https://www.navicu.com/

Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Gol a favor, gol en contra

Los gestos de Cristiano, el silencio de Messi

Los gestos de Cristiano, el silencio de Messi
"Tan distinto a Lionel Messi, su “adversario” en el fútbol universal", Cristiano Ronaldo tiene una vida pública y privada de la cual seguramente hablarán sus biógrafos -

El portugués y el argentino, los dos titanes del fútbol, son distintos en todo. No solo en el juego, sino en sus personalidades: mientras el jugador del Real Madrid es amado y odiado por sus poses públicas, el del Barcelona es hermético

De vez en cuando, Cristiano Ronaldo pone a pensar a la gente. Del odio se pasa al amor, de la antipatía a la sonrisa franca. El tipo tiene sus aspavientos, sus chocancias, pero algunos gestos lo han reivindicado. ¿Será porque se acerca su tiempo finales en el Real Madrid, y actúa como los pecadores que el último día de vida llaman al cura para la confesión? Eso solo él lo sabrá. El domingo pasado, atormentado por las rechiflas que desde el graderío del estadio Santiago Bernabéu le dedicaban a Karim Benzema por sus fallos frente al arco, se acercó a la afición moviendo su dedo índice, queriendo decir “no”, y a la vez, aplaudiendo a su compañero querido: solidaridad con el caído, se puede interpretar. En la final de la Champions League de 2016, cuando el equipo blanco alcanzó su corona por undécima vez, lo vieron acercarse a la grada, entregar su camiseta a un aficionado y, de inmediato, cargarlo hasta la cancha y fundirse con el hombre en un abrazo fraterno, literalmente fraterno: era su hermano, rescatado de la locura del alcohol en tratamientos que el propio jugador portugués se ocupó de pagar…

Ese ha sido Cristiano. Ese ha sido el futbolista que desprecian en buena parte de España y que quizá la historia del fútbol se va a encargar de reivindicar. Sí, algunos gestos suyos han sido de baja ralea, pero cuando se hable de él habrá que poner en la balanza de los tiempos todas las cosas relatadas. Y, hemos hablado de su actuación pública, a la vista del mundo por las transmisiones televisivas. Pero en lo íntimo, en lo privadísimo, en lo que pocos conocen, mantiene a niños desamparados de Portugal y del África, para lo que destina buena parte de sus ganancias publicitarias.

Tan distinto a Lionel Messi, su “adversario” en el fútbol universal. El argentino de cierta forma ha sido la antípoda del lusitano. Callado, sin poses ni ruidos, juega y vuelve a jugar cada semana sin un gesto ni para bien ni para mal. Hipnotiza con su fútbol, envuelve a los rivales, pero nada más. Su vida privada es un símil de la de un habitante de Corea del Norte: hermética, de la que se sabe muy poco. En fin, dos hombres, dos concepciones del juego y de la vida muy diferentes: ¿qué le vamos a hacer?

La detención hace unos días en San Diego, California, del antiguo pitcher mexicano Esteban Loayza, funciona como metáfora de las cosas que suceden en la vida de los antiguos astros del deporte cuando traspasan los portones de canchas y estadios y llegan al territorio inhóspito del retiro. ¿Qué hacer ahora?, se preguntan aquellos que, luego de ser astros y estar acostumbrados a vidas de lujo, no consiguen la manera de mantener su status. Por eso algunos llegan a entrar en el negocio ilegal de la compra de partidos de fútbol, y otros, como Loayza, al tráfico de heroína y cocaína. Es esa la “dark zone” del deporte, una actividad humana en la que pocas son como parecen. Hay fiestas y fuegos de artificio cuando se navega en sueños y se es triunfador, pero luego llega, de improviso, la crueldad de la vida verdadera, la que aparece cuando el hombre que fue famoso debe bajar de su pedestal. Nos vemos por ahí.

Lee también en Gol a favor, gol en contra: Messi, Federer, Trout: los mejores de la historia… ¿de la historia? | Real Madrid-Barcelona, estupendo presente navideño | Cristiano Ronaldo no se calla la boca | ¿Toscas y de pelo corto?  No, mujeres de pelo largo, alemanas tan lindas |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/