https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Deportes

Con el Mundial en el alma (III de VI)

Messi, Cristiano, Neymar, Salah: ¿a quién va usted? ¿O será la hora de un outsider?

Messi, Cristiano, Neymar, Salah: ¿a quién va usted? ¿O será la hora de un outsider?
Los mejores jugadores del fútbol actual buscarán ser figuras en Rusia 2018 - Foto: Collage Contrapunto
  •  
  • Cristóbal Guerra
  • Jueves, 14 de Junio de 2018 a las 12:11 a.m.

La gente más espera: Messi, Cristiano, Neymar, Salah. Ninguno de ellos ha sido campeón del planeta: ¿lo conseguirá esta vez alguno de ellos?http://contrapunto.com/homecms/moda_view/89842/#

Las historias de hadas, príncipes y dragones derrotados han quedado sepultadas en la oscuridad de los olvidos, porque según los pergaminos presentados por las partes, la declaración de guerra en un hecho y tiene lugar y fecha: Rusia, 14 de junio de 2018.

Ese bendito día las canchas de aquel inmenso país verán no solo los afanes de las 32 selecciones en procura del premio mayor, sino la lucha empecinada y frenética de los cracks del momento que aspiran a sentarse en el trono como emperadores del fútbol universal.

No será tarea fácil, porque siendo como son por naturaleza estos cuatro atacantes, fieras heridas en busca de sus acorraladas presas, ahora serán buscados, en contraposición, por los zagueros enemigos para troncharles tan agalludas pretensiones. Claro que, además de los nombrados, otros sueñan con llegar al Himalaya; por ahí se perfilan el inglés Harry Kane, el alemán Toni Kroos, el croata Luka Modric, los uruguayos Luis Suárez y Edison Cavani.

Pero por ahora, solo vamos a ocuparnos de los que, por el momento que viven, la gente más espera: Messi, Cristiano, Neymar, Salah. Ninguno de ellos ha sido campeón del planeta: ¿lo conseguirá esta vez alguno de ellos?

Lionel Messi, "The last chance"

Hace algunos años, decepcionado por sus continuos fracasos al frente de la selección argentina, Messi anunció su retiro del equipo albiceleste. Por entonces, 2016, acababa de llegar a la final ante Chile, pero derrotado, otra vez se le había escapado la joya de la corona.

A sus 31 años de edad, le hace falta un título para que su andar por las canchas del mundo tenga sentido. Sí, muchas victorias con el Barcelona en la Liga Española, muchos lauros sobre su cabeza, pero el Mundial es el Mundial.

Messi es un virtuoso, engaña y bien se burla de todos aquellos que tengan la osadía de ir a su encuentro, pero algo aún debe extrañar. Los jugadores, como los brasileños Zico, Sócrates, Junior, Falcao y Toninho Cerezo que no pudieron ganar el Mundial, son perseguidos por un fantasma que no los deja dormir. Si Argentina no vence en Rusia, el aparecido tendrá un nuevo personaje a quién atormentar.

Cristiano tendrá que ser de nuevo Cristiano

La suerte de Cristiano Ronaldo, a sus 33 años de edad, se parece a la de Messi, al menos en el maleficio mundialista. Tiene en su cuenta que hace dos años ganó con Portugal, contra pronóstico, la Eurocopa de Naciones, y tal cosa es mucho decir. Sin embargo, el Mundial, el Mundial, el Mundial…

Cristiano se ha cansado de ganar títulos con el Real Madrid. El último de ellos, la Champions League; y como el astro argentino, tiene en casa cinco Balones de Oro como el más excelso futbolista de este mundo y del que está por inventarse.

Es poderoso, firme, arrasa con el que se le ponga enfrente, y es, para “ganarse” la antipatía de muchos, arrogante cuando marca un gol. Pero es, como se dice en el fútbol, un monstruo, una bestia que come fútbol. Pero le falta el Mundial, un título que, sin en Rusia llega a poner en su cabeza, quién lo aguanta. Pobre del que se atreva a decir que no es the best of the best de los jugadores que han sido.

Neymar por el puesto de adentro

Brasil es un candidato indiscutible para alcanzar su sexto título mundial en Rusia 2018. Y esa posibilidad, vaya pues, es donde se atrinchera Neymar para elevar sus aspiraciones. Allá adentro, donde se esconden los más íntimos sueños, el atacante brasileño quiere ser el mejor futbolista conocido. Lástima, dirán algunos, que haya coincidido con Messi y Cristiano, pero siendo como es varios años más joven que los dos (tiene 26), puede ser que algún día…


Y ese día puede ser ahora, tiempos de Mundial. Con su selección en las preferencias populares, vista como una de las elegidas a la gran cosa, el habilidoso jugador de Mogi das Cruces, São Paulo, intentará con todos sus regates, con toda su inventiva, con su capacidad de burlar hasta exasperar a los adversarios, llevar agua para el molino de su gloria como el más grande de todos. Dadas las oportunidades de la selección auriverde, él, y solo él tendrá esa sagrada posibilidad.

El faraón en busca de su Pirámide

Mohamed Salah es un caso extraño del fútbol. Salido de Egipto, un país que no es uno de los colosos del fútbol universal, ha cambiado el curso normal de las cosas en las canchas del mundo.

Zurdo, desquiciante, escurridizo, se anuncia como un hombre que puede romper los diques de las tradiciones, y ya hay quien lo presenta como el primero de la lista de las figuras de Rusia 2018. Claro, al contrario de Neymar, no está encaramado en uno de los potros salvajes que puede triunfar en la carrera mundialista, sino en uno de los mansos caballos que debe pelear para alcanzar, al menos, un lugar de dignidad.

Salah, de 25 años de edad, llega a Moscú con la lesión sufrida en el choque del Liverpool con el Real Madrid, pero en él están puestas todas las esperanzas posibles de una selección egipcia que propondrá guerra, así sea para perder. El faraón, pues, busca un título que lo alce hasta lo más alto de la pirámide ancestral.

Pero, ¿y si llega un outsider?

Las puertas no están del todo cerradas. El Mundial no se llama Messi, Cristiano, Neymar, Salah. El Mundial puede tener otros nombres, nuevas historias que están por escribirse, y por ahí andan, pendientes y al acecho: Mehdi Benatia, defensor de Marruecos; Gylfi Sigurdsson, bombardero de Islandia; Victor Moses, mediocampista de Nigeria; Xherdan Shaqiri, alero de Suiza; Nemanja Matic, mediocampo de Serbia; Son Heung-min, puntero del Corea del Sur; Sadio Mané, dinamitero de Senegal; Shinji Kagawa, centro del campo japonés.

Vamos al Mundial. Allá, en sus 17 millones de kilómetros cuadrados, en la geografía inabarcable de la Rusia contemporánea, se puede ratificar uno de los cracks… o aparecer un impensado que ponga nuevos colores el panorama del mundo.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/