https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Deportes

Una disciplina donde el honor, la lealtad y el respeto son las premisas

Motociclistas venezolanos mantienen viva la pasión en dos ruedas

Motociclistas venezolanos mantienen viva la pasión en dos ruedas
Motocicleta utilizada por Luis Lavado, Campeón Latinoamericano en 1995 - Fotos: Miguel Hurtado - Contrapunto
  •  
  • Arnaldo Fernández I @fernandzarnaldo
  • Domingo, 10 de Junio de 2018 a las 12:04 a.m.

La tradición y la pasión de los motociclistas en Venezuela siguen intactas a pesar de la difícil situación actual, como pudo verse en el evento Historia de la Motovelocidad en Venezuela que reunió a fanaticos y exponentes del motociclismo

La historia del motociclismo en Venezuela tiene más de 70 años entre triunfos, esfuerzo, sacrificios y factores que han influido dentro de una disciplina que es sinónimo de pasión, que cuenta con el aval de grandes exponentes en el ámbito deportivo y personas que ven en el motociclismo una forma de vida, además de querer cumplir rutas con dedicación y pasión por estas grandes máquinas de dos ruedas.

Con el apoyo de varios clubes de motociclistas y expertos en la materia, Oswaldo Hernández, un fanático de esta disciplina, organizó en La Trinidad el evento denominado Historia de la Motovelocidad en Venezuela, en el que los fanáticos y máximos exponentes del motociclismo se dieron cita para observar sus modelos favoritos, entre Ducati, Honda, BMW, Benelli, Guzzi y otras.

Además de estas grandes marcas, se exhibieron piezas históricas como la motocicleta de Luis Lavado con la que ganó el Campeonato Latinoamericano en 1995 y la que utilizó Jhony Cecotto. El evento también sirvió para que los presentes intercambiaran ideas con grandes conocedores de la materia en un conversatorio que fue trasladando al público presente a la historia del motociclismo nacional.

Lea también Daniel Dhers se ubica segundo en el Ranking Mundial

Oswaldo Hernández, conversó con Contrapunto y nos expresó su satisfacción por la realización de un evento que había querido realizar desde hace algún tiempo.“Tengo la suerte de contar con grandes amigos fanáticos de las motocicletas, tienen modelo de los años 70, y yo también soy fanático de ello, tengo una colección de fotografías de la época y sentí la necesidad de reunirlos a todos ellos y reunir algunas muestras de motocicletas que han sido parte de la historia de la motovelocidad en Venezuela y ponerlo en exhibición”.


Inicios e inspiración

A Oswaldo Hernández lo mueve la pasión por las motocicletas desde 2008, un tiempo menor que la mayoría de los fanáticos, pero que ha sido suficiente para tener la misma pasión, la cual lo impulsó a realizar un evento único, de los que no abundan para esa gran fanaticada de la velocidad en dos ruedas.

“Soy motociclista viejo, pero no por la edad que tengo sino porque empecé muy tarde con las motos. Yo me inicié en 2008 y luego de que tuve mis motos, tuve la necesidad de tener motos clásicas y fue yendo a una casa por otro motivo a ver unos muebles que estaban vendiendo unas personas que se mudaban, pude ver una moto clásica y convenciendo al dueño de que me la vendiera terminamos haciendo una buena amistad y esa persona resultó ser fotógrafo de Venemotos Yamaha”.

Esta persona se llama Thierry Amelier y con una colección de diapositivas originales del Circuito San Carlos del año 79, competencias válida para el Campeonato Mundial. Como amante de la historia del motociclismo en Venezuela, este hecho impactó a Oswaldo y lo impulsó a organizar eventos de este tipo.

Lea también El portugués Miguel Oliveira se impuso en el GP de Valencia de Moto2

Entre las fotografías, recuerda con mucho cariño al ítalo-venezolano Adamo Tursini, quien compitió en la carrera Cuatricentenaria de Caracas y fue campeón nacional más de 10 veces. Tursini falleció en 2012 y el hecho de la fotografía con Oswaldo marca pauta en lo que es su camino y pasión por estos vehículos de dos ruedas.

Está pasión de la que nos habló Hernández es el reflejo de cada uno de los asistentes de este evento, Kelvin Morales y Alejandra Guillén conocida como “La Pinguina”, dentro del mundo de los motoclubes, aseguraron estar “con la boca abierta” e impactados por tanta belleza en cada uno de los ejemplares y por la manera en que todavía se conservan. Actualmente manejan un 150 de baja cilindrada, debido a la situación del país, sin embargo se encuentran en la restauración de un modelo del año 93.

Lea también Difundiendo el deporte sobre dos ruedas Harley-Davidson ofrece pasantías con motos como pago

“Gracias a Dios hemos podido conservar esta moto que nos permite asistir a estos eventos. Pido que se comprometan cada día más a lo que es el mundo motero en donde las bases son 'honor, lealtad y respeto', ya que esa es la expresión que tenemos todos los motociclistas en el corazón, al llevar un chaleco como el nuestro, es sinónimo de respeto para toda nuestra hermandad”.

Sergio Bizarri, maneja moto desde los 8 años, actualmente tiene 56 y asegura entre risas que su padre nunca le compro bicicletas, actualmente tiene un BMW y asegura que con mucho sacrificio estira el mantenimiento de su máquina, además de no sacarla tanto para poder conservarla.

Alejandro Betty alias “El Nono”, miembro 070 del grupo Dream Team Caracas, con 62 años, anda en moto desde los 18 años. Es empresario e ingeniero de sonido y cada vez que puede “agarra carretera” y se pone su chaleco. Asegura que la adrenalina que siente es algo única por lo cual ha manejado su moto desde Caracas hasta Bogotá.

“Para saber esa pasión tienes que sentirla, esa excusa de que me duele aquí o allá no existe. Cuando nos montamos el chaleco y llegamos de un largo viaje lo primero que pensamos es cual será nuestro próximo destino”, finalizó.

Lea también Stefany Hernández se encuentra físicamente lista para competir en los Centroamericanos

Para enterarse de la movida de motociclística nacional pueden ingresar a la cuenta Instagram @motovelocidad en donde pueden mantenerse al día y bien informados acerca de próximas actividades, además de nutrirse de la historia de una disciplina que tanta glorias le ha dado a Venezuela.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/