https://www.somosbelcorp.com/

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones

La última frontera

La última frontera
Imagen tomada de http://tribunist.com/ -

Los viajes de la Discovery en los espacios profundos de la net la han traído ha Venezuela, la última frontera que podían imaginar sus navegantes interestelares...

Bitácora de vuelo: onceavo día del año dieciocho del tercer milenio y acabo de darme cuenta de que tengo toda una vida viendo Viaje a las Estrellas, desde los primeros capítulos realizados en los Estudios Desilu, con planetas de cartón piedra a los que se teletransportaban el capitán James T. Kirk y Leonard Nimoy encarnando al señor Spock, hasta la serie de CBS actualmente retransmitida por Netflix, para deleite de viejos como yo, porque a mis chamos Star Trek Discovery les sabe a huevos romulanos hervidos, y prefieren relatos como Stranger Things o The Walking Dead.

Debo decir, aunque parezca lo contrario, que nunca fui un trekkie o como sea que llamen a los seguidores de este enlatado, capaces de hablar con fluidez el klingon y telespectadores de todas las derivaciones y franquicias de la idea inicial de Gene Roddenberry, como The Next Generation, Babilonia V o Espacio Profundo, aunque sí vi todas las películas y todos los capítulos de las primeras temporadas una y otra vez cada domingo, así como varias aventuras de la USS Enterprise bajo el mando del capitán Jean Luc Picard, y ahora sigo los pasos de la Discovery en los espacios profundos de la net, una nave con una nueva tecnología que hace anticuados los reactores de antimateria y los “lleva a lugares donde nunca el hombre ha llegado”, enganchando incautos como este servidor, que vio los primeros capítulos, sintió y sentenció que eran más de lo mismo y luego se quedó molesto a principios de diciembre, cuando se suspendió la transmisión semanal hasta comienzos de enero.

La interrupción se dio justo cuando la Discovery, siguiendo una tradición televisiva que la emparenta no sólo con la Enterprise sino también con la Júpiter II (Perdidos en el espacio) y hasta con el Seaview (Viaje al fondo del mar), sufrió un grave desperfecto que la condujo a un universo paralelo.

Esta nueva edición de Star Trek tiene varios elementos que la diferencian de sus antecesoras: el papel protagónico de las mujeres es más relevante, hay también una mayor presencia en la trama de la cultura klingon y una visión menos inocente de la Federación Unida de Planetas, de la humanidad y hasta de los vulcanos (“Fascinante”).

Pero ésta no es una nota de Francismar Ramírez, y en algún momento Netflix descubrirá que nos estamos robando la señal y no importará porque ya vimos todas las temporadas de Vikings y los nuevos están en Natgeo (y a esta nota no le cabe una cursiva más); y lo que quería contarles es que esta semana vimos a la Discovery lidiando con un universo alterno que con pequeñas variantes no parece muy distinto del universo que extraviaron, y a la vez hay diferencias muy profundas. En otras palabras, la Discovery estaba viajando por Venezuela y de golpe un salto cuántico –“¿Cuántico hay pa’eso?”– la puso en Argentina. O en Panamá. O en Perú. O en Chile, México, Colombia, Ecuador.

¿No les parece que así es como se siente emigrar a otro país latinoamericano? Tienes la impresión de que todo es más o menos igual que en Venezuela, pero no es así, porque hasta en gestos y palabras comunes hay diferencias y todo lo familiar se hace ambiguo. Imagino que este aparente parecido ha sido responsable de más de un malentendido, sobre todo en países con los que nos asemejamos tanto y con los que tenemos tanta historia en común, como Colombia o República Dominicana.

Si pasa en Argentina, con la que tenemos más semejanzas de las que creías, porque en este universo alterno y porteño hasta chavistas hay, peronistas, izquierdistas desorientados (o subsidiados) y simpatizantes del kirchnerismo que defienden la revolución bolivariana, no te creen nada de lo que cuentas sobre aquel agujero negro entre los Trópicos de Cáncer y Capricornio, y que en esta dimensión podríamos denominar “chevistas”, con lo que estaríamos matando dos pájaros con el mismo mote, pues también creen que el Che era buena gente.

¿Diferencias con esta temporada de Star Trek? Que ellos arriban a un universo atroz, donde los humanos han conformado una sociedad militarizada y racista, mientras nosotros logramos escapar de un universo así, el hiperinflacionario mundo de Cabello y Maduro, más digno de ser contado en telenovelas de narcotraficantes que en épicas de ciencia ficción.

Lee también en Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones: José Alberto | Pero no bombardeen Bello Monte | Mayo | El revés de la trama (nano nano) |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/