquí se trata de incluir no de excluir.

—Más adelante vamos a hablar de tacones y diversidad pero, quiero preguntarle si siente que con el nacimiento de "El Concurso by Osmel" y el "Miss Venezuela" de alguna manera se tambalea el "Miss Earth Venezuela", o sea, ¿no es demasiado concurso para la televisión?

—Me parece maravilloso, de eso se trata, de que existan diferentes plataformas donde las mujeres venezolanas puedan exhibir su talento. Cuando leí o me comentaron que, posiblemente, una nueva organización de belleza iba a entrar a Globovisión, la gente pensaría que iba a emprender una campaña para que aquí no entrara más nadie, porque los reyes imbatibles somos nosotros. Déjame decirte que no es ni fue así. "En Globovisión cabemos todos", dijeron los altos ejecutivos de la planta. Pero que esa organización no quiso aceptar, es otra cosa. No tengo la culpa de eso. Lo que te puedo decir es que estoy muy contento con que existan plataformas de belleza en el mundo del espectáculo y si existe una en cada canal, maravilloso.

Jamás he sido amigo de las hegemonías. No me gusta que todo el poder resida en una sola cosa sino que se distribuya, porque te va a dar diferentes matices donde cada público pueda identificarse y pueda decir a mí me gusta este o aquel, o los tres, de eso se trata. Ahora, creo, y sabes que no doy puntada sin dedal, que en este momento estamos hablando de los dos concursos más importantes del país, uno es "Miss Earth Venezuela" y el otro está en otro canal. No creo que haya otro.

—¿Hasta qué fecha tiene la franquicia de "Miss Earth"?

—Nosotros compramos y digo nosotros porque la que lideró esto fue Alyz, recordemos que ella fue "Miss Venezuela Tierra". En la organización Carrousel Produtions, ella es una reina recordada y muy respetada, goza de un plus, y me ha llamado mucho la atención, cuando hemos compartido en Filipinas, el trato que le dan los productores nacionales, siempre enmarcado en el respeto, con Alyz tienen un detalle, una cercanía muy bonita. De hecho, el año pasado nos dieron una cena de directores nacionales como se acostumbra y después los dueños, por ella y no por mí, nos invitaron a su casa en un acercamiento muy personal. Nosotros firmamos con ellos hasta el año 2020 con la primera opción, si ellos deciden negociar después de esa fecha.

—¿Cómo se sintieron con la participación de Ninoska Vásquez?

—Me sentí muy feliz con su participación y Alyz también, claro, vas a decir que eso es lo que tengo que decir, pero no tengo filtro, digo lo que es, y me sentí muy feliz porque fue buena candidata, fue a participar. Quisiera que la candidata que vaya este año tuviera el mismo espíritu competitivo que tiene esa mujer. Esas niñas tienen actividades muy largas, el concurso duró un mes, y en ese tiempo debía levantarse todos los días a las 5 de la mañana para bajar a desayunar a las 7 como ustedes la vieron en las redes sociales, impecable, porque allí se estudió todo. Ella se llevó sus artículos de maquillaje, sus outfits, sus accesorios, logramos ese producto que ustedes vieron. Al final quedó en el top 8, creo que fue un problema de respuesta, de empatía con el jurado internacional. No pienso que tuviese que ver con Ninoska en particular sino con Venezuela.

Ser Venezuela en el extranjero, no es fácil. Y no es solo con la candidata, es hasta con nosotros los directores nacionales; todas las organizaciones del mundo se voltean cuando dicen Venezuela y esto es un legado que se le debe a todas las personas que han pasado por organizaciones de belleza. Parte de esa historia se debe a Alyz Henrich, que fue "Miss Venezuela Tierra", a Alexandra Braun, que fue "Miss Tierra" y a todas las mujeres que han llevado en alto el nombre de Venezuela en el extranjero, no solamente bajo una organización sino en todas las que se conforman en este país.

A mí me llama poderosamente la atención que la miss venezolana tiene una doble tarea: luchar con todos los adversarios que consigues cuando llegas fuera, más luchar con la misma gente de tu país, que en vez de apoyar y salir en defensa de ti, se convierte en adversaria y esto no solo lo digo yo, esto lo dicen todos los directores nacionales de este país, incluyendo los del otro canal y los del nuevo concurso.

Algunas veces me digo, "no entiendo a Venezuela", en vez de apoyarnos cuando salimos, podemos matarnos en casa, los trapos sucios se lavan en casa, pero afuera deberíamos tener una sola voz y defendernos como país. Y no pasa así, lees cualquier cantidad de cosas que tú dices ¡Guao! Definitivamente esta gente no aprende, cosa que no se ve entre los filipinos, por ejemplo, a los que seguramente cuando no les gusta una candidata lo pelean entre ellos pero, cuando la mujer sale y lleva ese nombre de Filipinas, es la mejor del mundo, aunque no lo sea.

—Quiero saber, ¿siente que sin los tacones habría llegado al lugar donde estas hoy?, y además, ¿quiero saber si cree que ha cambiado y se ha vuelto más conservador?

—No, siento que más allá de los tacones es cuestión de personalidad, yo soy así, con tacones o sin ellos soy Prince Julio César y así me conoce la gente. ¿Qué los tacones ayudaron a que eso fuera más viral? Sí, estrategia. Creo que Michael Jackson era Michael Jackson por el talento que tenía pero, ¿tú puedes decir que Michael Jackson no era Michael Jackson si no tenía los guantes, los calcetines y el sombrerito? Es relativo. Karl Lagerfeld sin los lentes y el cuello alto sigue siendo Karl Lagerfeld. Pues, Prince Julio César sin tacones o con tacones sigue siendo Prince Julio César, es simplemente su talento lo que lo lleva a destacar. Y la gente dirá: ¿qué talento?, pero por algo estoy aquí. A mí me parece que en este campo y en un canal tan serio como este no van a asociarse con gente loca. Los ejecutivos, la gente importante y exitosa no es estúpida, no les falta cerebro, tienen neuronas, por algo han llegado donde están. Si haces una alianza con alguien es porque ves talento y seriedad, la gente te da el reconocimiento con los actos que haces.

Pienso que a Prince lo que lo llevó allí fue su talento y me extraigo porque me gusta analizarlo desde una óptica bien clara. A veces me corrijo, detesto verme en televisión, me gusta salir allí pero no me gusta verlo. No veo mis programas, los ve mi familia, los ve mi esposo, pero a mí no me gusta verme. Y con respecto a lo de ¿más plain? No creo. Pienso que para todo momento hay una ocasión o una ocasión para todo momento. Es cuestión de saber en qué momento tengo que sacar las armas. La gente me dice ¿eres calculador? Sí, no hago algo si no lo pienso, y así llevo mi vida.

Cuando yo estudiaba leyes fui un excelente estudiante, y no lo digo por presumir, hay profesores de la Universidad de Carabobo que pueden dar fe de eso. Pero yo luchaba porque eso fuera así, me gustaba que mis cuadernos fueran impecables, que mis grabaciones fueran perfectas, y así llevo mi vida.

Sé en qué momento tengo que sacar los tacones, yo sé en qué momento utilizar ese show mediático. Porque de eso se trata la vida, de estrategias. Por ejemplo, yo soy un amante de Barack Obama, me parece que es un caballero en toda la extensión de la palabra, pero me encanta la estrategia de Donald Trump, la respeto, porque cómo es posible que este señor con un discurso diciendo lo que dijo de nosotros los latinos, que va a poner un muro, va y gana. No se han puesto a pensar eso, lo que eso trae detrás es cómo maneja la estrategia y se ha convertido en el Presidente del país más importante del mundo, los Estados Unidos de Norteamérica.

—Más importante no sé, más polémico quizá...

-—No, esa es la potencia más importante del mundo. No estoy de acuerdo con Trump ni jamás voy a estarlo porque yo me siento más latino que nadie. Cuando entro a otro país saco mi pasaporte venezolano y casi que me lo plastifico en la cara, no como hace la gente que lo esconde. ¡Perdón! eso es lo más bonito que yo tengo, esa es mi identidad. Nací en este país y eso no lo voy a negar nunca. Pero, lo que me llama la atención es la estrategia de Trump para envolver. Ustedes no se han preguntado cómo hizo ese señor para ganar, a través de qué, pues de escándalos, de ir en contra del discurso normal. ¿Qué logró? Llamar la atención de la gente. Magistral, quien lo asesoró lo hizo muy bien. Te cuento todo esto porque eso es lo que hay y la gente todavía no lo entiende.

—¿Para usted es importante llamar la atención?

—Ya no, ya hoy no, y eso reafirma tu perspectiva o la visión que traes de que me ves un poco más plain. Ya lo logré, ya la marca está sólida.

—¿En algún momento en este tiempo, en esta trayectoria, se ha sentido discriminado y cómo lo ha llevado?

—La discriminación siempre existe y los gays la vivimos a diario. He tenido la oportunidad de enfrentarla y pararme en una pantalla de televisión, y fue en Estados Unidos donde primero hice televisión, antes que en mi país. Y sí soy gay, se lo dije a los ricos, se lo dije a los pobres, se lo dije a todo el mundo. Me paré en tacones en un programa de la famosa rubia Charitín, le puse los tacones sobre el escritorio a (Ismael) Cala. Era mi manera de decir soy gay y los gays también tenemos derechos, y también soy talentoso porque estoy cansado de que la gente te vea, porque eres gay, como si no tuvieras derechos, o no fueras un ejecutivo serio, o como si no pudieras trabajar en el mundo de la televisión, o ser un gran diseñador –que mayormente son gays y lo camuflajean y no lo dicen porque Hollywood los mata, porque la industria es judía–. Eso es otra cosa, pero discriminado te sientes todos los días cuando la gente te mira por ser gay y te rechaza, no importa que no te lo digan, lo sientes. Ahora a través de las redes sociales te dicen palabras ofensivas, te llaman maricón, te dicen gay.

—¿Cómo lo toma, le presta atención?

—No, pero sí les presto atención hasta a los insultos, que obvio, no voy a permitir. No vine a este mundo a hacer feliz a los demás, vine a ser feliz yo. El ser más importante que yo he amado es mi madre, aunque no está físicamente, ese ser me dijo: "hijo yo te amo como tú eres", y me enseñó una gran lección. Mi mamá me dijo: "yo siempre supe que eras gay porque toda madre sabe lo que trae al mundo". Esas palabras me marcaron. Entonces, si mi mamá que es el ser más importante del mundo para mí, me dice que no le importa que sea feliz porque ella es feliz, decidí serlo. ¿Tú crees que me va a importar lo que diga la gente? ¿Que estoy equivocado? No, los equivocados son los otros que me vienen a juzgar y quieren que no viva como yo quiero sino como ellos quieran.

Yo no estoy matando a nadie, ni robando, ni violando niños, no, no, no, que vayan y le caigan a palo a los sacerdotes que violan a los muchachitos y utilizan la palabra de Dios para hacer esas maldades. No, a mí me gustan los hombres de mi edad, no los niños, es más, me dan miedo. A las mujeres las amo, las respeto, pienso que son mi ideal de vida, pero no me gustan para vivir mi vida sexual. Ese es el único punto de las mujeres que no me gusta, por lo demás, son perfectas. Que ataquen a los ladrones que andan robando, a los gays no, somos profesionales que pagamos impuestos, que somos seres proactivos en una sociedad.

Me han dicho que hay una publicación de nuestra boda en la revista Hola, donde expresamos nuestro deseo de tener nuestros propios hijos. Queremos tener dos propios y adoptar uno. Ya hemos averiguado todo en Los Ángeles (Estados Unidos) y ya tenemos amigos que lo hicieron, sus hijas son hermosas, queremos un varón y una hembra, si Dios quiere. Pero, también siempre he querido adoptar un niño para ayudar a esas pobres criaturas que dejan abandonadas y sin asistencia esos padres heterosexuales irresponsables. Dámelo a mí que tengo un esposo, un hogar constituido, una casa, y le voy a poder una buena condición de vida y lo voy a amar como ama un papá.

—Ha surgido una polémica bastante fuerte este año en torno al tema de ex participantes de concursos de belleza que supuestamente han estado vinculadas en temas de trata de blancas, red de prostitución, negocios turbios, ¿cuál es su opinión al respecto?

—Voy a responder. No voy a negarlo, porque la gente dice "tú fuiste uno de los primeros que salió denunciándolo". Eso ocurrió en un momento determinado porque esas muchachas lo han dicho. Cómo uno lo puede aseverar. No creo que esas muchachas sean locas y se paren frente a una cámara de televisión, con toda la responsabilidad que eso conlleva, a decir eso. También hay que tomar en cuenta varios puntos: ¿para qué te prestaste? Hay que ver bajo qué circunstancias eso se dio. Que la gente lo manipula, que dijo cosas que son o no son, eso está en veremos. Algunos comentarios vienen infundados por la maldad de terceros que no tienen nombre o se ponen seudónimos. ¿Por qué si tienes tanta información no le das la cara a la gente? Por miedo, porque no eres ningún justiciero sino un payaso que te paraste ahí a decir cuatro cosas.

Ahora, ¿qué ha pasado? Es un fenómeno que ocurrió en un momento determinado del mundo de la belleza, ¿por qué lo hicieron? Ellos sabrán, los protagonistas. La que se prestó sabrá por qué y la que no, qué bien. Pero esa no puede seguir siendo la página que se lea todos los días en el mundo de la belleza, hay que pasarla, aunque no la vamos a poder borrar porque fue un escándalo muy grande que ha dañado la imagen de uno de los concursos más importantes de este país. Lo que me llama la atención es cómo las personas que trabajaron dentro de esa institución permitieron hacerle tanto daño a la misma, que es, como ocurre con nuestro certamen, parte de nuestro patrimonio artístico. Eso es inadecuado, no debió ser.

—Háblame de la belleza como emprendimiento. ¿Usted cree que estar en este mundo de la belleza le va a dar para vivir bien?

—Pienso que sí, si es bien manejada sí. Si lo haces por los canales correctos. Me estás hablando de números y estilos de vida. Tiene que ver con la pregunta anterior porque podemos pensar, en realidad, ¿toda la gente que trabaja en esto vive bien o está bien? No cualquiera lo puede decir porque todo el mundo cree que puede armar concursos de belleza y no es así. La industria de la belleza tiene que ir de la mano con el mundo de la televisión.

Quien crea que puede hacer concursos de belleza despegados de la televisión, está equivocado. Si no, no tendríamos el referente de otra organización con 60 años de historia, porque eso se lo dio la televisión. Está en ti, como gerente y como productor, ver cómo lo manejas para que sea productiva tanto para tu organización como para tu reina. Por ejemplo, cómo consigues tu a una "Miss Venezuela" o a una "Miss Venezuela Tierra" sin que tenga un sueldo anual, eso es imposible. Las tres reinas de este concurso tienen un contrato con Globovisión y tienen un sueldo mensual, porque así puedes exigir que cumplan con sus pautas y compromisos.

—¿Sí hacen cosas? ¿Sí han hecho algo?

—Con decirte que nuestra segunda finalista o Mis Tierra Aire, Luisiary Albarrán, es la conductora del reality show y es la nueva ancla del canal y vas a ver el dominio de cámara que tiene. Es estupenda, no nos equivocamos y la van a ver todos los domingos en todo el país. Michelle Barone decidió emprender otras cosas, quiso convertirse en directora regional y le va muy bien. Y Ninoska Vásquez, la gente me dice que está muy ausente, ella tiene un emprendimiento y el primer día después de convertirse en Miss Tierra dijo, en el almuerzo de bienvenida donde se les da una inducción y los contratos, que estaba cansada de ser la novia de fulano y que ella iba a hacer una carrera y venía aquí en busca de su sueño. Nosotros somos una fábrica de sueños conscientes y reales. Ninoska ha estado ausente por sus tres operaciones de rodilla, pero está pendiente de todo y no la han visto porque carga una muleta. Sin embargo, está haciendo todo para cumplir sus compromisos. Tiene una agenda programada y dice que la va a cumplir aunque sea en silla de ruedas, hay que entenderla.

—¿Cuánto cuesta este concurso?

—Creo que viniste al departamento equivocado y no te puedo dar esa respuesta. Más que dinero, cuesta talento, dedicación, esfuerzo, tiempo, cariño, afecto y unos cuantos ceros.

—¿En la intimidad cómo es Prince?

—Prince es un dormilón, le encanta dormir, se levanta tarde, nunca se levanta a las 7 de la mañana. Mi mamá me decía estudia bastante y has bastante plata para que no te tengas que levantar a las 6 de la mañana. Seguí ese consejo en serio y estudié bastante, yo soy abogado. Esto de no poder levantarme temprano es algo que comparto con Alyz. Si nos dejan, podemos dormir hasta las 10, 11 de la mañana. Soy un hombre que la gente dirá es un atorrante, un echón. Y mentira, no soy eso, aunque no me la estoy dando de bueno, el corderito. ¡Por favor!

Soy un tipo sano que en mi casa ando en shorts y franela, descalzo en la alfombra y lo disfruto como no tienes idea. Los domingos no me cepillo los dientes, puedo dormir todo el día, me levanto, como y me vuelvo a acostar. Soy amiguero total, mis amigos de vida son mis amigos de vida y siempre estoy abierto a la posibilidad de tener más, tengo muchos. Uno de mis amigos de vida es mi hermano, mi esposo, confidente y amigo: Rafael (Ingannamonte). Y hermanos de la vida que me ha regalado Dios: Franklin Salomón, Juan Carlos Pineda, Hugo Espina, Giovanni Scutaro. Con ellos me emborracho, lloro, peleamos, hacemos locuras inimaginables. ¡Ojo! sin hacerle daño a la gente.

Nunca he sido amigo de las drogas. Tengo 36 años de edad y crecí en una época donde eso no tenía auge, y aparte, a mí me dicen Prince porque era el príncipe de mi casa, y con los años entendí que yo era el príncipe porque fui criado por una reina y mi mamá me enseñó lo que era correcto y me decía "has lo que te dé la gana, pero no te vayas a meter esa porquería". Nunca me dio nota, siempre lo mío fue el mundo de la moda, no hubo tacones de mi mamá que no me pusiera. Mi mamá se vestía muy bien y me divertía usando sus cosas y bailando, jugué carritos, "He-Man", tuve una infancia muy bonita. ¿Qué más te puedo decir? Me encanta viajar.

—¿Y tiene mascota?

—Tuve una a quien amé durante 15 años, se llamaba Ramsés, un hermoso dálmata que se fue de viejo. Después de él no quise tener más porque pasé llorando como un mes, todavía me hablas de mi perro y se me quiebra la voz. Lo adoraba, era mi príncipe, tenía las patas rosadas, le hacía la cama y le cambiaba las sábanas, viajaba con él. Hubo una época en la que tenía un novio en Santiago de Chile y viajaba 8 horas todas las semanas y me lo tenía que llevar porque era mi mascota, no se lo podía dejar a mi mamá. ¿Qué más te puedo decir?, retomando la pregunta anterior, soy amante de la familia y del respeto a la gente. ¿Cuándo les falto el respeto? Cuando me das el derecho para hacerlo, allí no me respeto ni yo mismo. Tengo un lema: "cuando tú hablas mal de mí, me diste el derecho de hablar mal de ti".

—¿Qué te hace seguir apostando por Venezuela?

—Los venezolanos tenemos una responsabilidad con este país. Ver todos los días lo que pasa en la calle, me da tristeza. A veces hago cosas que la gente no sabe, porque no me gusta que la gente lo sepa. Me gusta ayudar a esos niños que se están muriendo de cáncer, esa gente en los hospitales que no tienen nada. En la medida de mis posibilidades, trato de hacerlo. Tiene que haber una forma de ayudar para que este país salga adelante. Ya estoy harto del cuentico de que si la oposición o el chavismo. Eso no me interesa porque yo no soy político, soy artista, y los artistas tenemos un compromiso que va más allá de poner una fotito y decir: ¡Estoy contigo Venezuela! Venga a este país y haga algo, compre pañales, como hace mi amiga Patricia Zabala que la ves por ahí con Shanon De Lima buscando leche y fórmulas, alimento y mandándolo. Eso es. No es criticar por criticar, critica si quieres, pero has algo.

—¿Hay quien dice que se quiere parecer a Osmel Sousa?

—No me quiero parecer a Osmel Sousa, no, él representa una época y eso se le respeta al igual que sus errores. No me quiero parecer a él, soy otra época, somos distintos. La gente me ama y me odia, está bien, pero, no es ir diciendo lo que no es, lo que dije o no, que vine a competir con otro, no es verdad. Sí dije que la historia de los concursos de belleza en Venezuela se divide en dos, porque es así, uno se llama como se llama y el otro es "Mis Earth Venezuela", y está en Globovisión.

Volviendo a tu pregunta del principio, por eso existe "Mis Earth Venezuela" porque queremos compromiso, siempre lo digo pero la gente escucha lo que quiere escuchar y ve lo que quiere ver.

"Miss Earth Venezuela" el año pasado entregó 26 becas a 26 estudiantes venezolanos. 26 niños brillantes que pueden continuar su carrera en un país donde la situación está difícil, y eso no lo ven. Esa es una experiencia maravillosa que agradezco. ¿Me voy a convertir en un filántropo? Sí e incorporaré ese término a mi vida. Voy a convocar a la gente que conozco y agrupar a los poderosos y voy a tratar de sacar recursos para el que los necesita.

Este año "Miss Earth Venezuela" acaba de hacer una alianza con FUNDAMAMA, la fundación que ayuda a la mujer con cáncer de seno. Estoy impresionado de las cifras que hay en este país de mujeres con cáncer de seno. Mi mamá sufrió de cáncer, mi compromiso va más allá. La plataforma la vamos a utilizar este año en eso. Ninoska Vásquez hizo un donativo de 25 sillas de ruedas para pacientes de Venezuela por iniciativa propia y no hizo alarde de eso. Esas son las misses que necesita Venezuela. Voy a apostar y reapostar a Venezuela. Por allí hay una frase que le tomé a Rocío Higuera: "Venezuela te vamos a reconstruir y reconstruir las veces que sea necesario", y eso es lo que hay que hacer, porque esa es la única forma que tienes de devolverle a la vida todo lo que te ha dado. No hay otra.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/