http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Lunes, 19 de Febrero de 2018

Contrapunto.com

Economía

La odisea de los venezolanos que esperan en Cúcuta dinero del exterior

No todos los venezolanos que cruzan la frontera emigran: algunos van a recibir remesas

No todos los venezolanos que cruzan la frontera emigran: algunos van a recibir remesas
- Foto: EFE
  •  
  • EFE
  • Domingo, 11 de Febrero de 2018 a las 11:38 a.m.

Las limitaciones monetarias en el país dificultan la recepción de dinero en divisa extranjera, aunque el nuevo Dicom ofrece una vía

En el centro de Cúcuta, el cruce fronterizo más concurrido entre Colombia y Venezuela, opera un mercado de divisas callejero al que acuden a diario centenares de venezolanos para recibir remesas del exterior que les permitan aguantar la crisis en su país.

La interminable fila de gente que espera recibir el dinero atraviesa el Parque Santander, donde las palomas revolotean entre la gente que busca guarecerse del sol de justicia que impera en Cúcuta y que marca los horarios de trabajo y de siesta en la ciudad.

Lea también Medidas de Santos no lograron controlar el deseo de los venezolanos de cruzar la frontera


Frente a la plaza dedicada al General Francisco de Paula Santander, héroe colombiano de la Independencia, se encuentra la casa de cambio a la que acude buena parte de los venezolanos para reclamar las remesas que les llegan de terceros países y poder comprar alimentos o medicinas y, en algunos casos, los boletos de autobús para migrar a Ecuador, Perú o Chile.

Esas remesas deberían recibirlas en Venezuela, pero debido a las limitaciones monetarias en el país, que redujeron el efectivo circulante, miles de ciudadanos tienen que trasladarse a Cúcuta a diario para reclamar los pequeños fajos de dinero que son su esperanza.

Sin embargo, el nuevo Dicom ofrece una vía.

Tres operadores cambiarios activos en el país podrán recibir divisas en el nuevo Sistema de divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom) para ingresarlas como oferta privada en el esquema de transacciones.

Director del Banco Central de Venezuela, Pedro Maldonado. Foto: AVN

Los venezolanos en el exterior tendrán la posibilidad de ofertar sus divisas a un remesador internacional en cualquier parte del mundo que, con la intervención de un operador cambiario venezolano —las casas de cambio—, las incorporará en las subastas. De este modo podrán hacerles llegar bolívares a familiares o beneficiarios en el país.

En claves | Con casas de cambio y aceptando remesas: así funcionará el nuevo Dicom

En medio del parque, en una calurosa mañana cucuteña, personas de todas las edades ven pasar las horas en la fila, mientras rezan para que cuando llegue su turno en la ventanilla aún quede dinero en efectivo.

Magali Prado, una venezolana de 47 años, está en la fila desde hace más de cuatro horas, sufre de diabetes y tuvo que venir desde San Juan de Colón, en el vecino estado Táchira, para retirar el dinero que sus hijos le envían.

"La mayoría de nuestros hijos está trabajando fuera para poder mandarnos a los que estamos enfermos, para cubrir nuestros medicamentos, para la comida", dice Prado a EFE.

La mujer tiene un hijo que trabaja en Perú y una hija en Chile, ambos le mandan dinero para que pague sus medicinas, imposibles de conseguir en Venezuela, por lo que aprovecha el viaje a Cúcuta para comprarlas en cualquier farmacia.

"Lamentándolo mucho, en Venezuela no hay medicamentos y para nadie es un secreto cómo estamos nosotros los venezolanos", sentencia.

Lea también Santos afirmó que medidas fronterizas ya están en pleno cumplimiento

Lea también Presidente Santos militarizará la frontera con Venezuela y aumentará controles migratorios

Recordar el esfuerzo que hacen dos de sus hijos para ayudarla a ella y al resto de la familia le causa un dolor que no puede ocultar.

"Mi hija es una ingeniera petroquímica que le tocó irse a trabajar a un restaurante para poder costearme los medicamentos, es muy triste y lamentable", dice con la voz quebrada.

Todos los meses, Prado hace el viaje de más de hora y media por carretera hasta Cúcuta, pero el puesto fronterizo debe cruzarlo a pie porque está vedada la circulación de vehículos por orden del Gobierno bolivariano.

La mujer no se cansa de lamentarse por la situación de su país, pero aun así no piensa en irse al exterior, camino que ya han tomado millones de sus compatriotas, una diáspora extendida por todo el mundo.

"Es muy lamentable y siempre le pido a mi Dios, pero yo no me voy de mi país porque ahí nací (...). Si tengo que morir, muero en mi país", afirma con convicción.

Como ella, hay muchos venezolanos que no quieren abandonar su tierra mientras puedan seguir cruzando la frontera para abastecerse, pero las cifras muestran que también hay muchos que pasan a Colombia para no regresar.

Foto: i.ytimg.com

En la misma fila de la casa de cambio está Edgar Castillo, de 40 años, a quien se le nota el cansancio de un viaje más de 12 horas desde Valencia (centro de Venezuela) hasta Cúcuta.

Castillo expresa preocupación por lo lento que avanza la fila y teme no alcanzar a retirar el dinero, lo que le obligaría a dormir en el Parque Santander para asegurarse un lugar más privilegiado al día siguiente.

"Tengo como tres horas ya (en la fila), estaba por allá lejos y no se ha movido más. No sabemos si hay efectivo o no hay efectivo", dice a EFE.

Lea también Maduro explica cómo traer remesas con el Dicom: hay que abrir cuenta en la banca pública

Lea también Cuando Venezuela vive una “sequía de dólares": se dispara en 40% envío de remesas al país


Castillo también tiene problemas de salud, pero en su caso el dinero que espera de familiares que están en Perú no es para mantenerse sino para viajar a ese país en busca de empleo y, cuando pueda, llevar también a su esposa y tres hijos que se quedaron en Venezuela.

"La rutina que tenemos es fuerte, no hemos descansado, no hemos dormido, todo este ajetreo es muy fuerte", dice Castillo, cuya condición es de cuidado porque asegura que tiene tres prótesis en la columna.

Preocupado por su salud explica: "No puedo trabajar cargando peso y ya me ves —señala las maletas que trae consigo—, tengo que hacerlo; primero por mí, y segundo, para sacar a mi familia de allá mientras se acomoda la situación". Es el drama que vive la mayoría de los venezolanos.

Lea también El anuncio de Santos para calmar a los colombianos, que no caerá bien en Venezuela

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/