https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Martes, 23 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Esta artista de 11 años de edad considera que el secreto del éxito está en la organización

La cantante Mariana Gómez: Me veo popular, grabando discos y viajando

La cantante Mariana Gómez: Me veo popular, grabando discos y viajando
Cumplió su sueño de bailar en "El Cascanueces", de Vicente Nebrada, coreografía en la que dio vida a una ratoncita - Fotos: Miguel Hurtado / Contrapunto
  •  
  • José Gabriel Díaz
  • Sábado, 14 de Julio de 2018 a las 4:36 p.m.

Admira a Aquiles Báez y a Rafael "El Pollo" Brito, con quien espera cantar algún día. Estudia música, ballet y canto. Y sobre la fama dice: "No quiero ser una celebridad, la vida cambia y no puedes ni comer en paz, por eso no me llama la atención"

Seis años cantando celebra Mariana Gómez, niña que se enfrenta al bachillerato (cursará primer año), con más miedo del que siente cantando frente a un público. "No sé si pueda con todo", dice.

La pubertad empezó a tocar su puerta, pero la inocencia se resiste a atender, pese a que en su voz se evidencia la transición de un cambio inminente. Tiene 11 años de edad, "casi 12" expresa como queriendo evocar la adolescencia, pero sin desprenderse de la actitud de la niña que a ratos disfruta jugar con su hermanito.

De la escuela a la escena, ha encontrado la forma de cumplir con las exigencias académicas sin sacrificar su pasión por el canto. "Es complicado combinar los estudios porque hay que organizarse. Los ensayos suelen ser en la noche y solo tengo tiempo para estudiar en ese momento. Generalmente, salgo del colegio y voy a las clases de música (tres días) y ballet (dos días), si tengo ensayo no me queda tiempo para estudiar".

En tarima se siente como pez en el agua y, como si se pasara un suiche, cambia su postura y actitud cuando es convocada por el director para una prueba de sonido. Mientras le colocan el micrófono, da la impresión de que su sonrisa desapareciera, al tiempo que sus oídos se afinan para atender cada una de las orientaciones.

Con absoluta naturalidad, descubre el lugar donde se debe ubicar en el escenario, mientras se mueve respetando el espacio de sus compañeras en tarima, con las cuales interactúa con la dulzura que solo un niño puede ofrecer al trabajar con un adulto.

Previo al ensayo enfatiza que sus modalidades artísticas favoritas son el canto y el ballet y revela que incursionó en este oficio motivada por su padre, quien también es cantante. "La primera vez que me subí al escenario fue a los 3 años en un concierto de Navidad con Piso 1, me invitaron a cantar el tema 'Niño Lindo' y desde los 5 años empecé a cantar sin descanso".

En ballet cursa el nivel Intermedio I (lleva 7 años desarrollando la disciplina, cinco de estos en la escuela de Ballet de las Américas). En la música cursa segundo año de Teoría y Solfeo en el conservatorio Juan Manuel Olivares.

Entre otras anécdotas, relata que se inició en estudios de violín, pero no le gustó y por eso apeló al canto, primero en un coro y más tarde sola y de manera autodidacta. "Mis padres han sido muy abiertos con mis sueños y aunque a veces tengo malas notas, mejoro trabajando con ellos. No soy más disciplinada que los demás niños, pero he aprendido a concentrarme. Además, no me gusta que no se cumplan las reglas o que se cancelen los planes".

Sabe que es afortunada de poder llevar adelante su pasión por la música, por lo que "le diría a los niños que busquen opciones para poder desarrollar su arte. Cualquier oportunidad es buena, desde entrar a un coro hasta acercarse a un instrumento que te ofrezca formación", aconseja.

A pesar de su corta edad se considera una experta en lo que hace por lo que ya no espera solo recomendaciones, aunque sí las atiende, pues prefiere proponer. "Escuchar y sugerir", afirma quien ha hecho alrededor de cinco espectáculos. "De todos mi favorito es 'Ponteporonte', que es un concierto con Piso 1 en el que varias niñas y niños se unen a la agrupación con canciones venezolanas. También me encanta 'Ay Papá', concierto dedicado al padre moderno en el que comparto escena con mi papá. Trata acerca del hombre que decide tener un hijo y las dudas que experimenta ante la paternidad".

La conversación es fluida, sin ademanes ni superficialidad, y sincera para recordar con especial cariño cuando cantó con el guitarrista Aquiles Báez, a los 8 años de edad. "Un concierto titulado 'Aquiles Báez y la señora Parra anda'. Canté 'Niño del cielo' y a partir de allí fui ganando protagonismo en el espectáculo, interpretando más canciones".

Báez no es el único músico al que recuerda y admira, también está Rafael "El Pollo" Brito, del que se sabe casi todas sus canciones. "Soñaba con conocerlo y le pedí a una amiga productora que lo invitara a uno de los eventos en los que yo tenía participación. Al día siguiente recibí una nota de voz de él diciéndome que ese momento iba a llegar pronto porque él también quería cantar conmigo. Fue muy emocionante".

En materia de ballet logró dar curso a su sueño: bailar en "El Cascanueces", de Vicente Nebrada, en el Teresa Carreño. "Lo veía cada diciembre desde chiquitita. Un día saliendo de una clase de ballet me dijeron que iba a hacer de ratoncita y fue demasiado emocionante".

Sin demasiado recelo, Gómez confiesa que durante el tiempo que lleva en escena nunca se ha sentido famosa, pero sí rara. "Mis compañeros del colegio siempre me vieron como la rara del salón porque no paraba de hacer cosas. Mientras muchos veían televisión o jugaban videojuegos, yo llegaba a mi casa para cambiarme y seguir con clases de ballet o música, e ir a ensayos. Y aunque no me gustaba ser rara para ellos, entendí que subirme al escenario era algo que me gusta mucho más y que solo porque me vieran raro no iba a dejar de hacerlo".

De cara al futuro Mariana se ve "popular, pero no tanto. No quiero ser una celebridad, la vida cambia y no puedes ni comer en paz, por eso no me llama la atención. Me veo cantando, grabando discos y viajando, y también estudiando lo que decida hacer profesionalmente... ¡ah, y en el ballet!".

Su última presentación fue esta semana con la agrupación Atapaima. "Seis muchachas que hablan sobre la vida femenina y me invitaron a un concierto por el Día Mundial de la Población. Se tocará la planificación familiar y la participación femenina en ello. Cantaré un tema. En agosto y septiembre volveré a escena con 'Ponteporonte'".


Lea también:

La directora María José Delgado: Si guardas tus deseos en el corazón, un día se cumplirán

El niño joropero Sebastián Hernández: Bailo casi desde que nací

El niño actor Santiago Ascensao: Me siento libre en el escenario

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/