https://www.navicu.com/

Domingo, 25 de Febrero de 2018

Contrapunto.com

Vida

Esta figura permite proteger una mascota que a lo mejor no podemos tener en casa

Perros y gatos comunitarios necesitan agua, comida, refugio y mucho, mucho amor

Perros y gatos comunitarios necesitan agua, comida, refugio y mucho, mucho amor
El perro Bandido, paciente de Aproa - Fotos: Miguel Hurtado
  •  
  • Vanessa Davies
  • Jueves, 18 de Enero de 2018 a las 11:05 a.m.

Las perras y gatas deben ser esterilizadas para evitar la proliferación de animales que pasan trabajo en la calle

Cuando se trata de perros y gatos el corazón perruno y gatuno de Cristina Camilloni, presidenta de la Asociación Pro Defensa de los Animales (Aproa), habla con más fuerza. Camilloni, lejos de desanimarse por las dificultades de la economía venezolana y sus consecuencias en personas y mascotas, reconoce el esfuerzo de quienes siguen adoptando animales para tenerlos en sus casas o como animales comunitarios.

"Los venezolanos queremos a los animales", sostuvo, en entrevista con Contrapunto. Prueba de ello es que "tenemos cantidad de casos de personas que vienen, todo el tiempo, para traer el animal comunitario, y aquí, al animal que viene de la calle, le hacemos su atención gratuita".

Aproa predica con el ejemplo: en su sede en Los Chaguaramos hay cinco perros comunitarios.

Las mascotas comunitarias necesitan, fundamentalmente, comida y agua, recuerda la activista. Para los perros es importante disponer de un techo donde dormir y estar protegidos. Los gatos, explica Camilloni, tienen más herramientas para defenderse, pero si igual se les puede garantizar un lugar para descansar, sin duda que será bien recibido.

El costo de la perrarina y la gatarina ha vuelto estos alimentos inasequibles para la gran mayoría de la población. Por eso, la presidenta de Aproa propone que al animal comunitario se les pongan las sobras de la casa e insiste en que siempre hay soluciones, como pedir restos de carne en una carnicería. Un envase con agua, que el gato o el perro puedan alcanzar, es muy necesario.

Para evitar que los animales sufran en la calle es perentorio esterilizar a las perras y las gatas, a fin de evitar la reproducción descontrolada. Las gatas tienen celo cada tres meses, y las perras cada seis meses, puntualiza Camilloni.

Una mascota comunitaria puede ser desparasitada cada seis meses. Si tiene una herida, una fractura o cambia su comportamiento es prudente llevarla a un veterinario. En Aproa atienden a los animales comunitarios sin costo alguno.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/