http://www.venamcham.org/

Lunes, 23 de Enero de 2017

Contrapunto.com

Nacional

Se llevaron hasta el último microscopio que quedaba

Once robos en dos meses dejan inoperativo al Instituto de Medicina Tropical de la UCV

Once robos en dos meses dejan inoperativo al Instituto de Medicina Tropical  de la UCV
Destrozaron puertas de seguridad - Ernesto García
  •  
  • Gabriela Rojas
  • Martes, 08 de Marzo de 2016 a las 3:34 p.m.

Médicos advierten grave riesgo de salud porque ladrones manipularon muestras biológicas altamente infecciosas

No lo podían creer. Los trabajadores que llegaron antes de las 6:00 am al Instituto de Medicina Tropical (IMT) de la Universidad Central de Venezuela (UCV) se encontraron de nuevo con las puertas de los laboratorios destrozadas, vidrios rotos, rejas violentadas, cables arrancados y todo tipo de muestras biológicas regadas por el suelo. En dos robos consecutivos ocurridos en menos de 48 horas terminaron de llevarse los últimos equipos, computadores, neveras y material de trabajo que quedaban en los laboratorios del Instituto, lo que deja al personal sin un microscopio, ni siquiera una computadora o impresora para seguir atendiendo a los pacientes que vienen de todo el país a realizarse exámenes en este centro de salud de referencia nacional.

Este es el robo número once que sufre el Instituto de Medicina Tropical en lo que va de año y esta vez se llevaron todo: hasta los virus, porque dentro de los laboratorios se resguarda material biológico altamente contagioso: “estas personas pueden estar en un grave riesgo de salud porque dentro de los laboratorios hay cultivos, hongos patógenos y muestras de enfermedades infecciosas como histoplasmosis (se contagia al inhalar esporas que se liberan en el ambiente), chagas, leishmaniasis, toxoplasmosis y micosis severas con lo que pudieron infectarse y contagiar a su entorno”.

Los médicos, investigadores y trabajadores del IMT llegaron una vez más, frustrados, a exigir soluciones en la sede del Decanato de la Facultad de Medicina: “Nos han robado once veces en lo que va de año y lo más deprimente es que no se ha tomado ninguna acción para evitarlo", explica Astrid Borrego, profesora de parasitología del instituto.

No ha habido reja, cerradura, candado o puerta de seguridad que contenga el problema: todas las semanas de este año los trabajadores han reportado los robos e irregularidades con las que lidian a diario y como no cuentan con vigilantes de noche ni durante los fines de semana, han tenido que resguardar por sus propios medios el poco material que dejan los ladrones.

“Esta vez se llevaron lo poco que quedaba, hasta una nevera dejaron atascada en una ventana porque no la pudieron sacar pero seguramente esta noche vienen a buscarla porque esto raya en lo insólito”, dice Borrego, quien tuvo que suspender las clases por lo menos durante esta semana porque no puede garantizar la integridad de los estudiantes y tampoco hay material para que tomen muestras y hagan sus prácticas.

Los docentes e investigadores tuvieron que suspender las actividades académicas de los 900 estudiantes de pregrado y casi mil estudiantes de posgrado que hacen vida en esta institución.

"He llegado en dos oportunidades antes de las 6:00 am a abrir los consultorios y me encuentro con personas que estaban durmiendo en los baños y una ya tenía hasta una maleta y todo", comenta una de las asistentes administrativas. Denunciaron ante las autoridades universitarias que los ladrones entran y salen de las instalaciones por el área posterior del instituto que da hacia el Jardín Botánico, donde se supone funciona un comando de la Guardia Nacional, y aseguran que debe haber complicidad interna porque para mover esos equipos pesados y de magnitud (neveras y aires acondicionados) requieren uno o varios vehículos.

En los robos anteriores han encontrado piezas de los equipos robados en el cerro que lleva hacia el Jardín Botánico y aunque el problema se repite una y otra vez el personal de seguridad de la UCV se niega a permanecer durante la noche en el edificio porque no cuentan con equipos de protección y consideran que no pueden exponerse al riesgo de ser agredidos por los delincuentes.

Nahir Martínez, jefa de sección de virología, asegura que en los diez robos anteriores pudieron seguir trabajando con el mínimo equipo que tenían e incluso el personal pagó de su propio bolsillo las reparaciones a las puertas y reutilizaron algunos computadores viejos para poder continuar operativos pero con los robos de estos dos últimos días se hace imposible atender a los pacientes porque ni siquiera tienen equipos para recuperar la base de datos, ni aire acondicionado para permanecer en los laboratorios y menos una impresora para entregar los resultados.

“La desmoralización del personal es terrible. Hay pacientes que vienen del interior y viajan durante toda la noche para madrugar aquí porque es el único lugar en el país donde pueden hacerse exámenes específicos y nos da una tristeza enorme decirles que estamos cerrados y que no sabemos cuándo los podemos volver a atender porque ni siquiera tenemos cómo cerrar las puertas esta noche”, dice Martínez.

http://www.gotasdeayuda.com/