http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Lunes, 18 de Junio de 2018

Contrapunto.com

Economía

El problema hoy es que las organizaciones son tan pequeñitas, que ya no tienen espacio de reducción

Las compañías venezolanas están teniendo problemas operativos por la fuga de talentos

Las compañías venezolanas están teniendo problemas operativos por la fuga de talentos
- Foto: Ernesto García - Contrapunto
  •  
  • Vanessa Davies
  • Sábado, 10 de Febrero de 2018 a las 4:42 p.m.

“Ya no tenemos las personas calificadas en cantidad y calidad para ciertos procesos”, dijo el director de PGA Group, Iván Acosta

La cara visible de la migración es la de los miles de venezolanos que se marchan para conseguir mejores condiciones de vida, espantados por la hiperinflación y la imposibilidad de garantizar el paquete básico para vivir. La otra cara es la de las empresas venezolanas que, poco a poco, se van apagando debido a la marcha de sus talentos.

Hoy en Venezuela “las compañías están planteándose problemas operativos, debido al déficit de personal”, señala Iván Acosta, director de PGA Group.

Desde que comenzó 2018 no solo se está marchando el personal calificado, indica Iván Acosta. Foto: Ernesto García-Contrapunto

Esto ocurre en áreas especializadas, como ingeniería de sistemas, mercadeo y finanzas, por lo que “ya no tenemos las personas calificadas en cantidad y calidad para ciertos procesos”. Hay que sumar, también, el sector salud.

Lea también Fetrasalud: Más de 300 trabajadores de "El Clínico" se fueron este último año del país

Lea también Un aumento salarial "de emergencia" piden a Maduro los trabajadores eléctricos

La fuga de cerebros comenzó hace unos cinco años, según cálculos del analista, pero “en los últimos tres años se ha acelerado de manera rotunda, y en enero de este año la migración se ha intensificado”.

No obstante, a partir de 2018 no es solo personal calificado el que decide probar suerte en otros países: “Ahora es un motorizado, un obrero, personas que en Venezuela no tienen los elementos básicos para sobrevivir”.

—¿Es migración económica?

—Es migración fundamentalmente económica. El problema es que el ser humano lo único que tiene para sustentarse es su trabajo, y si tus ocho horas de trabajo las haces bien, pero eso no se retribuye de manera adecuada, no deja otra opción que buscar otro país en el cual esas mismas ocho horas sean compensadas adecuadamente. No estamos hablando de que la persona gane para comprarse un carro o un yate, sino para cosas básicas. La familia no espera; hay que buscar el pan y eso es lo que está haciendo la sociedad.

Pero también está activa la competencia interna por los talentos. Es decir, empresas que, dentro de Venezuela, se pelean por un trabajador. “Hay un juego de oferta y demanda interno que hace que las personas busquen la mejor opción”, expone, y por eso las empresas “deben moverse muy ágilmente, muy rápido, porque la persona busca la mejor remuneración por sus ocho horas de buen trabajo”.

Iván Acosta conversó con Contrapunto en el contexto del Foro Venezuela 2018. El capital humano: pieza clave para ganar la partida, organizado por PGA Group y celebrado el 6 de febrero en el Hotel Marriott de Caracas.

Las empresas deben proteger su capital humano, insiste Iván Acosta. Foto: Ernesto García-Contrapunto

Pagos competitivos

Esta crisis la experimentan las organizaciones privadas, pero también las instituciones públicas, que igualmente ven cómo se marchan sus talentos. Lo sufren, y no es un secreto, empresas estatales como Movilnet o Corpoelec. Además, el Estado “no es el mejor pagador”, por lo que le cuesta competir, recuerda Acosta.

—¿Si el presidente Nicolás Maduro gana las elecciones presidenciales?

—Creo que esa variable la gente la da por descontada. La condición política actual es tan precaria, que el escenario planteado en términos organizacionales es que la coyuntura política no va a cambiar. Las compañías están planteándose el escenario bajo la probabilidad de que continúe el presidente Maduro, que es algo complejo de cara a la sostenibilidad económica y social del país. En la sociedad nos merecemos un cambio para que la sociedad tenga acceso a cosas básicas. Lo que hace falta es una reconsideración del lenguaje y el manejo económico para que cosas muy básicas el venezolano las tenga.

—¿Qué están haciendo las empresas para afrontar la pérdida de personal calificado?

—Hay tácticas. Aumentas la competividad de los pagos. Están haciendo sacrificios importantes por pagarles a las personas, probablemente no a niveles de internacionalización, pero sí tendiendo a dar elementos que puedan competir con otros mercados, al menos para que las personas lo reconsideren. El problema hoy es que las organizaciones son tan pequeñitas, que ya no tienen espacio de reducción. Tengo la nómina mínima para un proceso. Tengo una persona; no puedo tener media persona. A esa persona que tengo, debo remunerarla adecuadamente, porque la necesito y tengo que protegerla ante los competidores.


Entregar cauchos y dar aceite para el carro son políticas necesarias de las empresas hacia sus trabajadores. Foto: Ernesto García-Contrapunto

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/