https://www.somosbelcorp.com/

Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Una pieza para recordarles a padres y niños la importancia de los buenos valores

"Max, el Lobo-Monstruo" llega al teatro para hablarnos de amistad y solidaridad

Desde este 20 de enero al 11 de marzo, sábados y domingos a las 2:00 pm, en el TeatroTrasnocho Cultural - Fotos: Jonathan Lanza
  •  
  • Fabiana Sánchez
  • Domingo, 21 de Enero de 2018 a las 1:02 a.m.

El elenco de esta obra está conformado por Karen Rosales, John González Vicent, Jesús Colina y Zair Mora, quienes dan vida a una historia divertida, pero al mismo tiempo aleccionadora para padres y niños. Estará en el Trasnocho Cultural hasta marzo

La nueva productora de artes escénicas Racconto Cultural debuta con una original propuesta teatral para el disfrute de toda la familia. Se trata de Max, El Lobo-Monstruo que llega a las tablas del Teatro Trasnocho desde este fin de semana hasta el 11 de marzo, con funciones los sábados y domingos, a las 2:00 pm.

El director de la obra teatral, Edwar Pardúh contó a Contrapunto que su inspiración surgió luego de que una señora en el Metro le regalara el cuento. Luego de ver la película e investigar a fondo, casualmente le regalaron otro libro; con esos dos textos pensó que tenía que hacer algo y fue entonces cuando decidió llevar la historia a las tablas.

Max, El Lobo-Monstruo es una obra que habla de la empatía, de los valores, la amistad, la solidaridad y poder entender al otro. "Max es un niño que se comporta como un monstruo y viaja a un lugar en donde las especies se portan como unos niños. En este momento es cuando él entiende todo el trabajo que tiene su mamá para poder cuidarlo, porque pasa a ser ahora una especie de adulto", explicó Pardúh.

Por su parte Jesús Colina, productor de la pieza, comentó que conoció la obra en la primera temporada y se “enamoró”. Para él ha sido una experiencia muy divertida, ya que además forma parte del elenco y tiene un espacio en el que puede desarrollar su especialidad, que son los títeres.

La obra va dirigida tanto a los niños como a los adultos, es ideal para compartir en familia, además que toca el tema de la maternidad. “Es infantil pero no ingenua”, asegura Colina, quien además afirma que trata de monstruos y debería dar miedo, pero que son “los monstruos más adorables que ha conocido".

En esta pieza podremos conocer a Max, un travieso niño con mucha imaginación y talentos increíbles, pero con un genio y modales muy malos. Debido a esta actitud, consigue que su mamá lo castigue y lo mande a la cama sin comer, cosa que no será suficiente para detenerlo, pues él se escapará al mundo donde viven los monstruos y conseguirá que lo nombren rey.

Sin embargo, ser rey no es cosa sencilla y a Max le toca lidiar con lo difíciles caracteres, alegrías y miedos de los monstruos en ese mundo.

Acompañemos a este niño en su divertida aventura y averigüemos si logra aprender la lección que le ofrece este fantástico viaje.

Esta obra es una adaptación del cuento “Donde viven los monstruos” (1963), la pieza más conocida del escritor estadounidense de literatura infantil Maurice Sendak. La obra literaria profundiza inicialmente en temas como la libertad, los deseos reprimidos y los sueños desde una óptica infantil. Sin embargo, desde esta adaptación, el director Edward Parúh propone una versión original de esta divertida historia que busca dar un mensaje sobre el respeto, el amor y la comprensión a través de este interesante montaje, no muy convencional.


El elenco está conformado por Karen Rosales, John González Vicent, Jesús Colina y Zair Mora, bajo la producción general de Racconto Cultural y COECH Producciones. Este equipo los espera desde este 20 de enero al 11 de marzo, sábados y domingos a las 2:00 pm, en el Teatro Trasnocho del Trasnocho Cultural (C.C. Paseo Las Mercedes, nivel Trasnocho).

Las entradas se pueden adquirir en las taquillas del teatro o vía www.ticketmundo.com. Mayor información a nuestro correo electrónico raccontocultural@gmail.com.


Con información de nota de prensa

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/