https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

En su visita por Caracas, el cantautor venezolano habla de las experiencias de su niñez

Lasso: "Las redes sociales son un vehículo de bullying muy fuerte"

Lasso:
"No es que yo sea especial, soy exactamente igual que todo el mundo", dice el cantautor - Fotos. Jonathan Lanza / Video: Liseth González
  •  
  • Eileen Rada
  • Sábado, 30 de Julio de 2016 a las 3:53 p.m.

Con miles de fans en Latinoamérica y una carrera en ascenso, el joven músico de pop dice que hay mucha gente oculta tras una cuenta para destruir a otros. Su sencillo “Diferente” es un himno que invita a ser auténtico a pesar de las críticas

Lasso se hace sentir donde quiera que va. Su presencia roba las miradas. Mientras camina, una cabellera castaña ondea sobre sus hombros. Su piel es nívea y su estatura es ligeramente superior a la media.

Lleva un look desenfadado, tanto como su actitud: viste una camisa larga de jean, pantalón negro, botas marrones y sombrero gris oscuro, y exterioriza una sonrisa cordial. Tras una intensa gira de medios, su cansancio es evidente, pero no pierde la amabilidad, tampoco la honestidad ni el humor sarcástico que lo caracteriza.

"Diferente" es un adjetivo que no solo está presente en sus canciones; también en su discurso, en su atuendo, en su forma de ser. Sabe que es distinto y no teme ser considerado extraño. Por el contrario, lo lleva con orgullo e intenta transmitir ese mensaje con su música.

En su paso por Venezuela, el cantautor visitó la redacción de Contrapunto para hablar sobre su trayectoria, vida en México y próximos planes.

- ¿En qué momento sentiste que la música era algo más que un hobbie y dijiste “me voy a dedicar a esto”?

- Hubo varios momentos. Me acuerdo a los 13 años de edad cuando le dije mi mamá un día: “mira, mamá, yo quiero ser músico”. Y mi mamá me respondió: “apenas tienes 13 años, ¿cómo vas a decir eso? Tienes toda la vida por delante". Recuerdo haberle contestado: “la banda y yo estamos pensando en dedicarnos a esto”. Esa fue la primera vez.

Foto: Instagram @lassomusica


Mucho tiempo después estaba en una clase de matemáticas y mientras miraba la pizarra pensaba: 'qué miserable me siento estudiando esto'. Había un profesor que yo quería mucho en la Universidad Metropolitana que daba una clase de Apreciación Musical, y yo siempre me quedaba al final de la clase hablando de las cosas que me gustaban y que le gustaban a él. Le pregunté sobre lo que tenía que hacer para grabar un disco solo y él me dio el número telefónico de Francisco Díaz, quien ha sido el productor de todos mis temas hasta ahora. Creo que fue en esa clase cuando dije “ya no puedo más con esto, ya basta”.

- Provienes de una familia que ha tenido exposición en los medios. ¿Qué ha sido lo positivo y negativo de esto?

- El 99% de las cosas son buenas y el 1% es malo. Te voy ha hablar de lo bueno. Es muy cool entrar en un medio de comunicación y tener una carta como ser sobrino de Mimí Lazo o hijo de Henrique.

Cuando uno está surgiendo, pasan muchos artistas como tú, que tocan lo mismo que tú y tener un elemento distintivo te hace resaltar un poco al momento de una publicación. Es muy duro hacerte un nombre cuando estás comenzando. También está el hecho de que aprendí muchas cosas tanto de mi papá como de mi tía: cómo manejarme, qué hablar en las entrevistas, cómo formar parte de todo esto. Yo venía de tocar en bandas locales, nada que ver con ser un cantante pop.

Foto: Instagram @lassomusica


- Tanto tu novia como tú son figuras públicas. ¿Cómo manejan el tener tantas miradas y comentarios sobre su relación de pareja?

- Ella es una persona muy sencilla, no es una diva, le gusta lo que hace. Ella no está ahí para ser famosa, sino que es famosa porque hace las cosas bien. Creo que nos llevamos bien por las personalidades de los dos. No hay conflicto en eso. Somos dos personas a quienes nos gusta nuestro trabajo, tenemos mucha exposición y ya. Capaz ella te diría algo diferente. Ella tiene su carrera, yo tengo la mía, y los dos respetamos nuestras decisiones. Eso es parte importante para que todo vaya bien y no nos peleemos.

- Has comentado que cuando eras pequeño te hacían bullying en el colegio. ¿Por qué ocurría esto y de qué forma influyó esa experiencia en el tema Diferente o en el video de Cómo te odio?

- En Cómo te odio quise hablar de ese tema porque lo veo mucho y me lo dicen mucho en redes sociales. Las redes sociales son un vehículo de bullying muy fuerte, hay mucha gente que está oculta tras de una cuenta y te destruyen; pasan su vida haciéndolo; eso es muy preocupante. Del otro lado estamos todos lo que sufrimos eso.

Yo sufrí bullying de pequeño porque era muy diferente a mis amigos. Mis padres también eran muy diferentes a los padres de mis amigos. Mis padres son personas que siempre me dejaron ser lo que yo quería ser, no me obligaron a nada, siempre me apoyaron. Yo iba como un loco a colegio, llevaba los libros que me gustaban, nunca me preocupé en estar en algún círculo. Tenía los dientes volados, era muy flaco, muy alto y muy blanco; cosas que conservo todavía, excepto los dientes. Lo peor que te puede pasar en el colegio es ser diferente, el bullying es muy fuerte. Si tienes la oportunidad de cantar ante un público muy grande, es bueno hablar de esas cosas.


- ¿Qué consideras que te hace diferente ahora?

- Creo que ser diferente no es ser algo loco en un mundo donde todo es normal, es simplemente ser tú mismo. Es que no te de miedo de vestir como te quieras vestir, de tener el pelo como lo quieras tener o cantar como quieras o que te guste la música que te quiera gustar. Eso requiere de mucha valentía, personalidad y autoestima. Es precisamente eso: que tú puedas ser tú mismo y que no te importe si al final a la gente le gusta o no porque te gusta a ti, eso es lo más importante. Creo que eso es lo que me hace diferente: hago las cosas porque me gustan a mí no para que le gusten a los demás.


- ¿Cuál ha sido la experiencia más extraña con una fan?

- Experiencias extrañas con fans he tenido bastantes. Yo creo que he tenido dos fuertes: la primera fue en uno de los hoteles en los que me estaba quedando, y recuerdo que abrí la puerta del cuarto, cerré y había una fan escondida. Fue uno de los sustos más grandes que me he llevado en toda mi vida. Dije algo como “qué haces tú aquí, eres menor de edad, esto no se va a ver bien cuando abra la puerta y salgas tú, imagínate”. La otra fue una vez que me cortaron un mechón de pelo en el Centro Comercial Tolón que fue súper random. Fue extraño.

Foto: Instagram @lassomusica


- Hablando de eso… Si Sansón tenía su fuerza en el cabello, ¿dónde la tiene Lasso?

- En mi familia. Sin mi familia yo no sería la persona que soy. Siempre que me estreso o que estoy preocupado, mi familia es la que me saca de cualquier problema. Yo no sé qué haría sin ella.

- Formaste parte de Karnavali junto a Alberto Arcas y Tony Alda, quienes ahora son integrantes de Okills. ¿Por cuánto tiempo estuviste en esta banda?

- Fue como de 2007 a 2009. Unos dos o tres años. En 2009 empecé a grabar el disco, lo terminé en 2010, y en 2011 me lancé como solista.

- Cuando comenzaste tu carrera te considerabas una persona muy tímida. ¿Cómo luchaste contra esos temores?

- Porque me di cuenta de que todo el mundo es igual que uno. Todo el mundo le tiene miedo a hablar en público. Esa inseguridad es muy grande. De hecho, dicen que el miedo más grande de la humanidad es hablar en público y el segundo es la muerte. O sea, que en un funeral da menos miedo estar en un ataúd que ser la persona que hable en el velorio. Eso me hizo pensar: “bueno, yo estoy en esta tarima y a todo el mundo le da igual de miedo. Si cualquiera de los que están ahí se paran aquí estarían igual de asustados”. Eso me dio un poco más de seguridad. No es que yo sea especial, soy exactamente igual que todo el mundo.

- Llegaste a coquetear con la actuación. ¿Volverías a intentarlo?

- Sí. En un proyecto que me guste, que tenga mi mismo lenguaje. A veces son proyectos que no tienen nada que ver contigo, como era el caso de la novela que yo hice. Me gustaba muchísimo el proyecto, me atraía mucho, pero el lenguaje no era el mismo que yo quisiera manejar. Me gusta mucho el humor. De volver a la actuación, haría algo con un humor parecido al mío.

- Cuando llegaste a Venezuela, ¿qué fue lo primero que pensaste?

- "Ojalá que no me paren las maletas". Ya yo estaba pensando en todo lo que iba a decir para que me dejaran pasar, incluso llorar. Estaba preparado, pero ni me voltearon a ver.

- ¿Qué notas de diferente en el movimiento cultural y musical entre Venezuela y México?

- En Venezuela predomina la música tropical: merengue, salsa y reggaeton. En México, a pesar de que eso tiene mucha fuerza hoy más que nunca, el mercado de pop es inmenso, mucho más grande que acá. Creo que la gente entiende más en México que en Venezuela lo que yo puedo hacer. Me han salido las cosas muy bien acá, pero allá el mercado es mucho más grande y hay más espacios para el pop, para el rock, para lo que yo hago.

- ¿Qué ha sido lo más fácil y lo más difícil de vivir en México?, ¿algo que te haya sorprendido?

- Lo más difícil ha sido la competencia, sin duda. Lo más fácil es que sé que hay un mercado donde sé que cabemos todos los que queremos hacer algo allá. No es que si yo toco el otro deja de tocar.

- Es una carrera de resistencia…

- Sí, totalmente. Sobre todo en México. Tienes que mantenerte y no parar.

- ¿Con qué frase podrías describir a Venezuela en este momento?

- Creo que Venezuela es como la persona que hizo muchísimo en años pasados; era el orgullo de todos. Era el que todo el mundo veía surgir, pero es como ese amigo que se quedó atrás después de haber sido muy grande. Pero él sabe, dentro de sí, que si la suerte cambia va a volver a ser el mejor de todos. Para mí eso es Venezuela.


- ¿Qué le falta al país para que más jóvenes músicos apuesten por hacer su carrera acá?

- Hay muchas variables. Por ejemplo, qué tipo de música toca. Si estás fuera de contexto, como en mi caso, yo soy de un país muy tropical y eso se manifiesta en los medios, la radio y los canales de TV. Si le preguntas a un artista de rock o de pop, creo que lo primero que se debe hacer es tener claro qué es lo que quiere: ganar dinero o hacer música por puro gusto. Si quiere hacer dinero, va a tener que encontrar un punto medio, que fue lo que hice yo. Yo escucho mucho rock que estoy seguro de que si lo toco aquí en Venezuela, la gente no lo va a entender. Hay que encontrar la manera de traducir lo que uno quiere decir para que sea entendible.

-Comentas que escuchas muchas cosas. ¿Cómo va a ser el sonido de este disco?, ¿te animaste a ponerle un poco de rock o seguirás por la línea del pop?

- El primer disco es muy rock. Cuando yo compuse ese disco tocaba en muchos festivales, que son generalmente con artistas tropicales. Yo me paraba en un escenario con Jonathan Molly o con Oscarcito. El problema es que no se puede pelear con un artista bailable en escena. Tenía que trabajar en otras cosas para levantar a la gente de la silla. La idea es que mi disco pueda pararse al lado de un disco bailable.

Foto: Instagram @Lassomusica

- ¿Qué género crees que no interpretarías nunca?

- Ninguno. Estoy abierto a cualquier sonido si es lo que yo quiero hacer, nunca por cuestión del medio o del entorno. Si me gusta, y es algo que quiero intentar, lo hago. En mi primer disco hay flamenco, tres por cuatro, rock, pop, balada, reggae. No lo haría solo por tener más dinero.

- ¿Con quién te gustaría colaborar?

- Con Natalia Lafourcade. He tenido la oportunidad de hablar con ella un par de veces y puedo decir que de verdad ella es lo que toca. Es una persona cero pretenciosa, que tiene mucha credibilidad. La admiro mucho porque ha logrado la comercialidad sin ser o querer serlo, y ese es mi norte.

- ¿Cuáles son tus planes inmediatos con este disco?

- Que la mayor cantidad de gente lo escuche. Esta es toda la meta.

- ¿Tendrás conciertos próximamente en Venezuela?

- Sí. De hecho, esperamos hacer una gira a finales de año, dependiendo de cómo esté la situación del país. En México también viene una gira por ahí. Estoy a punto de confirmarlo.


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/