http://contrapunto.com/noticia/invedin-vuelve-con-su-tradicional-bazar-bodegon-2017-para-las-madres-130233/

Lunes, 24 de Abril de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Lo hecho por lo dicho

Pasó un año sin cambio, viene otro año sin cambio

Pasó un año sin cambio, viene otro año sin cambio
Foto: http://www.asambleanacional.gob.ve/ -

La AN naciente nos brinda los mismos afanes de la AN saliente: la conflagración y el caos como únicos e inteligentes patrimonios para el cambio

Es una guerra por el símbolo más potente. En este caso, el hombre (ceñudo como siempre) está allá arriba, con una mano levantada, susurrándose la juramentación que tanto ansiaba y que al fin le acontece. Está solo, en completa soledad olímpica, autoleyéndose el convencimiento de su victoria. Eleva su tono de voz en procura de la conquista definitiva de lo que anunciará como proyecto autoanulado.

Hace un año, en la juramentación de Ramos Allup como presidente de ese mismo lugar, el espectáculo fue radicalmente opuesto. En el presidio abundaban los acompañantes de todo tipo, una eufórica trama de sujetos inundaban los diferentes sectores del espacio. Los diputados opositores levantaban los brazos en un gesto de exaltación ilimitada. Solo faltó el "te queremos, Henry", a lo Carmona. Todo era símbolo en ese momento. Todo es símbolo también ahora.

Hace exactamente un año y pocos días, dediqué varias de mis columnas a la bruma expectante que cubría la política venezolana con la ganancia absoluta de la Asamblea Nacional por la oposición el 6 de diciembre de 2015. Quizá era el acontecimiento más potente en los últimos años porque suponía un supuesto declive del poder chavista y la incuestionable ascensión de las propuestas opositoras dentro del Estado venezolano. Todo lo que allí anticipé (basado en las palabras dichas) ocurrió con fastidiosa pulcritud: http://contrapunto.com/noticia/hablanlosquevotan-p... http://contrapunto.com/noticia/esperando-el-cambio... http://contrapunto.com/noticia/dicen-lo-que-dicen-...

En ese entonces, y solo apoyado en lo dicho por sus votantes y luego por los propios asambleístas opositores, la idea de que el nuevo parlamento se convirtiera en el suprapoder interestelar, con un cañón dirigido directamente a la médula espinal del Poder Ejecutivo, era el objetivo más destacable. Esa recién nombrada AN se anunciaba y se presentaba con dos hojas de rutas: tumbar a Maduro en seis meses y sacar de la cárcel a cuanto ciudadano hubiera cometido alguna fechoría en el país en nombre de la lucha en la que ellos militaban. Con eso, todo vaticinaba premura, impaciencia, falta de inteligencia y conflictividad en abundancia.

Y así consumió la AN su primer año de cambios. Insistiendo en que ella era la luz, el pan, el vino, la liberación y el bienestar divino. Insistiendo en que solo ella era legítima, debía ser escuchada y obedecida. Insistiendo en que cada ley que aprobaba, reivindicaba el entuerto camino y alumbraba la emancipación del error histórico. Insistiendo en que los demás poderes (Judicial, Ejecutivo, Ciudadano, Electoral) no valían, eran nulos o mezquinos. Eran ellos y solo ellos. Y así nos mantuvieron, en esa insistente y poco imaginativa lucha. Nos anunciaron que eran distintos, que eran mejores. Sin embargo, dieron muy lamentables muestras de su superioridad ética: por ejemplo, acusaban al TSJ de genuflexo ante el Ejecutivo, pero quisieron meter más magistrados (magistrados de ellos) en la Sala Constitucional. Acusaron al CNE de compinche del Ejecutivo, de partidario absoluto del chavismo; no obstante, los aspirantes preseleccionados para sustituir a los rectores con periodos vencidos eran espeluznantes y recalcitrantes antichivistas y profundos militantes de las causas opositoras a ciegas y a brutas (todos, todos). Cada cambio anunciado era lo mismo en ellos (y en profundidad) de lo criticado en los otros. Más de treinta veces dejaron de sesionar durante el año 2016 (a pesar de que poseen la suficiente mayoría para hacerlo) porque su propia gente no asistió a trabajar. Todas las leyes relevantes sancionadas fueron declaradas inconstitucionales por el TSJ.

Leídas con atención (las que leí) no se encuentra en esas leyes (las nuevas y las modificadas) sino rabia, venganza, regreso a la ley anterior, maquillaje legislativo y preponderancia por robustecer y endiosar el dominio de la economía privada y a sus servidores. Hicieron un espectáculo novelero con un juicio a Maduro que no existe en nuestro sistema constitucional. Lilian Tintori se paseó por el mundo entero (¿financiada con qué?) anunciando la buena nueva del retorno a esa época en que éramos felices pero no lo sabíamos. También se aliaron con cuanto poder o institución internacional (la OEA, Mercosur, EU, etc.) que pudiera escupir sobre el gobierno venezolano. Nos anunciaron fechas tras fechas en las que todo acabaría y todo comenzaría. A lo calendario azteca. Nunca condenaron ni nunca se pronunciaron en contra de los especuladores, de los acaparadores, de las sanciones de EE.UU. Para culminar el periplo, la AN misma fue declarada en desacato por no desincorporar a los diputados de Amazonas y es enviada a un rincón de castigo.

Ahora, en este 5 de enero de 20017, Julio Borges (allí en su soledad) nos volvió a dibujar su año y su cambio. Borges comenzó, este año, en el exacto punto donde la AN se quedó el año pasado. Según él, Venezuela es el país más rico del mundo, todos los venezolanos comemos de la basura y Nicolás Maduro abandonó el cargo de presidente. Invita a su investidura al encargado de negocios de los EE.UU en Venezuela; en claro y nítido mensaje de quién es el aliado y para quién se labora.

Sí, así comenzamos. Visto lo visto y oído lo oído, la espera desespera por reiterativa. La oposición, definitivamente, ha abandonado aquellas cualidades que la harían convertirse en una alternativa política posible, sana, inspiradora, orientadora: el trabajar despacio, la reflexión profunda, el examen minucioso de los detalles, la capacidad de pensar nuestra realidad más allá del capital, la paciencia en la construcción de una alternativa desde nuestras realidades. Salgamos a La Vereda del Lago muy tempranito por la mañana. A medida que levantamos los brazos, llenemos de aire nuestros pulmones. Luego, mientras descendemos los brazos, expulsemos el aire. Caminemos. Montemos bicicleta. Brollemos bajo una sombra. Vivamos la poquita tranquilidad que vivimos los últimos días de diciembre y los primeros días de enero. Pronto se va a acabar...

Lee también en Lo hecho por lo dicho: ¿Qué esperar de lo que se espera el 1ro. de septiembre? | ¿Está o no está? | Empresas Polar y un SÍ emperifollao… | Solo es ficción, un sueño, una ilusión |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.e-bolivar.gob.ve/