https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Martes, 23 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Vida

El aumento supera el 100%

Padres lidian con altos costos de matrículas para mantener la educación privada de sus hijos

Padres lidian con altos costos de matrículas para mantener la educación privada de sus hijos
Foto: bancaynegocios.com - Foto: bancaynegocios.com

"Para muchos padres, el sacrificio vale. Están amarrados a un colegio porque no tienen alternativa". Lila Vega, miembro de la Red de Madres, Padres y Representantes.

  •  
  • Lorena Meléndez G.
  • Lunes, 27 de Julio de 2015 a las 8:21 p.m.

Dos asociaciones de padres y representantes consultadas opinan que no hay opciones públicas que garanticen seguridad y calidad en la enseñanza de los niños

La semana pasada, la Superintendencia de Precios Justos anunció que comenzaría un plan de fiscalización de matrículas en los colegios privados del país, a fin de que se garantice que los ajustes económicos hechos sobre estas sean “justos”. El anuncio respondió así a los comentarios que padres, representantes y hasta líderes políticos hicieron sobre el aumento del costo de la inscripción y las mensualidades en varios planteles: muchos de estos acordaron que cobrarán el doble, y hasta más, de lo que percibieron durante el año escolar que acaba de finalizar.

Ante esta realidad, los padres toman decisiones. En algunos hogares se revisa el presupuesto y se estira para que la educación no se descuide. En otros, se opta por cambiar al niño de un colegio a otro que quede al alcance del bolsillo. Sólo unos pocos envían al pequeño a una escuela pública. Dos organizaciones del área aseguran que esta última solución está cada vez más lejos de convertirse en viable.


"El sector oficial (las escuelas públicas) no es una alternativa porque no crece. El sector privado, a pesar de la crisis, sigue creciendo. Los argumentos más importantes de los padres que mantienen a sus hijos en colegios pagos ni siquiera tienen que ver con la calidad de la educación, de si aprende mejor a leer, a escribir o matemática. Están más bien relacionados con un tema de seguridad y recibir clases todos los días. Para muchos padres, el sacrificio vale. Están amarrados a un colegio porque no tienen alternativa", afirma Lila Vega, miembro de la Red de Madres, Padres y Representantes.

En la misma línea, Nancy Hernández, de la Federación Nacional de Sociedades de Padres (Fenasopadres), indica que en casa, pese a las crisis económica, los gastos prefieren recortarse antes de sacar a los niños de su colegio.

"El Gobierno Nacional, a lo largo de 15 años, se ha convertido históricamente en la administración más privatizadora de la educación, porque ha empujado a los padres y representantes a instituciones privadas porque la educación oficial no es alternativa", apunta.

Hernández recuerda que sólo en el año escolar que acaba de finalizar, el Ministerio de Educación ha hecho cuatro anuncios relacionados con la construcción de nuevos planteles públicos de los que no se tienen mayores noticias: el año pasado se prometió la edificación de 400 escuelas y se firmó el convenio Venezuela-China para levantar otras 1.500. Posteriormente, se dijo que antes de que culminaran las clases se harían 100 escuelas nuevas y que otras 20 se remodelarían. Además, durante las vacaciones se construirían otras 300. En ninguno de estos planes se ha informado dónde se ubicará cada institución, ni cuántos maestros se van a necesitar para ponerla a funcionar.

Se supone que el costo de las matrículas debe ser acordado entre los padres y representantes de un colegio y la junta directiva del mismo. Así lo establece la Resolución 114, dictada el año pasado por el Ministerio de Educación, según la cual las mensualidades deben determinarse luego de que los padres revisen y aprueben el presupuesto que tiene el plantel para el próximo año escolar. Pero en este 2015, la inflación ha disparado los precios y eso afecta directamente a lo que se debe pagar para que se mantengan las condiciones físicas de la institución educativa, así como todo su personal.

"Uno tiene que tener claro que la escuela no es una peluquería: si en una te suben los precios, te vas a la de al lado. Eso no se lo podemos hacer a un niño porque estamos hablando de un proyecto de 14 años y eso es un compromiso. Ningún dueño de escuela nos puede decir 'si no te gusta te vas' y por eso es tan importante que madres y padres decidan y establezcan mecanismos de solidaridad con quienes pueden tener dificultades para pagar en un momento dado", recalca Vega.

De acuerdo a la Ley de Precios Justos

La miembro de la Red de Madres, Padres y Representantes indica que no se puede seguir pensando que una escuela funciona como una empresa. La afirmación la hace porque la Superintendencia llevará a cabo la fiscalización apegándose a la Ley de Precios Justos.

Rescata que este año "las escuelas han podido hacer observaciones sobre cómo hacer el presupuesto", y recuerda que en algunos colegios se ve al director como un costo y no como un gasto necesario y una figura distinta a la junta directiva de una empresa. "El director es parte responsable de que salga un egresado al final del año escolar", acota.

Vega asistió el mes pasado a una reunión de las instituciones privadas y las asociaciones de padres con las autoridades del Viceministerio de Comunidades Educativas y Unión con el Pueblo, en la cual se ratificó la vigencia de la Resolución 114. Fue precisamente la duda sobre la vigencia de esta medida la que, según la vocera, hizo que se retrasara el anuncio del costo de las mensualidades del próximo año escolar en buena parte de los planteles privados de Caracas.

"Hoy quedan pocas escuelas que no han decidido (el costo de los pagos) y sólo algunas han decidido atropellar a los padres", agrega la miembro de la Red al referirse a los colegios que informaron unilateralmente cuál sería el precio de la matrícula. En estos casos, recomienda que los padres hagan valer sus derechos y resuelvan, dentro de su propia comunidad, el valor de la misma.

"Los padres no sólo pagamos las escuelas de nuestros hijos, sino que también hacemos mercado. Sabemos cuánto nos cuesta reparar algo que necesitamos en casa y estamos conscientes de la situación económica que vivimos (...) Sabemos que hay problemas de costos para mantener la operación una escuela. Nuestra tarea es trabajar con ese presupuesto, respetando el proyecto que queremos para nuestros hijos, viendo dónde se puede recortar y dónde no", dice.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/