http://venezuela.ticketmundo.com/Evento/Salsa-masters/6723

Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite

Los deshijados

Los deshijados
Imagen tomada de http://www.telemundo.com -

Los agentes inmobiliarios reportan un nuevo tipo de cliente en el mercado de apartamentos en alquiler en Caracas: ¿sabes quienes son? Respuesta: los deshijados.

Es un reducido grupo que ha sustituido a los ejecutivos de transnacionales, al personal diplomático medio y a los corresponsales de prensa extranjera, cada vez más escasos en Venezuela. Es el grupo de los padres, madres o abuelos de quienes se han ido –los deshijados- y reciben de ellos una mesada mientras se preparan para irse, deciden qué hacer o vendieron la casa o el apartamento que se les hizo grande al marcharse los más jóvenes.

A ellos se agrega un grupo también de tercera o cuarta edad que al quedar deshijados, quiere irse pero no pueden por diversas razones, entre ellas que están atados a la casa de la familia y la quieren vender pero no encuentran a quién o cualquier excusa para no tener que enfrentarse a un mundo raro y en el que, muy probablemente, por su edad, les costará insertarse. Además, aquí están sus recuerdos los cuales podrían llevarse pero no los olores, ni el solecito.

Por lo general, son adultos mayores satisfechos de saber que los suyos, fuera del país, están mejor que en Venezuela pero tienen que asumir la tristeza de la lejanía, la de alguna soledad.

Es un drama de un sector de la clase media venezolana, pero drama al fin y duele tanto como el de los pobres que pudieran perder sus casas y también empiezan a quedarse deshijados.

Hay abuelos atrevidos que les entusiasma irse pero a otros les da miedo la aventura, aunque también quedarse. Estar en Venezuela implica enfrentar la dura cotidianidad con la carencia de alimentos, de medicinas (¡a sus edades!), la crisis de los seguros y de los servicios hospitalarios, más una sociedad, unas ciudades, donde los adultos mayores (¿sinceramos y los llamamos viejos?), en la medida que cumplen años, el mundo se les reduce a la familia, cada vez más mermada.

Como si fuera poco, se quedan enfrentando la inseguridad y la violencia del país, esa de la cual huyeron sus hijos y nietos pero se llevaron la preocupación por los que quedan, sobre todo, por los padres y abuelos, los más vulnerables. Con ese susto van por donde vayan, noche y día.

Los mayores con arraigo en el país viven con la esperanza de que las cosas cambien y la familia regrese pero, al mismo tiempo temen –a lo mejor por convicción no consciente- no tener tiempo para ver cambios y reunir a la familia en la mesa de su casa.

Asimismo, los deshijados, es también un grupo privilegiado en Venezuela porque pueden recibir, de vez en cuando, un dinerito que les ayuda a campear la difícil situación económica, al punto de sustituir, al menos en el mercado inmobiliario, a grupos pudientes de otrora.

Con el envío de ese dinero, el gobierno, con su obtusa política cambiaria, pierde la oportunidad de obtener importantes ingresos por divisas enviadas desde el exterior como ocurre en México y Centroamérica pero se prefiere el beneficio de una cúpula al del Estado. Además, la única política estatal de protección hacia este grupo tan vulnerable es el aumento constante de las pensiones de vejez pero siempre insuficientes y, cada vez, más difíciles de cobrar.

El clima mental de preocupación por los viejos que se quedan en el país, no dista de la que se tiene por los jóvenes que están aquí.

Lee también en Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite: Escenarios | Presos cuatro policías por robar a dos ladrones | Violencia machista | Rupturas del hilo |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/